Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible - Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible


Redacción GM

Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible 696x464 - Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Son muchas las movilizaciones que se están produciendo últimamente por el Cambio Climático.  Las altas temperaturas, las sequías, las inundaciones, especies en extinción o la desaparición de los glaciares son algunas de sus consecuencias. Las personas más concienciadas han cambiado sus hábitos de vida para impedir que se sigan desarrollando esta serie de catástrofes. Por ejemplo, muchos han optado por dejar de utilizar objetos elaborados a partir del plástico, ya que son muy contaminantes. Por todo lo anterior, a lo largo del siguiente artículo explicaremos si es posible vivir sin generar residuos. Aunque parezca en principio un objetivo difícil, se puede cumplir.

¿A qué clase de residuos nos referimos?

Cada uno de nosotros genera de media un kilo y medio de residuos diarios. Esto se traduce en 440 kilos anuales. Por residuos entendemos todo aquello que acaba en el vertedero o la incineradora sin posibilidad de ser reciclado. Entre ellos se encuentran envases de plástico, bricks, bolsas, latas, pilas o aparatos electrónicos, entre otros.

Qué pasos debemos seguir para acabar con los residuos

Es difícil cambiar ciertas rutinas. Por ello, este propósito se realiza a largo plazo. Ante todo, lo importante es la concienciación, empatizar con el estado del planeta y querer mejorar la situación antes de que sea demasiado tarde.

Qué pasos debemos seguir para acabar con los residuos - Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Reducir el uso del plástico

El primer paso que debemos dar para evitar la producción de residuos es el uso del plástico. Se trata de uno de los materiales que más tarda en degradarse y desaparecer. Además, sus consecuencias en el medio ambiente son irreparables.

Reutilizar

Tal y como se hacía años atrás, se recomienda ir a la compra reutilizando las bolsas que ya tenemos en casa. Asimismo, siempre es mejor comprar a granel y escoger envases reutilizables como el vidrio.

Cocinar en casa

Teniendo en cuenta el ritmo de vida actual, teniendo poco tiempo para dedicarnos a las tareas del hogar como la cocina, se pide un esfuerzo para poder vivir sin generar residuos. De este modo, cada vez que compramos un producto precocinado estamos fomentando la utilización del plástico. Si dedicamos parte de nuestro tiempo a hacer comida casera, los envases utilizados se reducirán, por lo menos, a la mitad. Asimismo, nuestra salud lo agradecerá.

Conocer nuestros hábitos

Para poder cambiar nuestras rutinas lo primero que debemos hacer es ser conscientes de ellas. Basta con echar un vistazo a nuestra basura para saber qué podemos corregir. ¿Hay envases vacíos en los que antes había fruta o verdura? Si es así, la solución es comprar una malla e ir con ella a la frutería. De este modo, ya no tendremos que tirar plástico si consumimos este tipo de alimentos. ¿Hay comida orgánica? Si es así, debemos comprar a granel para adquirir solo lo que necesitamos sin que ningún producto se nos ponga malo.

vivir sin generar residuos - Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Método “Residuos Cero”

La escritora Bea Johnson ha publicado el libro “Residuos Cero en casa”. En él explica cuáles son los pasos a seguir para poder vivir sin generar residuos. Estos pasos se clasifican en cinco. En primer lugar, emplearíamos el verbo rechazar -aprender a decir que no a aquello que no necesitamos-. Igualmente, el segundo es reducir -no comprar lo que no se precise-; el tercero es reutilizar -alargar la vida útil de lo que ya no sirve para su función principal-; y el cuarto es reciclar -para reducir la basura-. Finalmente, el último consiste en compostar -convertir en abono los residuos orgánicos pueden volver a ser una materia orgánica útil para fertilizar la tierra-.



Fuente

Advertisements

Arrestan a la actriz Jane Fonda en una protesta por la crisis climática (Video)

fondaOK - Arrestan a la actriz Jane Fonda en una protesta por la crisis climática (Video)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La actriz estadunidense Jane Fonda fue arrestada en las escalinatas del Congreso de su país en la ciudad de Washington D. C., durante una protesta de la organización civil Oil Change International que exige acciones para detener la crisis climática.

Junto con la estrella hollywoodense fueron arrestadas otras 15 personas por “obstruir e incomodar” el acceso a la sede del Legislativo, informó la Policía del Capitolio.

“Voy a usar mi cuerpo, que es ahora en cierto modo famoso y popular por la serie que voy a hacer en el Distrito de Columbia, y vamos a tener una manifestación cada viernes”, declaró Fonda al diario The Washington Post.

Fonda, tercera manifestante en ser esposada y detenida, anunció que continuará esas protestas durante los próximos 14 viernes en los que la actriz estará en la capital estadunidense para la producción de la serie Grace and Frankie, de Netflix.

“Vamos a incurrir en la desobediencia civil y vamos a ser arrestadas cada viernes”, dijo Fonda.

En 1972, durante la Guerra de Vietnam, Fonda realizó una visita a Hanoi y posó en algunas fotografías sentada en una pieza de artillería antiaérea vietnamita. Años más tarde, la actriz calificó como “un gran error” esa protesta, con la cual se granjeó el apodo de “Hanoi Jane”.

En la entrevista con el WP, Fonda dijo que la inspiró Greta Thunberg, la joven sueca de 16 años que ha convocado a huelgas estudiantiles en todo el mundo que reclaman la atención sobre el problema del cambio climático.

“Greta ha dicho que tenemos que actuar como si la casa se estuviera quemando. Llamaré estas protestas el simulacro de incendio de los viernes (Fire Drill Friday)”, dijo la actriz de 82 años (con información de EFE).

Comentarios





Fuente

Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?

Un pacto por el cambio climático - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?


The Conversation

Un pacto por el cambio climático 696x559 - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?

¿Usted cree en el cambio climático? ¿Cree que estamos inmersos en un calentamiento global resultante de las emisiones antropogénicas de combustibles fósiles?

