BOLIVIA: DEMOCRACIA ENFERMA

CARLOS OROZCO GALEANA - BOLIVIA: DEMOCRACIA ENFERMA


Colima Noticias

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

Bolivia vivió hace unos meses   un paro nacional  para reclamar el respeto al voto del referendo
de 2016, cuando la mayoría de los bolivianos rechazó habilitar la postulación
de Evo Morales. Varias
ciudades de Bolivia amanecieron
bloqueadas, con escaso transporte público, oficinas y comercios cerrados en
esa jornada nacional de repulsa  convocada por organizaciones ciudadanas y
partidos opositores en rechazo a la postulación de Evo Morales a un cuarto
mandato. Y apenas ayer, una nueva crisis se ha presentado ante la exigencia de
opositores de que renuncie a un cuarto mandato tras ganar en la primera vuelta
con apenas un margen de diez por ciento.  
El plazo otorgado, de 48 horas.

En la capital, La Paz, el transporte está
desquiciado  y hay  grupos cada vez más numerosos  que impiden el tráfico en el centro de la
ciudad. Hay manifestaciones  en varias ciudades en contra de la continuidad
en el poder  de Morales para decirle a
Evo, muy querido hace unos quince años, que ya no lo quieren en el poder, que ya
no confían en él y que ha trocado su espíritu de servicio a la patria por una
ambición a la que muchos políticos no pueden resistir: la de la permanencia en
el poder hasta la ignominia, hasta que el pueblo los eche con una patada en el
trasero. Bolivia no quiere un dictador.

El origen de la inconformidad que
huele a guerra civil es el reclamo al  respeto al voto del referendo del 21 de
febrero de 2016, cuando la mayoría de
los bolivianos rechazó reformar la Constitución para habilitar la postulación
de Morales a un cuarto mandato. No obstante, el gobernante Movimiento al
Socialismo (MAS) logró un fallo favorable del Tribunal Constitucional al que la
oposición acusa de ser proclive al oficialismo. Esto se entendió como una
maniobra similar a las que emplea en Venezuela Nicolás Maduro quien,  a golpe de dinero, cargos para cómplices y
amenazas a sus contrarios  se mantiene en
el poder. Instalado en éste desde hace doce años, Morales ha perdido
popularidad ante denuncias de corrupción en su gobierno, según encuestas y
analistas y buena parte de la población.

Este hombre de raíces indígenas
despertó esperanzas en su pueblo, fue una apuesta popular de repercusiones
inimaginables en el mundo pues era una persona casi sin estudios, se vio
increíble que  pudiera ascender a tan alto
cargo y más en un tiempo en que las derechas dominaban en el continente.  En el tiempo que lleva de presidente,  se ha visto  cómo Evo se ha sabido mover como pez en el
agua demostrando que se puede gobernar aún sin poseer títulos académicos.

Juan
Evo Morales Ayma, cual es su nombre completo,  es un político
sindicalista, activista, es dirigente indígena y presidente desde enero de 2006,
cuando obtuvo un 54% de los votos. El 6 de diciembre  de 2009 se reeligió con el 64,22 % de los
votos y reasumió la presidencia de Bolivia el 22 de enero de 2010. Y en
2014, se reeligió nuevamente para gobernar hasta el 2020.​

En la actualidad,  Bolivia es uno de los países con más
desarrollo progresivo en Sudamérica y la pobreza extrema  disminuyó
allí  de 36,7 % a 16,8 % entre
2005 y 2015.

Entonces, la pregunta obligada
es cómo si un presidente querido y respetado y con resultados positivos en la
economía, como Evo, es rechazado hoy por su pueblo. ¿ O es la derecha boliviana
la que está instrumentando esa convocatoria para echarlo del poder por no
tolerar más a la izquierda progresista? O es porque, de plano, el pueblo
boliviano es muy maduro y no quiere una dictadura por muy buena que resulte o
porque no ha sabido aquilatar los logros de la izquierda representada por Evo  ?

