Advertisements
Saltar al contenido

“Ángel de la Muerte”: Enfermera recibe 7 sentencias de por vida por matar a veteranos con insulina

mayo 13, 2021
gettyimages 84611044 - “Ángel de la Muerte”: Enfermera recibe 7 sentencias de por vida por matar a veteranos con insulina
Muchos Likes


#Ángel #Muerte #Enfermera #recibe #sentencias #por #vida #por #matar #veteranos #con #insulina

gettyimages 84611044 - “Ángel de la Muerte”: Enfermera recibe 7 sentencias de por vida por matar a veteranos con insulina

Las familias de siete ancianos asesinados por una exasistente de enfermería de un hospital de veteranos que inyectó a cada uno con insulina sin receta y les causó la muerte, sin que todavía se sepa por qué lo hizo, ya saben que Reta Mays pasará el resto de su vida en prisión por esos asesinatos.

La exasistente de enfermería recibió la condena de varias cadenas perpetuas por el asesinato de siete veteranos de edad avanzada, después de que admitió el año pasado haber usado intencionalmente inyecciones fatales de insulina para matar a los hombres, en un centro médico para veteranos en West Virginia, reportó NPR.

Reta Mays, de 46 años, recibió siete cadenas perpetuas consecutivas más 20 años el martes, después de que se declaró culpable en un tribunal federal en julio del año pasado, de siete cargos de asesinato en segundo grado y un cargo de agresión con intención de cometer asesinato.

El juez de distrito de los Estados Unidos, Thomas Kleeh, dijo que la evidencia mostraba que Mays había realizado búsquedas en Internet sobre asesinas en serie femeninas y había visto la serie de Netflix Nurses Who Kill.

Leer:  Evo Morales contará con personal de seguridad: Durazo

En la sentencia, Kleeh le dijo a Mays “usted sabía lo que estaba haciendo” y dijo que había negado repetidamente su participación cuando la interrogaron los investigadores.

Las muertes de los hombres, con edades comprendidas entre los 81 y los 96 años, ocurrieron mientras estaban bajo el cuidado de Mays en 2017 y 2018, en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos Louis A. Johnson, en Clarksburg.

Ella había estado empleada en el hospital desde 2015 y estaba trabajando en el turno de noche cuando los veteranos murieron de hipoglucemia, dijo Bernard. Mays no estaba autorizada a dar medicamentos a los pacientes, pero luego admitió haber administrado insulina a varios pacientes con la intención de matarlos.

Su abogado, Jay McCamic, detalló lo que dijo que era el historial de enfermedades mentales de su cliente. Dijo que Mays sufrió un trastorno de estrés postraumático y un trauma sexual desde su tiempo en el servicio militar en Irak en 2003 y 2004.

“Varias veces su abogado ha señalado que no debe ser considerado un monstruo”, dijo el juez Thomas Kleeh a Mays en su sentencia. “Respetuosamente, no estoy de acuerdo con eso. Eres del peor tipo. Eres el monstruo que nadie ve venir”.

Los fiscales dijeron que más de 30 familiares de las víctimas asistieron físicamente a la audiencia y otros la vieron por videoconferencia. Melanie Proctor, hija del veterano del ejército Felix McDermott, de 82 años, a quien Mays mató, habló en la sala del tribunal.

“Te llevaste a algunos de los hombres más grandes de su tiempo, nuestros seres queridos, nuestros veteranos, y los aprovechaste cuando estaban en su punto más débil”, dijo Proctor. “Por eso eres una cobarde. Si tienes algo de moral, les darás a las otras familias la tranquilidad de saber la verdad de lo que les pasó a sus seres queridos. Que Dios te perdone, como yo nunca lo haré”.

Leer:  Adelantan nombres de dos altos cargos de la futura Administración Biden

Randolph J. Bernard, fiscal federal interino para el distrito norte de Virginia Occidental, dijo en un comunicado que el caso era una colección de “crímenes horribles” y que, dadas las circunstancias, lograr la justicia sería difícil.

“Ninguna cantidad de tiempo en prisión borrará el dolor y la pérdida que han experimentado las familias de estos ocho hombres valientes y honorables”, dijo Bernard. “Mays ahora pasará cada minuto del resto de su vida donde pertenece, en prisión”.

“No hay palabras que pueda decir que ofrezcan consuelo a las familias”, dijo la exenfermera, Reta Mays, en el tribunal de West Virginia donde fue sentenciada a siete cadenas perpetuas, y a 20 años más por agredir a una octava víctima de la misma manera. “Solo puedo decir que lamento el dolor que les causé a las familias ya mi familia”.

Con información de NPR y People





Fuente

Advertisements