Estas preguntas encierran una peligrosa trampa: el cambio climático no es cuestión de creencias ni de fe. De la misma manera que tampoco lo son la evolución, la gravedad, la teoría atómica o si la quimioterapia cura.

No hay ni un solo científico que crea en el cambio climático. Ninguno duda que sea real. El cambio climático es una evidencia científica: una hipótesis que hemos aceptado tras décadas de investigación.

Cuando alguien dice que cree o que no cree en el cambio climático, por lo general, está buscando politizar un asunto estrictamente científico. Y politizar el cambio climático es peligroso. Nos obliga a reconocernos como “creyentes” o “no creyentes”. Esto desvía la atención de los ciudadanos y oculta los intereses que defienden ciertos grupos de poder frente a una grave realidad.

En consecuencia, se está retrasando el consenso necesario para tomar las medidas que debemos aplicar urgentemente para frenar el cambio climático.

Es urgente llegar al consenso

En 2015 se celebró en París la conferencia de las partes del Convenio Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas. Los mandatarios mundiales consensuaron una declaración donde se proponía limitar el aumento de la temperatura a 2℃, así como realizar esfuerzos para limitar el calentamiento a 1,5℃.

Cada país, además, prometió unas reducciones en las emisiones para lograr estos objetivos. Pero las reducciones prometidas no son suficientes para limitar el calentamiento global a 2℃. Es más, conllevarán un calentamiento cercano a los 3℃.

Una vez más, informes y compromisos se mantienen en los márgenes más optimistas de todos los escenarios previstos. Mientras, las emisiones siguen en aumento.

emisiones CO2 globales - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?
A pesar de los pactos internacionales, lo cierto es que las emisiones de CO₂ (negro) a nivel global siguen aumentando. La intensidad de la emisión (naranja) ha disminuido, pero no lo suficiente como para compensar el crecimiento económico. Global Carbon Project, CC BY-NC-SA

Para limitar el calentamiento a 1,5℃ hay que actuar rápido: reducir progresivamente las emisiones de gases con efecto invernadero hasta la mitad en el 2030 y dejar de emitir dichos gases en 2050.

El cambio a realizar es gigantesco: afecta a todos los ámbitos de nuestra forma de vida, la imperante en las sociedades avanzadas, y desdibuja los horizontes de aquellas sociedades que aspiraban a adoptar el mismo modelo de desarrollo.

Se trata de cambiar las fuentes de energía, la manera de construir, de producir y consumir alimentos, de utilizar los plásticos y un largo etcétera. Si no lo logramos, emitiremos más de la cuenta y el calentamiento será muy elevado.

Conviene señalar, sin dramatismo pero con contundencia, que tarde o temprano los cambios en estas formas de vida van a suceder. La cuestión es si se darán de una forma ordenada o no.

Si seguimos con las tasas de emisión actuales nos enfrentaremos al reto de tener que desarrollar tecnologías capaces de eliminar el CO₂ de la atmósfera u otros tipos de geoingeniería para mantenernos en espacios climáticos seguros. Y lo cierto es que actualmente carecemos de dicha tecnología.

Disminuciones CO2 - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?
El gráfico muestra diferentes rutas de emisiones para lograr un calentamiento de entre 1,3 y 17ºC. En ambos casos es necesario eliminar las emisiones por completo cuanto antes y desarrollar tecnologías capaces de capturar el CO₂ atmosférico para lograr lo que en el gráfico se muestra como emisiones negativas. Global Carbon Project, CC BY-NC-SA

Los pactos politizados

Recientemente varios políticos demócratas estadounidenses han propuesto un Green New Deal (GND). Alcanzar un nuevo pacto verde es urgente y necesario.

Estas medidas van mucho más allá de lo propuesto por los republicanos, que es nada. Y sin embargo el GND queda deslucido, y prácticamente anulado, porque se plantea desde una óptica electoral. Entre otras medidas, el pacto planea repercutir los costes necesarios para la adaptación a través de impuestos a los ricos.

La autora canadiense Naomi Klein incide aún más sobre este aspecto en su último libro, donde propone que el cambio climático está íntimamente ligado al neoliberalismo. No entraremos a valorar esta tesis. Pero parece evidente que no cambiaremos el orden mundial en 10 años, que es el tiempo del que disponemos para actuar. Apartemos temporalmente las ensoñaciones ideológicas, que no son más que una distracción ahora que es momento de actuar.

Es cierto que el cambio climático puede aumentar la desigualdad y la injusticia social. Un ciudadano de la India, por ejemplo, emite 8 veces menos CO₂ que uno estadounidense. El sector industrial indio está ahora empezando a despegar. Dada la elevada densidad de población, si logran una industrialización basada en combustibles fósiles como la de los Estados Unidos, nos quedaríamos sin ninguna oportunidad de limitar el calentamiento global a 2℃.

emisiones CO2 per capita - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?
Las emisiones per cápita de los 10 países más poblados se distribuyen de forma muy desigual, por lo que debemos combinar la seguridad climática con la justicia social. Global Carbon Project, CC BY-NC-SA

No se pueden plantear soluciones sin hacer frente a cuestiones de justicia social. Y dada la escala del problema, nos estamos refiriendo a una justicia social compatible con el desarrollo de un espacio climático seguro para la humanidad.

Objetivos del pacto

Proponemos que los cimientos de un pacto por el cambio climático sean, de una vez por todas, la sólida base de evidencias que tiene detrás.

Los informes que cada siete años realiza el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (IPCC), integrado por más de 2 500 expertos, cuentan con el respaldo de la comunidad científica y nos plantean diferentes rutas a seguir. Solo tenemos que decidir sobre tres factores:

  • ¿Qué escenarios de desarrollo de los que se definen en los informes del IPCC vamos a seguir?
  • ¿Cómo los financiamos?
  • ¿Cuándo empezamos?

Dicho de otra forma: apartemos las ideologías en pro de la seguridad climática global. Aboguemos por políticas fiscales de estímulos para dotar de desgravaciones fiscales y de ayudas finalistas a aquellas empresas e individuos que usen fuentes de energía descarbonizada, como la solar o la biomasa.