Es deseable que prosperen los
acuerdos y se respete la auditoría a la pasada elección que sorpresivamente
registró un incremento notable en favor de Evo cuando todo mundo ya apostaba a
una segunda vuelta. 



Fuente

Advertisements

LA VEJEZ ¿QUIÉN NOS CUIDARÁ?

CARLOS OROZCO GALEANA - LA VEJEZ ¿QUIÉN NOS CUIDARÁ?


Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - LA VEJEZ ¿QUIÉN NOS CUIDARÁ?

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

No descubro nada nuevo  si digo que la sociedad mexicana está
envejeciendo a pasos veloces y que cada vez nos aproximamos a una densidad de
población determinada por jóvenes.  Es
decir, los sesentones vamos con una gran velocidad hacia el  final de nuestra vida  tras un largo peregrinar, pero no se espante
nadie, la realidad  es que vamos hacia
los brazos de nuestro Padre Dios, ahí donde todos los creyentes y aún los no
convencidos de su existencia podrían también estar a pesar de no desearlo; es
menester por ello, como dice la iglesia católica,  presentarnos de la mejor forma posible: con
una maleta cargada de obras buenas.

Uno de los problemas  agobiantes en estos tiempos es quién se hace
y se hará cargo  de los adultos mayores
cuando ya no puedan valerse por sí mismos. Hay demasiada confianza en que los
hijos, los familiares cercanos y los amigos 
apoyarán la causa de los viejos cuando requieran cuidados y solo hay un
reducido 35 por ciento, según una encuesta reciente, que trabaja hoy para costearse
su vejez y sus necesidades. 

Actualmente, los viejos más
afortunados son arreglados en sus casas en una atmósfera de cariño, que a todo
dar,  otros son recluidos en lugares
públicos en donde pueden pagar su estancia, pero muchos  son abandonados a su suerte y están en el
olvido. Si el adulto mayor no tiene recursos, aunque tenga una familia
numerosa, corre el riesgo de ser relegado por todos y con más razón si en su
vida tuvo etapas de debilidad en el cumplimiento de deberes con la familia o si
la abandonó y   se perdió por los caminos
del vicio. Bueno, eso ocurre si no tiene bienes. 

Dadas esas circunstancias, el adulto
que pueda vaya haciendo su guardadito y portándose bien. La vida debe ser muy
dura en la soledad, el silencio y el olvido. Es muy triste saber que probablemente
 a nadie importe nuestro destino y que
llegará el final sin tener cerca una mano amiga a la cual tomar. El que tenga
un buen amigo que lo cuide, y el que tenga una familia unida en el amor pues
felicidades y que la conserve en buenos términos y por toda la vida.

Tiene que hacerse un esfuerzo
personal  constante  para que esa atención que se requiere en la
vida muy adulta, sea factible. No dije segura, sino posible. Lo seguro es la
muerte, nomás.  Y no se espere nada del
gobierno, que puede dar algo pero no todo y en forma no permanente.

Porque los gobiernos suelen
olvidarse en sus  planeaciones de las
familias  y los ancianos, se ocupan más
en los números de la macro economía.  Se
olvidan de los pobres, regularmente, a los que  
suelen buscar   en elecciones, exceptuando a los que reciben
apoyo del Lópezobradorismo.  Hasta los
partidos,  indiferentes acerca de todo
cuando no hay elecciones,  sacan a votar
a los viejos, ya cansados, y discapacitados.  No se miden. 
 Sepa usted además que, por
problemas presupuestales y mala planeación educativa, sólo existe un geriatra
para 40 mil personas, lo cual complica la atención de calidad hacia los adultos
mayores, principalmente de los que  padecen enfermedades crónico-degenerativas
relacionadas con la edad. Los adultos mayores  mueren  por padecimientos del corazón, diabetes y  cáncer, mayormente. Tenemos que cuidarnos
mucho.

