Conflicto priista

conflicto-priista
Compartelo

Diurnarius

Miguel Ángel Sánchez Romero

El hecho de que los “cómplices del silencio”, dediquen más tiempo y espacio en sus medios de comunicación, a los conflictos preelectorales de los grupos que se disputan el control del Partido Acción Nacional (PAN),  no quiere decir que al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI), todo sea armonía y miel sobre hojuelas; lo cierto, es que las pugnas entre priistas han ido subiendo de intensidad a medida que avanza su proceso electoral interno, incluso la disputa por las candidaturas a nivel local y la inconformidad que generó la alianza y reparto de posiciones con el Partido Verde Ecologista,  ha ocasionado severos daños al PRI, de los que tendrán que pagar un alto costo político-electoral.

Sin embargo, nos queda claro que uno de los factores que ocasionaron las pugnas internas del PRI, fue que tanto el presidente estatal del PRI, Rogelio Rueda Sánchez y el primer priista y gobernador del estado, José Ignacio Peralta Sánchez, fueron chamaquedos por el presidente estatal del Partido Verde Ecologista, Virgilio Mendoza Amezcua, a quien le entregaron a cambio de su somera fama en Manzanillo un número importante de candidaturas, en las que fueron nominadas expanistas, y expriistas, lo que fue considerado por los militantes y liderazgos del PRI como una traición y ofensa, lo que ha provocado la renuncia de priistas y el fortalecimiento de precandidatos de otros partidos que han sabido capitalizar la fractura del PRI, y la desbandada de priistas que se ido dando de manera sistemática en distintos municipios.

Por otra parte, el conflicto priista en la entidad se profundizó con la nominación del exgobernador Fernando Moreno Peña a la candidatura al Senado, con lo cual no solamente resurgió el llamado “Grupo Universidad”, sino que terminó por desplazar a Rogelio Rueda y José Ignacio Peralta, del reparto de candidatura, al ser evidente la preferencia que se le dio a personajes ligados a la Universidad de Colima y a este grupo, para ser nominados a importantes posiciones, por encima de priistas con más trayectoria y liderazgo, decisión que muchos no aceptaron y mejor han optado por renunciar al PRI o están en vías de hacerlo, situación que ha generado la fractura del tricolor en distintos municipios.

Te puede interesar:  PARAÍSO SENATORIAL

Lo cierto, es que de no lograr solventar sus conflictos internos, a los priistas no le quedará más opción que prepararse para enfrentar elecciones individuales de candidatos, ya que como partido están perdidos, así lo refleja la tendencia a la baja y pobre popularidad de su candidato Presidencial, José Antonio Meade, aunado a la dañada imagen y pésimos gobierno Enrique Peña Nieto y del José Ignacio Peralta, que más que sumarles, les restará votos; por lo que independientemente del resultado final de las pugnas internas del PRI, los candidatos priistas de la entidad, se verán obligados a buscar ganar por sus propios medios, ya que difícilmente la fórmula al Senado, pero sobre todo al exgobernador Fernando Moreno Peña, le alcanzará su figura y capital político, para sumarles votos a sus discípulos, tanto a los experimentados como a los novatos que fueron ungidos para ir como abanderados del PRI.

miguelinosan@yaoo.com.mx

 

 

 

 

 

 

 

 

 

spLG0bp9 - Conflicto priista

Agencia Mundial de Noticias en Español que amplifica las voces de la sociedad civil.

Colabora con nosotros

Advertisements