Este planteamiento puede tener mayor impacto que subir impuestos a toda o a parte de la sociedad. Hay incluso quienes consideran que así lograremos que el pacto por el cambio climático se financie a sí mismo, sin necesidad de subir impuestos.

Y es que aumentar los impuestos es siempre controvertido. Al ser una medida no transparente -uno nunca sabe bien a qué se destinan-, puede dificultar el consenso. Financiar las medidas a través de créditos de bajo o nulo interés es una forma menos politizada de capitalizar estas actuaciones. A fin de cuentas, el cambio climático aportará nuevas posibilidades de negocio que serán rentables.

Considerar la huella de carbono en la construcción, como por ejemplo el Instituto Catalán del Suelo está empezando a hacer, puede ser una buena medida para decidir a quién contrata las obras la administración.

Sustituir las subvenciones a los combustibles fósiles, que ascienden a más de 18 000 millones de euros en España, por subvenciones a otras fuentes de energía es otra medida que se puede implementar con impactos importantes.

Variación consumo de energía - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?
Variación en el consumo de energía según la fuente (izquierda) y en los costes de la energía solar (derecha). Global Carbon Project, CC BY-NC-SA

Promover prácticas agrícolas que emitan menos emisiones y fomenten la acumulación de carbono en el suelo es otro imperativo.

En definitiva, un pacto por el cambio climático, con base en ciencia sólida, es posible… ¡y urgente!

Víctor Resco de Dios, Profesor de Incendios Forestales y Cambio Global, Universitat de Lleida y Agustín Rubio Sánchez, Catedrático de Ecología y Edafología, Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.count - Un pacto por el cambio climático: ¿utopía o posibilidad?





Fuente

Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global

Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global extrema - Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global


Redacción GM

Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global extrema 696x464 - Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global

¿Qué lugar elegirías para refugiarte si una pandemia global se extendiera por el planeta entero poniendo en riesgo de extinción a la humanidad? Por suerte se trata de una pregunta hipotética, pero el propósito de un grupo de científicos ha sido encontrar la respuesta. Y no parece tan obvia como se creería.

La primera idea que se nos ocurre al pensar en una catástrofe así es buscar una isla pequeña que esté lo más lejos posible de tierras continentales y ojalá sin comunicaciones. Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista Risk Analysis analiza más a fondo este planteamiento.

¿Qué características debe tener el “refugio ideal”?

Los científicos explican que, si bien un refugio así ofrecería un óptimo nivel de aislamiento en el hipotético caso de que todos los habitantes del planeta comenzaran a enfermar gravemente, las probabilidades a largo plazo de que sobrevivan y que puedan servir como base de una nueva civilización podrían ser limitadas, ya que se enfrentarían a una escasez de recursos y a una cualificación técnica inadecuada.

Señala la investigación que los lugares más seguros para sobrevivir a un apocalipsis son aquellas islas apartadas del continente y que no posean fronteras terrestres con otros estados. Además, los autores consideran que estos lugares deben tener poblaciones por encima de los 250.000 personas y contar con una cantidad mínima de infraestructuras que suministren a nuestra civilización elementos básicos como energía y cierto nivel científico y tecnológico. Por supuesto, también hay que tener en cuenta la presencia de recursos naturales en caso de requerir autoabastecerse por una extensa temporada.

Qué características debe tener el refugio ideal - Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global
Los lugares más seguros para sobrevivir a un apocalipsis son aquellas islas apartadas del continente y que no posean fronteras terrestres con otros estados.

Por último, hay que considerar que en ese remoto lugar del planeta exista una estabilidad social y política. De nada serviría escabullirse a una pandemia letal si terminas en una isla donde sus pobladores fallecen por distintas enfermedades ante la insuficiente atención médica, o se asesinan entre ellos en la carrera por conseguir alimentos.

Los países donde podrías sobrevivir a una pandemia global

Recopilando toda esta información y consideraciones, la investigación prepara un listado de los lugares en los que hay mayores probabilidades de sobrevivir, y los que tienen las tres mejores puntuaciones son Australia, Nueva Zelanda e Islandia. A continuación está Japón, un país tecnológicamente avanzado, pero con demasiada población y con dificultades de auto-abastecimiento sin apoyo externo.

Luego de Japón aparecen otros países insulares bastante apartados, pero con niveles científicos o financieros insuficientes: Barbados, Cuba, Fiyi o Jamaica. Posterior a estos encontramos pequeñas islas como Malta, la isla de Hokkaido en Japón, o Tasmania, que si bien poseen una puntuación alta, presentan otros problemas relacionados con su extensión territorial, su disponibilidad de recursos o su proximidad al continente.

El equipo aclara que hay más factores a tener en cuenta que no se incluyeron en la investigación. Varios de estos “refugios” son propensos a sufrir catástrofes naturales e incluso el mismo cambio climático podría convertirse en un factor determinante en un futuro próximo.

Islandia - Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global
Bienvenidos a Islandia, uno de los países libres de contagio.

Finalmente surge el tema de la cuarentena. Sobrevivir en una de estas naciones estaría muy sujeta a la rapidez que tenga al momento de llevar a cabo un cierre total de sus fronteras en caso de pandemia. Dicho de otro modo, si la catástrofe mundial ya es un hecho, quizá ya no puedas dirigirte a Australia y, si logras llegar, la entrada estaría bloqueada.

Así entonces, si estás pensando en vivir en una región anti-apocalíptica podría ser inteligente mudarte a ese lugar antes de que sea demasiado tarde.  Por si las moscas, los millonarios de Silicon Valley ya están adquiriendo propiedades en Nueva Zelanda.

¿De cuánto tiempo disponemos para hacer las maletas?

Es una interrogante interesante. Por ahora no hay pandemias propagándose, pero los expertos sugieren que el surgimiento de una plaga mortífera de gran dimensión puede darse en cualquier momento.