Al gobierno le corresponde,
para evitar la saturación de sus hospitales y clínicas, promover hábitos para
la prevención o control de enfermedades más comunes en la vejez como infarto,
diabetes, hipertensión, obesidad, osteoartritis y enfermedades siquiátricas
como demencia, Alzheimer y depresión, padecimiento que se presenta en una
cuarta parte de los adultos mayores. Y a estos, ser conscientes de su salud.

Pero cuenta sobre todo  el cuidado personal de la salud. Cada persona
en la vejez debe ayudarse a sí misma, y sobre todo ser consciente de que  cada comportamiento anormal supone riesgo en su
bienestar que puede terminar con la vida. Prestemos los oídos a las
recomendaciones oficiales  en medios
informativos y a nuestros médicos. 
Tenemos que ser obedientes con los que si saben y con los que nos
cuidarán en un momento dado.

Por último, en los hogares,
toca a los que están sanos atender lo mejor posible a sus ancianos, sin
olvidarse que un día ellos mismos vivirán esa etapa. 





Fuente

MONÓLOGO PRESIDENCIAL | Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - MONÓLOGO PRESIDENCIAL | Colima Noticias


Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - MONÓLOGO PRESIDENCIAL | Colima Noticias

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

El semanario Desde la Fe, órgano
oficial de la Iglesia católica, criticó recientemente en un editorial el estilo
de gobernar del presidente Amlo. Y el pasado  18 de agosto, ratificó que ve en su gobierno
una renuencia constante y prolongada para dialogar con los distintos sectores
de la sociedad. 

“ Hemos  visto mucha confrontación entre el presidente
y sectores que piensan distinto; hemos escuchado descalificaciones y se ha
hecho más evidente y preocupante una polarización política y social que divide
a actores que deberían trabajar juntos.

“Ya sabemos que en las
dictaduras los jefes de Estado se dedican a destruir tanto desde el discurso
como en los hechos a sus oponentes. Es el caso cercano de Venezuela o de
Nicaragua, pero en México no habíamos
tenido ese tipo de experiencia.

Llama la atención que la Iglesia
católica haya decidido levantar la voz en ese tema político. Eso significa que
comienza a ver luces de alarma. “Desde el púlpito presidencial, se ha tomado la
decisión de sustituir la política, sinónimo de acuerdo, alianzas de unidad, por la
confrontación. Tenemos un país con niveles crecientes de inseguridad y
violencia. Y para cambiar el país,  es necesario buscar la
unidad y la reconciliación nacional”.

Agrega el editorial: esto trae a
la mente a Nelson Mandela, líder sudafricano 
que pasó  27 años en la cárcel por
luchar contra la discriminación de su pueblo. Se presentó y ganó  las elecciones y se dedicó, como presidente, a
desmontar el sistema racista, injusto y empobrecedor que se había apoderado de
Sudáfrica durante décadas. Pero no lo hizo dividiendo y confrontando a negros
con blancos, ni atizando odios y rencores ancestrales. La puntilla a su
crítica: El presidente López Obrador ha mencionado en su interminable retórica
a Mandela. Pero solo mencionado. Haría
falta que lo leyera y, de verdad, lo entendiera”.

La verdad que es la crítica más
dura hasta hoy que la iglesia católica endereza al tabasqueño. Es una invectiva
que muchos mexicanos comparten, sin duda, principalmente los que no están de
acuerdo con el sarcasmo que hace frente a los que piensan distinto que él, los
fifís, los de la “mafia del poder”, los conservadores, etc. López Obrador está
gobernando sin contrapesos e imponiendo su ley descalificando a quienes lo
cuestionan, a los que llama de mil maneras. Y el colmo: no baja de corruptos a
funcionarios acusándolos sin pruebas. Los descalifica y los echa a las fieras
para que los destrocen moralmente. Igual hace contra líderes de oposición o de
organizaciones sociales o ciudadanas que no se amoldan a la 4T. Es una película
repetida y de mal gusto.

