Residente preside el festival Radical Mestizo

Residente Festival Radical Mestizo 2019 10 1 - Residente preside el festival Radical Mestizo

CUIDAD DE MÉXICO (apro).- Un espíritu de libertad y alegría cubrió el domingo 8 por la noche al festival Radical Mestizo para su cierre multitudinario en el Zócalo capitalino, teniendo la presencia del puertorriqueño Residente quien dedicó su espectáculo a los migrantes del mundo.

Ante 90 mil fans, René Pérez Joglar, conocido artísticamente como Residente, brindó su rola “Pa’l norte” a la migración, así como a las personas que se solidarizan con ellos y los gobiernos humanistas que apoyan su causa:

“Es una estupidez estar tratando de poner muros, tenemos que entender a los migrantes de todos los países, inclusive aquí en México, en mi país, Puerto Rico, a veces no entienden cuando la gente tiene que mudarse y en Estados Unidos no lo entienden tampoco. No vamos a hablar de Trump y aburrirlos, porque todos sabemos que es un idiota colectivamente. No se han dado cuenta que vamos a seguir brincando murallas (sic).”

Los aplausos ensordecedores de aceptación cubrieron la Plaza de la Constitución, al mismo tiempo que aprovechó para una consigna más:

“Los gobernantes tienen que entender que ellos están en el gobierno gracias al pueblo, no se pueden olvidar de eso. ¡El pueblo siempre va a mandar y el gobierno siempre va a obedecer!”.

El reconocido cantante fundador de la banda Calle 13 emergió al escenario cercanas las 19:45 horas, desatando los alaridos al instante de miles que se arremolinaban en la plancha para la tremenda pachanga.

“Somos anormales”, “Baile de los pobres” y “El aguante” emprendieron el viaje sonoro con una producción colorida, que contó al centro una pantalla monumental y un par de laterales, donde se veía a la celebridad y músicos en acción. El entablado se vistió al fondo por la Catedral Metropolitana, enmarcando la clásica postal para los conciertos en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El set contempló cortes como “Atrévete-te-te”, “Cumbia de los aburridos” y “Guerra”, para la cual René se pronunció que nunca deben acabar los ideales de resistencia por un país libre como con los que sueña Puerto Rico (“socio asociado en sociedad” con los Estados Unidos, en metáfora del poeta nacional cubano Nicolás Guillén). En tanto, quedó sorprendido con la respuesta de su gente que clamó:

“¡¡¡Residente, hermano, ya eres mexicano… Residente hermano, ya eres mexicano… Residente hermano, ya eres mexicano!!!”.

Incesante baile, brincos y gritos, abrigaron al boricua en todo momento agradecido, quien cariñosamente exclamó:

“Los quiero con cojones de verdad, cabrones”.

La catarsis imparable prosiguió con “Fiesta de locos”, para oírse rápidamente “Latinoamérica” y “Apocalíptico”. El repertorio sumó “Bellacoso”, “La vuelta al mundo”, “Ojos color sol” y “El futuro es nuestro”, encaminándose al finiquito irreversible de “No hay nadie como tú” y “Vamo’ a portarno’ mal”.

Aunque la súplica gruñía de que querían más, Residente y su brillante ensamble de músicos partieron en gratitud y extasiados por el calor de emociones en el Zócalo repleto, al rugido de René:

“¡Viva Latinoamérica unida!”.

Cuando el reloj marcaba poco más de las 21:40, los presentes salieron disparados hacia las calles oscuras del Centro de la ciudad, con el regocijo recargado en sus cuerpos por el festín de Radical Mestizo, que previamente había enardecido el rapero mexicano llamado Alemán, calentando extáticamente el corazón máximo del país a través de sus raps coreados y ovacionados a granel por la banda. En fin, una tocada de éxito grandioso y absoluto.

Comentarios





Fuente

Advertisements

Café Tacvba vuelve a interpretar “La ingrata” pero ahora en una versión feminista (VIDEO)

Café Tacvba 30 Años Foro Sol 58 - Café Tacvba vuelve a interpretar “La ingrata” pero ahora en una versión feminista (VIDEO)

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Poco más de tres años después, la agrupación mexicana Café Tacvba volvió a interpretar su éxito “La Ingrata”, aunque en una versión denominada por la banda como “feminista”.

Durante su concierto en el Foro Sol de este sábado en el marco de su gira por sus 30 años, la banda originaria de Satélite invitó a la cantante y compositora colombiana Andrea Echeverri, a quien le pidieron escribir una versión feminista del hit incluido en el disco “Re” de 1994.

“No la cantaban desde hace mucho porque se les fue la mano un poquito. Por eso me invitaron estos chicos para hacer una versión feminista”, dijo la colombiana.