Nick Wilson, coautor de la investigación, señala que los recientes avances en biotecnología pueden desatar “accidentalmente” una pandemia capaz de exterminar a toda la humanidad.

avances en biotecnología - Los países más seguros para refugiarnos en caso de una pandemia global
Según la investigación, la amenaza aumenta a medida que avanza la tecnología.

Que no cunda el pánico, pero la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) cuenta con un plan para ejecutar si llegara a desencadenarse una pandemia que ni siquiera tiene nombre (le dicen Enfermedad-X). Por algo será.





Fuente

Cinco falsos mitos sobre el cambio climático

Cinco falsos mitos sobre el cambio climático - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático


The Conversation

Cinco falsos mitos sobre el cambio climático 696x539 - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático

La ciencia del cambio climático tiene más de 150 años y es, probablemente, el área más estudiada de todas cuantas conforman la ciencia moderna. Sin embargo, la industria energética y los grupos de presión políticos, entre otros, llevan 30 años sembrando la duda sobre el cambio climático donde no la hay. Las últimas investigaciones estiman que las cinco compañías petroleras y de gas más grandes del mundo dedican alrededor de 200 millones de dólares al año al mantenimiento de lobbies que controlan, retrasan o impiden el desarrollo de políticas climáticas de obligado cumplimiento.

La negación organizada del cambio climático ha contribuido al estancamiento en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hasta desembocar en el estado de emergencia climática global en el que nos encontramos. Como consecuencia, que los negacionistas se sirvan de ciertos mitos (en el mejor de los casos, noticias falsas; en el peor, descaradas mentiras) para desautorizar a la ciencia del cambio climático puede hacer que las personas de a pie no sepan a qué atenerse. A continuación exponemos cinco de estos mitos y las pruebas científicas que los desacreditan.


1. El cambio climático no es más que una parte del ciclo natural

El clima de la Tierra nunca ha dejado de cambiar, pero el estudio de la paleoclimatología o, lo que es lo mismo, los “climas antiguos”, demuestra que los cambios acontecidos durante los últimos 150 años (desde el comienzo de la Revolución Industrial) no pueden ser naturales por su excepcionalidad. Los resultados de los modelos indican que el calentamiento previsto para el futuro podría no encontrar precedentes en los últimos cinco millones de años.

temperaturas globales - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
Las temperaturas globales de los últimos 65 millones de años y el posible calentamiento global del futuro, que depende de la cantidad de GEI que emitamos. Burke et al (2018)

El argumento de la “naturalidad de los cambios” esgrimido por los negacionistas se apoya en que el clima terrestre aún se está recuperando de las frías temperaturas de la Pequeña Edad de Hielo (1300 d.C-1850 d.C.), y que las que tenemos en la actualidad son las mismas que las del Período Cálido Medieval (900 d.C.-1300 d.C.). La laguna de dicha apreciación es que ambas etapas no supusieron cambios globales, sino regionales, que afectaron al noroeste de Europa, al este de América, Groenlandia e Islandia.

Un estudio con 700 registros climáticos ha demostrado que la única vez que el clima ha cambiado al mismo tiempo y en el mismo sentido en todo el mundo durante los últimos 2 000 años ha sido en los últimos 150, en los que más del 98% de la superficie del planeta ha experimentado un aumento de temperatura.


2. Los cambios se deben a las manchas solares o a los rayos cósmicos

Las manchas solares son regiones de la superficie del astro que albergan una intensa actividad magnética y pueden ir acompañadas de erupciones solares. Si bien estas manchas poseen la capacidad de modificar el clima de la Tierra, desde 1978 los científicos han empleado sensores en satélites para obtener un registro de la energía solar que llega al planeta y no han observado la existencia de una tendencia ascendente, por lo que no pueden ser la causa del calentamiento global reciente.

Comparativa de los cambios de temperatura globales - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
Comparativa de los cambios de temperatura globales en la superficie terrestre (línea roja) y la energía solar recibida por la Tierra (línea amarilla) en vatios (unidades de energía) por metro cuadrado desde 1880. NASA, CC BY

Los rayos cósmicos son radiación de alta energía originada fuera del sistema solar, surgida, quizá, en galaxias lejanas. En alguna ocasión se ha señalado que estos rayos podrían ser uno de los motivos por los que se “fabrican” las nubes, por lo que si se redujera la cantidad de rayos que alcanzan la Tierra disminuiría el número de nubes, lo cual haría que se reflejase menos luz solar en el espacio y, como consecuencia, que el planeta se calentase.

Sin embargo, esta teoría tiene dos escollos. En primer lugar, la ciencia demuestra que los rayos cósmicos no son demasiado eficaces a la hora de crear nubes, y en segundo, a lo largo de los últimos 50 años la cantidad de radiación cósmica que alcanza la Tierra ha aumentado hasta establecer nuevos récords durante los últimos años. Si la hipótesis fuese correcta, los rayos cósmicos deberían enfriar el planeta, pero lo cierto es que está ocurriendo todo lo contrario.


3. El CO₂ solo es una pequeña parte de la atmósfera, así que no puede calentar demasiado

Circunstancias que afectan a los rayos del sol - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
El artículo de Eunice Newton Foote, Circunstancias que afectan a los rayos del sol, publicado en 1857 por el American Journal of Science.

En cuanto al argumento atribuido a la escala del “sentido común” de que una parte diminuta de algo no puede generar un efecto significativo, basta con recordar que solo se necesitan 0,1 gramos de cianuro para matar a una persona adulta, es decir, el 0,0001% de su peso corporal. Estos datos se pueden comparar con la presencia del dióxido de carbono en la atmósfera (0,04%), a lo que se suma el hecho de que es un potente gas de efecto invernadero. Por su parte, el nitrógeno conforma el 78% de la atmósfera y apenas es reactivo.Se trata de un intento de jugar una carta de sentido común, pero yerra el tiro. En 1856, la científica estadounidense Eunice Newton Foote realizó un experimento con una bomba de aire, dos cilindros de vidrio y cuatro termómetros con el cual demostró que un cilindro expuesto a la luz solar que contiene dióxido de carbono atrapa más calor y durante más tiempo que un cilindro que alberga aire normal. Desde entonces, la ciencia ha repetido este experimento tanto en laboratorios como en la atmósfera llegando a la misma conclusión una y otra vez: el dióxido de carbono emite más gases de efecto invernadero.


