Advertisements
Saltar al contenido

Ante Codhey y SSP, mujeres detenidas en Yucatán denuncian abusos y vejaciones de policías

diciembre 6, 2019
mujeres - Ante Codhey y SSP, mujeres detenidas en Yucatán denuncian abusos y vejaciones de policías

MÉRIDA, Yuc. (apro).- Las mujeres que arbitrariamente fueron detenidas el pasado 25 de noviembre, en el marco de la protesta feminista, denunciaron ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) y la Comisión de Honor de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), los presuntos abusos y vejaciones a las que fueron sometidas por policías estatales.

Las detenidas –seis adultas y una adolescente– y abogados de las asociaciones civiles Equipo Indignación y Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa (Unasse), denunciaron que las siete mujeres fueron víctimas de “detenciones arbitrarias, violentas e ilegales, insultos y amenazas”.

Además, sufrieron “tocamientos en partes íntimas, jaloneos, burlas y golpes, así como tratos crueles, inhumanos y degradantes”, perpetrados por elementos de la policía estatal en el contexto de la manifestación por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

De acuerdo con los abogados, esas faltas constituyen “graves violaciones a los derechos humanos y constitucionales”, y por eso presentaron la denuncia este viernes ante la Codhey, el órgano de control de la SSP y el gobierno del estado.

Las víctimas comentaron que uno de los policías dijo a sus compañeros: “Hoy hay barra libre”, mientras señalaba a las detenidas.

En la camioneta policiaca, durante el trayecto hacia los separos, las jóvenes fueron insultadas, vejadas, pisadas, sometidas a tratos crueles y amenazadas.

“A ver si se les quitan las ganas de andar protestando, pendejas”. “Si no se callan me las voy a chingar”. “Si queremos aquí las aventamos y nadie va a saber dónde quedaron”, fueron algunas de las advertencias que les hicieron los uniformados, entre otros insultos y amenazas.

Narraron que los policías les gritaban: “A ver si se van a querer seguir puteando en las marchas, deberían estar en sus casas, pendejas”. Y una de ellas señaló que la obligaron a darles la contraseña de su celular y sus redes, “y se metieron para borrar videos”.

Leer:  Colinas de Santa Fe: El holocausto veracruzano

Tras destacar que solicitaron medidas cautelares a la Codhey por las amenazas que han sufrido las víctimas, los abogados añadieron que la menor de edad fue esposada, pese a que la Ley Nacional del Sistema de Justicia para adolescentes expresamente indica a los cuerpos policíacos evitar hacerlo.

Peor aún, según su testimonio y el de sus compañeras, sufrió intento de ahorcamiento.

“Los malos tratos, jaloneos y golpes durante la detención y el traslado provocaron una amenaza de aborto en una compañera embarazada, lo cual consta en el informe médico, así como ataques de asma y ataques de pánico entre otras jóvenes a quienes intentaron detener con violencia”, destacaron.

La afectada precisó: “Una mujer policía me apretó el pezón. Sentí que estaba sangrando y en el hospital me confirmaron amenaza de aborto”.

Los abogados destacaron que los testimonios que las jóvenes presentaron en su denuncia son parte del hostigamiento, intimidación, y maltrato verbal y psicológico que se les infligió, “lo que demuestra la intención de reprimir precisamente la protesta”.

De igual manera, destacaron que la criminalización de que fueron objeto, tanto en el momento de la detención como posteriormente, “constituye una grave e inaceptable práctica”, como lo admitió la SSP.

“Es violencia institucional y constituye también una prueba de la detención arbitraria e ilegal al no establecer una causa fundada para la detención, sino una especie de ‘detención preventiva’ basada en la imaginación y prejuicios de las y los agentes de la policía estatal”, acusaron.

En un comunicado la SSP justificó la detención de las jóvenes –luego de que un video del momento se hizo público en las redes sociales–, alegando que traían “objetos peligrosos y punzocortantes”.

Leer:  Colaboradora de Bonilla cae en coma diabético tras acusaciones por presunta corrupción

La SSP calificó como “instrumentos peligrosos y objetos punzocortantes” las tijeras escolares y pinturas que sirven para pintar camisetas, precisaron los abogados.

Además, abundaron, la dependencia resaltó que “una de las detenidas es yucateca, lo cual es información irrelevante para la detención, pero lamentablemente contribuye a generar un ambiente hostil y resulta en discriminación”.

Insistieron en que “las graves violaciones a derechos humanos perpetradas por la policía estatal son aún más graves porque las detenciones arbitrarias se cometieron en el contexto de una manifestación, es decir, en el contexto de ejercicios de derechos que tienen que ser respetados y protegidos por las autoridades”.

Son más graves porque también se detuvo a una adolescente y porque durante el trayecto “las compañeras fueron maltratadas y sometidas a tratos crueles y degradantes, que incluyeron violencia física, tocamientos sexuales, así como cuestionamientos y descalificaciones al derecho a manifestarse de parte de policías, de acuerdo con testimonios de las compañeras detenidas”.

Subrayaron: “Son más graves porque se les mantuvo incomunicadas durante varias horas. Son más graves porque todas las violaciones las cometieron servidores y servidoras públicas, cuya función debiera ser proteger los derechos y la integridad de las personas”.

Finalmente, exigieron al órgano de control de la SSP iniciar de oficio un procedimiento sobre el caso, y emplazaron al gobierno estatal a dar una explicación pública, además de comprometerse a la no repetición de los hechos.

También pidió dar la instrucción al titular de la SSP, Luis Felipe Saidén Ojeda, para que desde asuntos internos inicie el procedimiento disciplinario respectivo ante la Comisión de Honor.

Comentarios





Fuente

Advertisements
Leer:  XV años de la Marcha de la Diversidad Sexual en Morelos