El editorial Desde la Fe pondera
justamente la experiencia de Nelson Mandela, quien  a pesar de que le fue entregada la
presidencia tras casi tres décadas en prisión,  convocó a elecciones y no cayó en el garlito
de la violencia que tan bien habían practicado sus antecesores. Mandela,
ciertamente, no lastimó a nadie, ni a rivales blancos ni a correligionarios
suyos. Fue bondadoso en ese cambio político y social que encabezó, jamás acusó
a nadie de corrupción en la tribuna ni se presentó como el mesías de Sudáfrica,
ni se burló de nadie. Su discurso fue conciliador y por ello trascendente.   Fue humilde 
como preso y, como presidente, tolerante y efectivo. Su aporte fue grandioso
para una nación destruida moralmente. Fue un auténtico líder, lo sigue siendo
después de muerto. Mandela fue un bálsamo para su pueblo, su entorno era
bastante difícil tras siglos de explotación británica y, sin embargo, jamás
perdió la compostura. Respetó la ley siempre.

México vive una etapa de ajuste
de políticas a raíz de un gobierno nuevo y distinto al de los 30 años de
liberalismo económico. Hay  gran
injusticia y un estado de derecho pálido frente a las necesidades del país. Esto
es lo que ha de resolverse, y esto es ciertamente lo que persigue Amlo pero con
métodos muy cuestionados por ahora.

Debe disiparse para bien de los
mexicanos la voracidad bancaria, que nada más significó ganancias por  más de 18 mil millones de pesos  en solo un mes! Los besos y abrazos que se dio
con Slim hace días, significan que los señores del dinero están felices con el
presidente pues no los toca ni con el pétalo de una rosa.    

Y por último, la Arquidiócesis
de Médico envía un misil más a la 4T en comunicación  del 18 de este mes, al cual me referí en el
inicio de este escrito y que abordaré ampliamente en colaboración posterior.





Fuente

MORENA: FUEGO AMIGO | Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - MORENA: FUEGO AMIGO | Colima Noticias


Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - MORENA: FUEGO AMIGO | Colima Noticias

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

Miren ustedes como es la vida. Quién
iba a imaginarse que de un conflicto marital, que llegó hasta la violencia de
una de las partes, a las cachetadas y a los cachazos de pistola, se iba a
desencadenar una serie de eventos vinculados 
a la política, que es hoy un polvorín a punto de estallar en Morena por
las ambiciones tempraneras de varios de sus actores políticos. Todo mundo trae
sus fierros ahí  con deseos de pelear con
sus opuestos.

Si el Pri no luce bien por la
prevalencia de algunos de sus grupos y por los resultados electorales pasados
que originaron decepción, el Pan recomponiéndose por la división que arrastra
de varios años atrás, el Prd muriendo de inanición – o ya murió y no nos dimos
cuenta  – el Panal, secuestrado por
profesores grillos, el Verde debatiéndose en medio de su escasa clientela, el
MC agazapado y dispuesto a aprovechar las circunstancias, Morena no resulta la
excepción.

Ahí nomás  vuelan las peinetas. Unas mandan abrazos
contra las balas de odio de al menos nueve milímetros que algunos (as) están
usando para cerrar el paso a una de las opciones más consistentes de Morena, en
tanto que otras hablan de ineficiencia en tareas de rutina de la Representación
federal.  Además,  los nuevos poderosos de la política local, los
morenos para más señas,  sienten que   poco tiempo falta para conquistar el bien
más preciado para darle a Colima la alternancia. Pero del plato a la boca se
cae la sopa.

Al  escándalo armeritense  se sumó, por cierto, una de las senadoras que
aparece mucho en facebook, quien defendió lo indefendible ( al agresor de
Armería ), dándose cuenta más tarde de que había regado el tepache. Quiso
defender a su pupilo el presidente y salió raspada. Reaccionó positivamente
luego, pero ya era tarde.