4. Los científicos manipulan los datos para mostrar la tendencia ascendente de la temperatura

No solo no es cierto, sino que es una maniobra simplista utilizada para atacar la credibilidad de los científicos que estudian el clima. Para que una conspiración de estas dimensiones fuera posible, sería necesario que miles de científicos de más de 100 países se pusieran de acuerdo a la hora de mentir sobre los datos obtenidos.

Los científicos corrigen y validan continuamente la información recabada. Por ejemplo, entre nuestras labores está la corrección de registros históricos de temperatura, ya que los sistemas de medición han variado a lo largo del tiempo.

Entre 1856 y 1941, la mayoría de mediciones de la superficie marina se llevaban a cabo izando el agua con un cubo desde la cubierta del barco. Este método no ofrecía garantías, ya que al principio se utilizaban cubos de madera y después se emplearon de lona. Asimismo, el cambio de embarcaciones de vela a barcos de vapor alteraba de igual manera la temperatura del agua, ya que la diferencia de altura entre las naves hacía que la evaporación fuera mayor o menor en cada caso cuando el agua llegaba a cubierta. Desde 1941, la mayoría de mediciones se han realizado a través del sistema de toma agua de los barcos, por lo que no hay que preocuparse por la refrigeración producida por la evaporación.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que muchas ciudades han crecido en tamaño, por lo que las estaciones meteorológicas que antaño se encontraban en zonas rurales ahora están integradas dentro de áreas urbanas que presentan habitualmente temperaturas más altas que el campo por el que están rodeadas.

Si los científicos no hubiéramos modificado las mediciones originales, las cifras del calentamiento de la Tierra durante los últimos 150 años habrían sido incluso mayores de lo que son realmente. Actualmente, el aumento de temperatura se sitúa en 1˚C.

Reconstrucción de las temperaturas a nivel global - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
Reconstrucción de las temperaturas a nivel global desde 1880 hasta 2018 realizada por cinco grupos internacionales de científicos independientes. NASA, CC BY

5. Los modelos climáticos no son fiables y son demasiado sensibles al dióxido de carbono

Esta afirmación es incorrecta y demuestra un pobre entendimiento acerca del funcionamiento de los modelos, a la par que menosprecia el alcance del cambio climático. Existe una amplia gama de modelos climáticos, desde aquellos que se ocupan de mecanismos específicos, como puede ser los ciclos de las nubes, hasta los modelos de circulación general (MCG), los cuales se utilizan para predecir el clima futuro de nuestro planeta.

Hay más de 20 centros en todo el mundo en los que algunas de las personas más inteligentes del planeta han dado forma y dirigen modelos de circulación general que contienen millones de líneas de código que representan la vanguardia de lo se conoce sobre el sistema climático. Estos modelos se someten continuamente a pruebas con datos históricos y paleoclimáticos, así como con acontecimientos climáticos independientes, como grandes erupciones volcánicas, para confirmar que reconstruyen el clima de manera correcta (como, de hecho, así es).

Reconstrucción a partir de un modelo de la temperatura global desde 1970 - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
Reconstrucción a partir de un modelo de la temperatura global desde 1970. Las distintas series y la media de los modelos están representadas en gris y negro, respectivamente, para compararlas con los registros de temperaturas observados por la NASA, la NOAA, HadCRUT, Cowtan and Way y Berkeley Earth. Carbon Brief, CC BY

Un modelo, por sí mismo, no se debería considerar correcto, ya que representa un sistema climático global sumamente complejo. Sin embargo, al tener tantos modelos diferentes construidos y calibrados de manera independiente podemos confiar en su fiabilidad cuando coinciden en sus resultados.

Al estudiar los resultados de todos los modelos, observamos que duplicar de las emisiones de dióxido de carbono podría aumentar la temperatura entre 2˚C y 4,5˚C, con una media de 3,1˚C. Todos los modelos muestran un calentamiento significativo cuando se añade dióxido de carbono extra a la atmósfera. A pesar de que la complejidad de los modelos ha aumentado, la escala de calentamiento previsto ha permanecido en baremos similares durante los últimos 30 años, lo que demuestra su efectividad.


Tras combinar el conocimiento científico sobre el calentamiento y enfriamiento del clima a partir de factores naturales (energía solar, volcánica, aerosoles y ozono) y factores propiciados por el hombre (gases de efecto invernadero y cambios en el uso de la tierra), podemos asegurar que el 100% del calentamiento observado a lo largo de los últimos 150 años se debe a los humanos.

Influencias naturales y de la mano del hombre en las temperaturas globales - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático
Influencias naturales y de la mano del hombre en las temperaturas globales desde 1850. Carbon Brief, CC BY

No existe un solo argumento científico sobre el que apoyarse para negar sistemáticamente el cambio climático. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), creado por las Naciones Unidas para acercar la ciencia climática a la ciudadanía, ofrece seis pruebas irrefutables sobre el cambio climático. A medida que las alteraciones extremas del tiempo se vuelven cada vez más habituales, la gente se está dando cuenta de que no necesitan que los científicos les digan que el clima está cambiando, ya que lo están experimentando en primera persona.

Mark Maslin, Professor of Earth System Science, UCL

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.count - Cinco falsos mitos sobre el cambio climático





Fuente

En el Día de la Paz, la ONU urge a actuar contra el cambio climático

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la ceremonia para el Día Internacional de la Paz, que se celebra cada 21 de septiembre por decreto de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el secretario general António Manuel de Oliveira Guterres (30 de abril de 1949, Lisboa, Portugal) manifestó:

“Sabemos que la paz es más que la simple ausencia de la guerra. La paz es respeto, tolerancia y sociedades prósperas de gente viviendo en armonía con la sociedad y el medio ambiente… Es crucial aumentar las ambiciones y emprender acciones contra el cambio climático.”