Tanto el cantante Rubén Albarrán como la líder de Aterciopelados vistieron peculiares atuendos durante la interpretación de la canción, la cual fue la última de las 38 que conformaron el concierto de este sábado.

Aunque las primeras dos partes de la letra se mantuvieron intactas, fue en la tercera en donde Echeverri intervino para interpretar lo siguiente:

Ingrato,

No me importa si me quieres,

vale madres si me dejas, vengo a romper tu espada

a mandarte a la chingada

Ingrato,

Porque soy independiente,

porque no te necesito, no soy tu media costilla

es respeto lo que exijo

Ingrato,

como madre yo reclamo,

ni una más es lo que pido, ningún macho abusivo,

violará a una chava

Que la violencia se desaparezca,

la tolerancia, sea la bandera…

La última vez que Café Tacvba había interpretado “La Ingrata” fue el 27 de octubre de 2016.

De acuerdo con los propios integrantes de la agrupación -Rubén Albarrán, Emmanuel “Meme” del Río, José Rangel y Enrique Rangel- la decisión de dejarla de tocar fue que la letra de la canción incitaba a la violencia de género, pues varias de sus estrofas hacen referencia al acoso, humillación e incluso asesinato de una mujer.

Un ejemplo de lo anterior es la parte final de la canción, cuya letra original dice:

Pues si quiero hacerte daño, solo falta que yo quiera

Lastimarte y humillarte

Ingrata,

Aunque quieras tú dejarme

Los recuerdos de esos días, de las noches tan oscuras

Tú jamás podrás borrarte…

Por eso ahora tendré que obsequiarte

Un par de balazos pa’ que te duela

Y aunque estoy triste por ya no tenerte

Voy a estar contigo en tu funeral

…Y suena “Un violador en tu camino”

Antes de que diera inicio el concierto de Café Tacvba en el Foro Sol, varias mujeres feministas, invitadas por la banda, subieron al escenario para hacer la presentación del performance de origen chileno “Un violador en tu camino”.

Tal como se ha hecho en el Zócalo capitalino, la Glorieta de Insurgentes, decenas de universidades y otros del punto del país -y de otras latitudes del mundo-, las mujeres mostraron su rechazo en contra de la violencia hacia ellas.

Comentarios





Fuente

30 años de Café Tacvba: por la Madre Tierra y contra el Tren Maya

Café Tacvba 30 Años Foro Sol 73 - 30 años de Café Tacvba: por la Madre Tierra y contra el Tren Maya

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- A fin de preservar la zona donde el gobierno de la autodenominada “cuarta transformación” proyecta construir el Tren Maya, “se debe defender a la Madre Tierra sin tener preferencias por partidos políticos”, proclamó anoche Café Tacvba en consigna directa durante su fiesta del 30 aniversario en el Foro Sol. 

La protesta llegó al ápice del show, cuando el líder de “los tacvbos”, Rubén Albarrán, invitó a una representante de las comunidades indígenas a manifestarse en contra de dicho megaproyecto y así salvaguardar la naturaleza de la región.

OJO: Café Tacvba vuelve a interpretar “La ingrata” pero ahora en una versión feminista (VIDEO)

“En nuestro territorio se quiere imponer un tren interoceánico (pero) no es un tren para personas, para el turismo; es un tren para ellos, donde se va a transportar el comercio mundial y junto con eso un corredor industrial, donde se impondrán empresas”, señaló la joven integrante de la Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y Territorio, así como del Comité Nacional para la Defensa y la Conservación de la Selva de los Chimalapas.

(En lengua zoque, Chimalapa quiere decir “jícara de oro”: Chima es jícara, y lapa oro. Dicha selva se encuentra en lo que se conoce como la Sierra Atravesada en los estados de Oaxaca, Tabasco y Chiapas.) 

El conciso mensaje subrayó: 

“No traen nada bueno para nosotros, tenemos la selva más importante, es uno de los pulmones más importantes del mundo. Este gobierno de la Cuarta Transformación, que con balas pretende inmovilizar y no hagamos nada en defensa de nuestro territorio, en defensa de nuestra vida, les invitamos a organizarnos e informarnos… ¡Juntos defendamos la vida!”.

La chica recibió aplausos de aceptación de los 65 mil reunidos en el inmueble, estando acompañada por una comitiva que enseñaba una pancarta que inscribía: “El istmo es nuestro”. En tanto, Albarrán acentuó que se vive un momento difícil en México ante las personas de negocios: “El Tren Maya es la punta del iceberg”. Asimismo recalcó que se debe pensar más allá de ideologías partidistas y salvaguardar la Madre Tierra por sobre todas las cosas: 

“No hay ningún sistema político o partido político, ni ningún movimiento que haya podido crear el planeta”.

El festín cumpleañero 

Aclamados de principio a fin, Café Tacvba ofreció un extenso concierto cumpleañero de tres horas, donde brindaron un recorrido con rolas exitosas de antaño así como lo reciente.

