¿Conoces quiénes son los beneficiados en el Buen Fin?

conoces-quienes-son-los-beneficiados-en-el-buen-fin
Compartelo

El Buen Fin es una estrategia publicitaria que emprende el gobierno de la república y el sector privado en México desde noviembre de 2011, con el propósito de buscar beneficiar a la población, con la reducción de precios, a través de descuentos o el otorgamiento de facilidades de pagos de los bienes y servicios, que producen empresas de diversos sectores económicos. El Buen Fin se realiza en el tercer fin de semana de noviembre, previo al periodo de inicio de la temporada navideña, como parte de una práctica similar al Black Friday (viernes negro) en Estados Unidos.

El Buen Fin, se efectuó del viernes 17 al lunes 20 de noviembre de 2017, dejando un ganancia cercana a los 100 mil millones de pesos (CONCANACO, 2017), a través de la participación de 80 mil establecimientos registrados (www.elbuenfin.org), quienes lograron aumentar sus ventas en un 10% promedio, de acuerdo con las estimaciones de la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Servicios de México (ANTAD, 2017), contemplando una bolsa de precios de 500 millones de pesos (El Universal, 2017), siendo los productos más vendidos: televisores, ropa y calzado.

El Buen Fin prácticamente se realizó en todo el territorio nacional, identificándose un movimiento atípico en la dinámica económica de las principales ciudades, ya que incrementó el número de compradores interesados en investigar o buscar adquirir un producto a bajo costo. En esta VII edición, se fortalecen aprendizajes de otros periodos, por ejemplo, la previsión por parte de Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para asegurar que las empresas registradas no aumenten los precios previo al inicio del Buen Fin; y que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros  (Condusef) proteja el pago intensivo con tarjetas de crédito, a través de la concientización sobre el uso responsable de las mismas, así como del comercio electrónico ante el inminente crecimiento de su clonación.

Te puede interesar:  El IPN se convertirá en una arena para la próxima Guerra de Robots en Ciudad de México

La enseñanza de mayor relevancia es la cultura financiera que van adquiriendo los consumidores con este tipo de mercadotecnia, ya que son sujetos a una estrategia publicitaria, que busca seducirlos al supuesto fin de semana más barato del año, cuyos descuentos pueden llegar a un máximo de 70% o bien al otorgamiento de créditos con pagos sin intereses hasta por 18 meses, iniciando a cubrirse en enero de 2018. Con estas condiciones, hasta este momento, quien se ve favorecido con el Buen Fin es el establecimiento y el sistema bancario, ya que los pagos en efectivo van a la baja, debido al reducido nivel de liquidez que tiene una cantidad importante de familias en México.

No obstante a la reflexión anterior ¿Quiénes deben ser los beneficiados en esta cadena de valor que produce el Buen Fin?. El consumidor, cuyo perfil característico, es aquel que suministra su despensa cada semana o quincena, el que es cautivo a un gasto que le permite buscar mejorar su calidad de vida y que se puede dar el lujo de reducir su capacidad de pago de corto o largo plazo. El Buen Fin le puede ayudar a comprar un poco más de lo común; los vendedores directos, los que atienden al público en sus instalaciones, para la comercialización al menudeo, logrando aumentar sus ventas con los descuentos que ofrece, los cuales están cubiertos por las altas cantidades de mercancías que adquieren, con el propósito de acomodar su inventario en este periodo.

Te puede interesar:  La mente detrás de ‘Daredevil’ y ‘The Defenders’ será la encargada de la serie ‘The Witcher’ en Netflix

A los proveedores, ya que conocen que llegará el Buen Fin contiguo a la temporada navideña, lo que permite que aumente la compra de insumos para desarrollar los procesos de producción, que cubrirán la demanda de mercancías para el ciclo de mayor circulación monetaria en el país. Lo anterior debe aumentar la riqueza del proveedor y del pequeño productor de materia prima, en caso de que sea consumida en el mercado nacional; Finalmente, el Gobierno se ve directamente beneficiado con una ampliación en la recaudación de impuestos por consumo directo.

En conclusión, el Buen Fin es una estrategia económica-publicitaria que si favorece las ganancias de los vendedores, proveedores y bancos, pero que no tiene claro, si beneficia directamente a los productores de materias primas o bien al mercado de importación de insumos, que es el que provoca que los precios aumenten. Lo que si se observa, es que el Buen Fin no ha permitido que el consumidor cautivo realmente se respalde con una mayor compra de productos en función de su liquidez en efectivo, provocando que adquiera deudas futuras, que afectarán su capacidad de pago. De igual forma, se infiere, que la economía mexicana no ha mostrado indicios de crecimiento discrecional con el Buen Fin, lo que no asegura entonces, la mejora de ingresos para la población, y por ende, la consecución de su bienestar.

Comentarios
Advertisements