En días pasados, ante los magros resultados y falta de compromiso de algunos países en torno al cambio climático, Guterres hizo un llamado a las naciones para que acudan a la ONU en Nueva York el lunes 23 de septiembre y “dejen en casa sus hermosos discursos, propongan acciones concretas”.

António Guterres hizo sonar la campana de la paz, hecha con monedas y medallas donadas por las naciones miembros y niños de más de 60 países, dirigiéndose a los asistentes para subrayar el peligro que supone el cambio climático, cuyos efectos generan fenómenos que, a su vez, producen conflictos.

“El cambio climático amenaza claramente la paz y la seguridad internacionales. Los desastres naturales desplazan tres veces más personas que los conflictos. La salinización del agua y los cultivos pone en peligro la seguridad alimentaria. Tiene un efecto cada vez mayor en la salud pública. Las crecientes tensiones sobre los recursos y los desplazamientos de población afectan ya a todos los países”, destacó la página oficial de la ONU este viernes 20 de septiembre (https://news.un.org/es/story/2019/09/1462412).

Acción contra el cambio climático

Guterres explicó que dada la emergencia ambiental que vive el planeta, este año la efeméride está dedicada a instar a la acción contra el cambio climático precisamente por peligro que éste implica para la paz.

“Lo vemos en el empeoramiento de la contaminación del aire y en las olas de calor más cada vez más frecuentes. En el alza del nivel del mar y en la desaparición de lagos. En los patrones climáticos impredecibles y en la migración forzada.

“Los desastres naturales y los eventos climáticos extremos, muchos consecuencia directa del cambio climático, desplazan tres veces más gente que los conflictos. La competencia por los recursos produce tensiones entre las comunidades y los países. No es coincidencia que los países más vulnerables al cambio climático sean a menudo los más vulnerables al conflicto y la fragilidad.”

Citó como ejemplo el caso del Sahel, donde los conflictos y el terrorismo se extienden, teniendo como uno de los grandes detonadores a las sequías agudizadas por el cambio climático, que llevan a los campesinos y pastores a competir por los escasos recursos y dan lugar a enfrentamientos y conflictos que producen crisis humanitarias, facilitando la operación de los grupos terroristas.

Como se sabe, el Sahel o Sáhel es la zona ecoclimática y biogeográfica de transición entre el desierto del Sáhara al norte y la sabana sudanesa al sur, extendiéndose a través del norte del continente africano, entre el océano Atlántico y el mar Rojo.

Guterres apuntó que desde Asia Central hasta la cuenca del lago Chad y desde el Medio Oriente hasta el Cuerno de África se han reconocido los efectos adversos que tiene el cambio climático en la estabilidad de los países.

“Este escenario requiere una respuesta inmediata que incluya reforzar la reducción de riesgos contra desastres y la cultura de prevención. Estamos en una carrera contra el tiempo. Es urgente actuar contra el cambio climático para ganar la carrera y debemos hacerlo. Millones de personas lo piden hoy en todo el mundo”, enfatizó Guterres y agregó que “es debido a esa emergencia que los líderes mundiales se congregarán el próximo lunes 23 en la Cumbre para la Acción Climática”.

Para ese cónclave, el titular de la ONU ha pedido a los participantes presentar planes concretos y ambiciosos con tal de limitar en este siglo el aumento de la temperatura a 1.5 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales, para alcanzar la neutralidad de emisiones de carbón hacia 2050 y recortar un 45% esas emisiones para 2030.

De acuerdo con los estudios científicos, alcanzar esas metas es necesario si verdaderamente se busca evitar una catástrofe en el planeta.

“Para vivir en paz y construir un mundo resiliente y próspero para todos, es crucial aumentar las ambiciones y emprender acciones contra el cambio climático”, concluyó Guterres.

El Día Internacional de la Paz fue establecido en 1981 y dos décadas después, en 2001, la Asamblea General decidió unánimemente designar la jornada como una de no violencia y alto el fuego, por lo que la ONU llama en esta fecha a todos los combatientes de los conflictos del mundo a silenciar sus armas.

Comentarios





Fuente

Profesor sueco propone comer carne humana para salvar el planeta

Comer carne humana - Profesor sueco propone comer carne humana para salvar el planeta


Redacción GM

Comer carne humana 696x464 - Profesor sueco propone comer carne humana para salvar el planeta

Magnus Soderlund, profesor de la Escuela de Economía de Estocolmo (Suecia), en medio de un programa transmitido por la televisión local, en el que se trataba un tema relacionado con el “alimento del futuro”, ha lanzado una propuesta que ha hecho levantar las cejas a muchos. Se trata de la posibilidad de comer carne humana para salvar el planeta de los efectos del cambio climático.

Soderlund comentó sobre su disponibilidad para organizar seminarios centrados en la necesidad de recurrir al canibalismo para frenar el calentamiento global. Explica además que alimentarnos con cadáveres humanos en vez de consumir carnes y verduras podría resolver definitivamente los problemas medioambientales, pues esta práctica reemplazaría a la industria agrícola y cárnica que, según indican muchos ecologistas, son las principales responsables del cambio climático.

De igual forma, dijo que dentro de las mayores dificultades para desarrollar su propuesta están aquellos tabús culturales asociados a los cadáveres humanos, dado que muchas personas perciben la idea de comer carne humana como contaminarse del difunto.

Este docente y economista sueco, que además ha trabajado en el campo del comportamiento del consumidor, aceptó también que la sociedad moderna es “ligeramente conservadora” al momento de consumir alimentos poco comunes, como los cadáveres humanos. El programa de TV, que fue transmitido el pasado 3 de septiembre, fue ambientada con una imagen de fondo que mostraba unas manos clavadas con tenedores.