Previamente al espectáculo, un grupo de feministas replicaron el performance “Un violador en tu camino” con ovaciones generalizadas, para que poco después de las 21:35 horas emergieran Enrique y Joselo Rangel, Rubén Albarrán y Emmanuel del Real Meme, quienes inmediatamente fueron aclamados por su enloquecido público. 

El festín por sus 30 años estalló las emociones al primer acorde de “Tengo todo”, “Cero y uno” y “Debajo del mar”. Con baile, brincos y cantos incesantes, la buena vibra que cubrió el foro lleno a reventar continuando con “Labios jaguar”, “La zonaja”, “Ixtepec” y “Volver a comenzar”.

Una producción colorida iluminó las miradas, con dos pantallas laterales y una monumental al centro, que a formas de mosaicos dibujó las figuras de los rockeros que también tocaron “La 11”, “La 2”, “Revés” y “Futuro”.

Una adaptación emotiva erizó la piel con “Gracias a la vida” evocando a Violeta Parra, y “Ojalá que llueva café” en honor a Juan Luis Guerra, para la cual se acompañaron del Dúo Huasteco, recibiendo ensordecedoras adulaciones. Después de “Las Flores” llegó la “Chilanga banda” del tamaulipeco Jaime López, al coreo gozoso de:

Transando de arriba abajo

Ahí va la chilanga banda

Chinchín si me la recuerdan

Carcacha y se les retacha…

Dieron paso a la celebración con el duro zapateado de “El fin de la infancia”, así como “Déjate caer” de Los Tres, misma para la cual tuvieron como invitados especiales a este grupo chileno.

Siempre bromista y alegre, Rubén aprovechó al igual para criticar a toda la clase política; a presidentes del mundo como Jair Bolsonaro (Brasil), Donald Trump (Estados Unidos) Sebastián Piñera (Chile) e incluso al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador (México).

Tras “La chica banda” en la que subieron a sus hijos para cantar con ellos, enfilaron un primer encore cuando apareció Meme al centro de la pasarela que surcaba la plancha tocando en su piano la melosa “El mundo en que nací”.

Los corazones románticos alertaron a los enamorados con “Eres”, para compartir rápidamente “Quiero ver” y guiar la despedida con los rechazos por el Tren Maya rasgando “El baile y el salón”. El finiquito definitivo se asomó con “Diecnte de León” “Zopilotes” y “María”, para firmar la velada sabatina convidado a la colombiana Andrea Echeverri (Aterciopelados) para “La Ingrata”, pero transformada por la también alfarera en una versión feminista.

Ingrato, no me importa si me quieres, 

vale madres si me dejas, 

vengo a romper tu espada, 

 a mandarte a la chingada. 

Ingrato porque soy independiente, 

porque no te necesito… 

Al cuarto para la una de la madrugada llegaba el final de la parranda con las multitudes insaciables exigiendo más rock.

Al frente del Foro Sol, se despidieron totalmente agradecidos Enrique y Joselo Rangel, Rubén Albarrán y Emmanuel del Real. Con catártica felicidad, los respetables fans dieron graciosa huida en una noche fría aunque solidaria de calor humano, por un show que quedará en los recuerdos con una de las bandas más queridas en nuestro país e insignia durante 30 años: Café Tacvba.

Comentarios





Fuente

Siddhartha, indie rock y melancolía en el Auditorio Nacional 

Siddhartha Auditorio Nacional 7 - Siddhartha, indie rock y melancolía en el Auditorio Nacional 

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- En un Auditorio Nacional completamente lleno donde hubo varios invitados, la noche de este viernes 10 mil almas corearon cada una de las 26 canciones que Siddhartha interpretó en la presentación de Memoria Futuro, su disco más reciente.

El escenario del Coloso de Reforma recibió a los músicos minutos después de las 21:00 horas; entre gritos y aplausos cada uno tomó su instrumento, subiendo al último Jorge González Siddhartha Ibarra, nombre real de Siddhartha.

Con una guitarra blanca en mano, el músico originario de Guadalajara evocó las notas de la primera canción de la velada, “Aves del tiempo”: cerrar los ojos y dejarse llevar por la música que salía también del bajo, la batería y los sintetizadores de la banda se convirtió en un ritual inevitable durante los 120 minutos que duró el show

Continuaron con “El aire” y “Ser Parte”, antes de que Siddhartha diera la bienvenida a los presentes: 

“Buenas noches Ciudad de México, qué gusto esta noche, sin duda es un sueño cumplido tenerlos a todos ustedes enfrente”, palabras que provocaron gritos y elogios para el músico, quien lleva por nombre artístico el título de la novela escrita hacia 1922 por el premio Nobel alemán Hermann Hesse (2 de julio de 1877-9 de agosto de 1962).  