Mientras tanto, otros aspirantes que
pretenden lo mismo que los morenistas, (el poder estatal ) se están frotando
las manos porque   sus altos representantes  y dirigentes se  dan hasta con la cubeta, se han dividido a
pesar de los buenos oficios del “cabecita de algodón” que ha llamado a la
cordura. Si así actúan sin el poder estatal, 
ya con él  no se sabe qué pueda
pasar.  ¿ Se agarrarían a balazos ?

El interés de los actores no es otro
que el de situarse en lo más alto del escalafón político. Las escaramuzas no
son gratis. Por un lado, está el liderazgo indiscutible de Indira Vizcaíno
quien es favorita en la carrera sucesoria; es la chiquis de López Obrador y
además su padre Arnoldo guarda una amistad de muchos años con él, desde que ambos  y ella misma  militaban en el Prd. Arnoldo es de  convicciones inalteradas,  y ha sabido cultivar esa relación con Amlo. E
Indira puede presumir de haber ganado dos elecciones en el difícil territorio
priísta, una alcaldía y una diputación federal.

Por otro lado, hay  aspirantes que por haber ganado una elección
en forma sorpresiva, la de junio pasado, pues no contaban para nuestras
comunidades, piensan que tienen el derecho de disputarle a Indira la nominación.
Allá ellos y ellas, pero me parece que “atizarle” para sacarla de la jugada  no es el mejor camino. Fracasarán. Donde las
dan las toman.  Y tendrán que encontrar
mejores argumentos que los usados por sus dos 
rivales mujeres. 

En fin, los morenistas tienen un reto
fenomenal: no pelearse entre ellos porque se les irá la liebre. Tienen que ser
muy inteligentes para procesar el momento actual y dirimir  diferencias al interior de su organización. Deben
 tener mucho cuidado en no festinar
antes  de tiempo y cuidar sus expresiones
en redes sociales, pues hay los que halagan todos los días a Amlo sin citar sus
errores,  pero que disparan a diestra y
siniestra contra  sus adversarios
ofendiéndolos en ocasiones. Es decir, mientras Indira rema en buena dirección y
agranda sus méritos,  simpatizantes suyos
 le hacen hoyos a la embarcación. Le
restan.

Los morenistas tienen que aprender a
ser humildes, difícil cosa en política. A no ver adversarios donde hay una idea
contrapuesta que no les agrade, una crítica. Morena no es dueña de la verdad,
aún la expresión mínima de los “adversarios” tiene su dosis de verdad.

No se desprecie ni se insulte a los
que piensan distinto. No se agreda ni minimice a nadie.  Respétese la opinión ajena para que, en buena
lid, se respete también la suya, la de Indira, la de los demás aspirantes,   la de Amlo, la de todos. Crezcamos juntos en
la diversidad de opiniones. Insisto: restan dividendos   los
insultos por encomienda o por voluntad propia . . . . . . 





Fuente

PRESIDENTE CATÓLICO | Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - PRESIDENTE CATÓLICO | Colima Noticias


Colima Noticias

CARLOS OROZCO GALEANA - PRESIDENTE CATÓLICO | Colima Noticias

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana

La historia nos muestra que
difícilmente los presidentes mexicanos asumen convicciones religiosas y si lo
hacen  no son congruentes con  sus actos, o sea, resultan demagogos y no
cumplen con los preceptos divinos que supuestamente  inspiran su quehacer. Usan La religión para
condescender y lucrar políticamente  con
el pueblo.  El único que si se destapó
abiertamente, pero como enemigo del cristianismo, fue Plutarco Elías Calles, su
perseguidor, acción que costó guerra y desequilibrios a la nación y cientos de
muertes de personas inocentes.  

En una de sus   conferencias mañaneras, el presidente Andrés
Manuel López Obrador dijo que él era seguidor de Jesucristo, que dentro de su “filosofía”
defendía a los pobres y estaba en contra de la opresión. Aclaró que en la
religión que profesa “se tiene prohibido permitir la corrupción”, además
de los lujos y la “fantochería”.  Se declaró católico.