Sobre el canibalismo humano

Se sabe que los humanos practican el canibalismo, como algunas tribus en Papúa Nueva Guinea, que cocinan y comen a los muertos a través de un ritual como ofrenda a los dioses o como manera de obtener la fuerza y el valor del guerrero enemigo.

Un paleontólogo francés también ha encontrado evidencia de canibalismo en los huesos de neandertales de 100.000 años de antigüedad.

Sin embargo, la ciencia ha demostrado que la práctica del canibalismo entre los humanos aumenta el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por la sangre como la hepatitis o el ébola.





Fuente

El uso de bolsas biodegradables, la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental

El uso de bolsas biodegradables la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental - El uso de bolsas biodegradables, la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental


Redacción GM

El uso de bolsas biodegradables la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental 696x445 - El uso de bolsas biodegradables, la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental

El cambio climático es una de las amenazas más serias que enfrenta la humanidad y que la sociedad comenzará a acusar cada vez más a lo largo de los años venideros. Los gases de efecto invernadero, el aumento de la población mundial, la pobre gestión de residuos y el consumo desproporcionado de todo tipo de productos y servicios está llevando al planeta a una situación límite que nunca se había vivido, con los casquetes polares deshelándose y los recursos siendo cada vez más limitados en el contexto de la expansión que se está viviendo a día de hoy.

Es por ello que por parte de diferentes organismos e industrias se lleva tiempo intentando explorar diferentes campos para poner solución a algunos de los problemas más cotidianos que existen hoy por hoy. Uno de los más evidentes, y que comienza a ser de dominio público gracias a una gran labor de concienciación, es el uso del plástico en el día a día en infinidad de situaciones, siendo un material que se ha propagado a lo largo de los tiempo recientes en prácticamente cualquier ámbito que uno pueda pensar, desde la fabricación de juguetes hasta los envases de alimentos, este está presente de manera generalizada.

Las bolsas de plástico, un enemigo a erradicar

Si uno piensa en un elemento de plástico que se extremadamente común y que se usa de manera extendida entre el conjunto de la población para una enorme variedad de finalidades, uno de los nombres que viene a la mente de manera inmediata es el de las bolsas de plástico. Estas se encuentran prácticamente allá donde uno mire, especialmente en el ámbito de los comercios, siendo utilizadas a diario para los más diversos fines, en muchas ocasiones de manera indiscriminada y sin pensar en si realmente es necesario el uso de una de ellas para transportar determinados objetos.

Las bolsas de plástico un enemigo a erradicar - El uso de bolsas biodegradables, la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental

Esta es la razón de que se haya comenzado a promover con especial énfasis el uso de las bolsas biodegradables como elementos por defecto a la hora de hacer la compra o adquirir cualquier bien en un comercio, puesto que son respetuosas con el medio ambiente e igual de resistentes que las de plástico, se pueden reciclar y no suponen una fuente de contaminación que continúe provocando un evidente perjuicio al planeta, pues están fabricadas a partir de materiales vegetales. Ahora bien, ¿cómo sumarse a la tendencia del uso de bolsas consecuentes con el medio ambiente?

Cada vez son más los comercios que sustituyen sus bolsas tradicionales por algunas como las que proporciona https://www.monouso.es, especialistas en el sector y que actualmente proveen de todo tipo de soluciones al respecto con la mejor relación entre calidad y precio del mercado. Estas no son significativamente más caras para las empresas, especialmente si se adquieren en grandes cantidades, pero la diferencia es muy grande desde el punto de vista ecológico y, además, ayuda a proyectar una imagen del negocio concienciado con el medio ambiente y en sintonía con las tendencias actuales.

El reciclaje como punto de partida

El uso de las bolsas de plástico es solo uno de los muchos pasos que puede dar un negocio o empresa de cara a adoptar una política más verdes y concienciada con el planeta en el que vivimos. Disponer de puntos de reciclaje en una tienda, patrocinar eventos centrados en la conservación del medio ambiente o promover una conducta de consumo más consecuente son otras de las formas de mostrar al público la faceta más amable y solidaria de una empresa, algo que termina por repercutir de manera muy positiva en la percepción general de los clientes y potenciales clientes del negocio.

El reciclaje como punto de partida - El uso de bolsas biodegradables, la tendencia que quiere terminar con un gran problema medioambiental

Así las cosas, debe ser una prioridad investigar acerca de procesos o conductas que se pueden cambiar en el día a día del mismo y comenzar a aplicarlos con celeridad para no perder la oportunidad de unirse a un movimiento tan relevante y de tanta magnitud como este. Las bolsas biodegradables, por su mencionado carácter global, son una de las opciones más baratas, económicas y que mejor reflejan esta actitud, siendo más que recomendable efectuar la transición de las de plástico a estas tan pronto como sea posible.



Fuente

¿Por qué los científicos recomiendan retirarnos de las ciudades costeras?

Por qué los científicos recomiendan que nos retiremos de las ciudades costeras - ¿Por qué los científicos recomiendan retirarnos de las ciudades costeras?


Sergio Suárez

Por qué los científicos recomiendan que nos retiremos de las ciudades costeras 696x464 - ¿Por qué los científicos recomiendan retirarnos de las ciudades costeras?

Durante los próximos 30 años se espera que alrededor de 1 mil millones de personas se vean obligadas a salir de sus viviendas por las sequías, inundaciones, incendios y hambrunas provocadas por el descontrolado cambio climático. Y toda esta multitud tendrá que ir a alguna parte.

Este éxodo masivo global puede darse en dos escenarios: o esperamos a que se desate un desastre caótico que castigue a los más pobres del mundo, o planificamos un camino hacia un planeta más justo y sostenible.

En un reciente foro de políticas, cuyo informe fue publicado en la revista Science, tres científicos ambientales han argumentado que la única forma de evitar el primer escenario es empezar a planear desde ya el inevitable retiro de las ciudades costeras. Esto escribieron los autores del documento:

Ante el calentamiento global , el aumento del nivel del mar y las condiciones extremas relacionadas con el clima que se intensifican, la cuestión ya no es si algunas comunidades se retirarán (sacando a las personas y los bienes del peligro), sino cuándo, cómo y hacia dónde se trasladarán.

inundaciones - ¿Por qué los científicos recomiendan retirarnos de las ciudades costeras?
Inundaciones en ciudades costeras.

Un retiro climático estratégico y gestionado

En vez de lidiar con migraciones forzadas de manera reactiva, desastre por desastre (como se llevan a cabo muchas evacuaciones de emergencia en la actualidad), los científicos proponen tratar el problema de forma “administrada y estratégica”, estableciendo políticas e infraestructura para ayudar a los refugiados climáticos a hacer la transición a nuevos hogares y salir del peligro lo antes posible.

El camino para lograr este objetivo comienza por el sentido común. Por ejemplo, restringir el desarrollo de propiedades en las áreas de mayor riesgo (como las ciudades costeras) y, en su lugar, invertir en la construcción de viviendas asequibles en zonas interiores más seguras. Estas nuevas infraestructuras, según los científicos, deben mantener el patrimonio cultural de las comunidades marginadas que finalmente tendrán que abandonar sus hogares ancestrales.

La retirada puede exacerbar errores históricos si reubica o destruye a las comunidades marginadas a lo largo del tiempo. Las conversaciones sobre quién debe pagar el retiro casi con certeza necesitarán abordar las razones por las cuales ciertas comunidades se encuentran en riesgo.

De hecho, los autores del informe dicen que este retiro podría convertirse en una oportunidad para revitalizar a las comunidades y redistribuir los recursos de una manera más sostenible. También podría aprovecharse para subsidiar nuevas escuelas, hospitales y viviendas asequibles en regiones del interior más seguras en lugar de emplear recursos para hacer mejoras tardías en zonas de riesgo, como la construcción de costosos muros para proteger a las comunidades que ya han sufrido serios desastres y han sido abandonadas anteriormente. Esto escribieron los científicos al respecto:

Un proyecto en Bangladesh sugiere invertir en una docena de ciudades proporcionando infraestructura junto con oportunidades educativas y de empleo para alejar sucesivamente a generaciones de personas de las costas bajas. El retiro no es un objetivo en sí mismo, sino un medio para contribuir a los objetivos sociales.

Staten Island - ¿Por qué los científicos recomiendan retirarnos de las ciudades costeras?
Staten Island (Distrito de Nueva York)

Si bien la evacuación generalizada de las comunidades expuestas a los desastres climáticos no podrá hacerse durante una década o más, la única manera de prepararse para este desafío mundial sin precedentes es iniciar ya mismo una planificación. Nunca será fácil salir de casa; sin embargo, se pueden evitar muchos desastres si se adopta suficiente investigación, inversión y pensamiento estratégico.





Fuente

El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia

El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia la región que se derrite rápidamente - El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia


Sergio Suárez

El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia la región que se derrite rápidamente 696x464 - El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia
El hielo de Groenlandia se ha derretido durante más de 20 años. (Foto AP / Felipe Dana)

En Groenlandia el verano boreal de 2019 ha registrado temperaturas nunca antes conocidas allí que han provocado inusitadamente la descongelación de los glaciares y el aumento del nivel del mar en esta región, informa Associated Press en una publicación dedicada al fenómeno.

“El fin del planeta”

David Holland, oceanógrafo de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), quien ha estado a cargo de hacer seguimiento al derretimiento de los glaciares en Groenlandia, señala que es precisamente aquí “el fin del planeta”. Si bien se trata de una forma de describir la ubicación geográfica de esta región del mundo, el científico cree que justo en Groenlandia se está escribiendo el futuro de nuestro planeta.

A comienzos de agosto, el termómetro en algunas zonas de la isla alcanzó temperaturas hasta de 11 ℃, un registro sin precedentes que significó la descongelación de extensas zonas de superficie helada. Según los expertos, la pérdida de hielo en Groenlandia al finalizar este verano boreal se estima en cerca de 440.000 millones de toneladas, una porción suficiente como para sumergir completamente a Grecia bajo 30 centímetros de agua.

El fin del planeta - El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia
Un gran Iceberg flota mientras el sol se pone el 15 de agosto de 2019, cerca de Kulusuk, Groenlandia. (Foto AP / Felipe Dana)

Solo en 4 días (del 31 de julio al 3 de agosto), el derretimiento de los glaciares en Groenlandia superó las 58.000 millones de toneladas, lo cual implica un aumento de 40.000 millones de toneladas de hielo respecto a la cifra promedio para este período del año. Entre las zonas más afectadas por el inhabitual calentamiento está el glaciar Helheim, uno de los más extensos de la región que ha perdido desde 2005 alrededor de 10 kilómetros de superficie.

La situación podría empeorar

Por su parte, Josh Willis, oceanógrafo de la NASA, estima que la pérdida de la superficie helada es producto del cambio climático provocado por las actividades humanas y fenómenos climáticos naturales, pero no habituales. Fotografías captadas por satélite evidenciaron que entre los años 2003 y 2016 en Groenlandia desaparecieron unas 255.000 millones de toneladas métricas de hielo, y la comunidad científica advierte que en los próximos años la situación podría empeorar.

Otro de los factores que estarían recrudeciendo la situación de esa región es el agua salada y cálida que esta ingresado a sus alrededores. Willis, al igual que Holland, supone que la procedencia de esa agua en parte es de la corriente del golfo de México. En caso de confirmarse esa sospecha, el derretimiento de los glaciares de Groenlandia se aceleraría mucho más.

La situación podría empeorar - El futuro de nuestro planeta se está escribiendo en Groenlandia
Un helicóptero vuela sobre cientos de icebergs que flotan cerca del glaciar Helheim, el 16 de agosto de 2019, en Groenlandia. (Foto AP / Felipe Dana)

De acuerdo a los cálculos hechos por estos científicos, para el año 2100 solo la región de Groenlandia aportaría al aumento del nivel del mar en más o menos un metro.





Fuente

1 2 3 6