Amlo citó que Jesucristo dio su vida
por los desprotegidos, “es bellísima esa forma de vida, esa filosofía, esa
doctrina”, y dijo que su religión, (la de él),  tiene que ver con el humanismo y que hasta no
creyentes lo practican por ese motivo. 

Las convicciones de López Obrador
están claras. No le importa si  algunos
sectores critican su catolicismo o la forma en que  usa su fe en los actos públicos. Yo le reconozco
su preocupación por los más pobres de México, a los que trata de redimir con
apoyos económicos permanentes y con la planeación y escasa construcción por
ahora de obras de infraestructura que existen  hoy solo en el escritorio de las dependencias
puesto que el subejercicio fiscal, (que la 4T llama ahorro) anda por el 70 por
ciento. Durante decenas de años, el capitalismo los ha tenido arrinconados,
expuestos a situaciones límite en cuestiones de vivienda, salud, empleo, alimentación
y educación. Hay numerosos sitios donde jamás se ha parado un presidente de la
república, a diferencia de Amlo que puede presumir el conocimiento completo del
país.

Tiene razón Amlo en lo que afirma de su
admirado Jesús.  Hijo de Dios para mí,
se  ocupó de los pobres a los que curó y
amó como nadie. Ellos fueron y son sus preferidos. Amlo ama a los pobres. Un
pobre es un ser desprotegido y carente de amor, alguien  olvidado y considerado por muchos como un
estorbo, alguien que no debería existir incluso ( como  para el FMI). Para Jesucristo, sin embargo,  son los primeros en su Reino y para Amlo son
ellos los primeros que deben ser beneficiados con la acción reivindicatoria del
Estado.

Seguro que en el transcurso de su
mandato hará todo lo que pueda por ellos. Pero no se olvide, sin embargo,
que  hay presupuestos restrictivos,
raquíticos,  fuerzas políticas diversas y
contrapuestas hacia lo que él desea, equilibrios irrenunciables, acotamiento
del poder presidencial y contrapesos activos, y entonces se tornará difícil que
apoye eficazmente algunas de sus causas por muy justas que parezcan ya que
entorpecerá las necesarias proporciones  propias de 
un sistema capitalista.

Pienso que será imposible que Amlo los
redima de sus sufrimientos y logre los resultados más deseables. Pero lo
intentará, eso es lo bueno. A lo terco nadie le gana. Los aliviará un poco al
menos.  Téngase presente que vivimos un
capitalismo  voraz,  contra la vida, que no entiende de límites. Los
ricos siguen hinchándose de lana, esos que le acompañan en actos diversos,
entre muchos otros. Son super fifís. Lo escoltaron algunos de ellos en su mítin
en el zócalo  el uno de este mes, por
cierto. Si hay millones de  pobres, es
porque la explotación de las regiones del país lleva décadas y porque a estas
se les ha tapado el camino del progreso, y además porque las élites económicas
han encontrado a su aliado más conveniente en el propio Estado, generándose así
desigualdad económica y social.  

Tal vez Amlo contenga la corrupción y
la impunidad de alguna manera, pero pienso que muchos mexicanos tienen su
conciencia   orientada hacia la maldad, no hacia el bien. Posee
un gran porcentaje de ellos un espíritu mediocre fruto del paternalismo
ancestral, viven con la mano extendida y no hacen mucho por su causa.

Pero sin duda es magnífico para el
país tener un presidente comprensivo, sensible y justiciero  ante las carencias de los que menos tienen.
Pero ojalá y esta reivindicación  lo
alcance sin trastocar el desarrollo al que aspira toda nación  moderna. Hemos de estar al pendiente de si el
cristianismo que pregona Amlo avanza hasta el punto de reconocer y recuperar
para el público, si es posible,  los
elementos intrínsecos absolutos que lo fundamentan. Porque el cristianismo no
está contra el desarrollo armónico de los pueblos. . . . .   





Fuente