  El concierto continuó con “Domingo”; los sintetizadores viajaban a toda velocidad entre la melodía, mientras los 10 mil asistentes al Auditorio Nacional bailaban desde su lugar. Después fue momento para “Extraños”, canción que todos cantaron sin error alguno, para que la siguiente melodía el foro construido por el arquitecto Teodoro González de León se convirtiera en una constelación con miles de lámparas de celular prendidas.

Continuaron “El poema y la caja”, canción que con los ojos cerrados las 10 mil voces que estaban presentes cantaban: 

En una caja con papeles/ se sumergían el ayer y el hoy/ el arte se escondía en un callejón/ guardé mil días en un frasco de loción/ Y un día como hoy / hablé con Sara/ le dije adiós…

La audiencia apenas se estaba acomodando las emociones cuando sonó “El deshielo” y luego “Infinitos”. Si bien casi nadie cuenta las canciones, la décima fue “Vida” para dar después bienvenida al primer invitado de la noche, Emmanuel Horvilleur, del dueto argentino Illya Kuryaki and the Valderramas, juntando su voz con la de Siddhartha e interpretar “Fuma”.

Hubo mucha interacción entre el músico y el público, quien constantemente se dirigía con palabras al micrófono: 

“Esta es la presentación oficial de Memoria Futuro, esto lo soñábamos sin querer. Entonces vamos a disfrutar”.

  Dicho lo anterior continuaron con “Película”, “Cada vez que vuelvas” y “La Ciudad”, pieza que grabó en conjunto con la agrupación mexicana Zoé.

  Acto seguido la siguiente convidada apareció: Ximena Sariñana, para interpretar a dueto con Siddhartha “Aves del tiempo”; el concierto siguió con “Náufrago” y “Bacalar”. Una pausa muy breve tomó Jorge Ibarra para preguntar: 

  “¿Todo bien allá arriba?, yo sé el esfuerzo que implica venir…” 

“No importa, yo te amo” contestó alguien entre el público, y arrancar con “Tarde”.

Más invitados

La recta final de la noche sucedió con “Algún día”, “A la distancia”, “El Chico” y “Buscándote”, sobre la que mencionó: 

“Esta tiene una dedicatoria especial…” 

Y sin dejarlo terminar, los presentes gritaron sin aspavientos 

“¡Yuya, Yuya, Yuya!”, en referencia a la youtuber y pareja sentimental del músico.

El concierto tuvo en su programación otro invitado, el sonorense Caloncho, quien subió al estrado para interpretar junto a Siddhartha y compañía “El loco”, y “Una noche tranquila”, bajando finalmente del escenario; pero como las agrupaciones suelen regresar, ofrecieron ese plus de sus presentaciones llamado encore. Y así lo expresó Siddhartha, previamente a “Me haces falta”: 

“Todo mundo sabe que (las bandas) van a volver a salir, el propósito es que esto es la mejor parte del show; de aquí en adelante es sólo un cerrar de ojos, esto es lo único que nos vamos a llevar”.

  Y tal premisa fue cumplida. Cerrar los ojos durante esas dos últimas canciones sucedió tras agradecer a todas las personas involucradas detrás de su proyecto musical, pidiendo Siddhartha a los asistentes olvidar por un momento lo que hasta hoy es más que común: grabar con los celulares los conciertos.

  “Gracias por la oportunidad de escuchar, esperamos estar a la altura del público que tocamos, yo les propongo a todos apagar el celular, nadie va a documentar esto, seguro habrá los que no quieran hacerlo y está bien”.  

Antes de interpretar “Únicos” todo quedó en completa oscuridad; el propósito fue solo dejarse llevar por la música y evitar captar videos para redes sociales, nada más guardar en nuestras memorias lo que sucedió en aquellos minutos…

  “Gracias chicos, es todo” fueron las palabras de despedida; así, el concierto del tapatío terminó. De hecho, Siddhartha tocó el mismo setlist que en su presentación del teatro Diana de Guadalajara, en noviembre pasado; únicamente hubo variación del orden de algunas canciones. Su gira continuará hoy en Campeche (Indie Fest); el 12 de diciembre se presenta en Ensenada, el día 13 en Tijuana y el día 20 en Zacatecas.

Comentarios





Fuente

En “Yo te bendigo, vida”, Monsiváis refleja trascendencia de Amado Nervo

20191207 202335 1024x576 - En “Yo te bendigo, vida”, Monsiváis refleja trascendencia de Amado Nervo

GUADALAJARA, Jal. (proceso.com.mx).- El libro “Yo te bendigo, Vida. Amado Nervo: crónica de vida y obra”, escrito por Carlos Monsiváis, refleja la trascendencia del poeta mexicano a más de 100 años de su partida, coincidieron los presentadores de la obra Luis Alberto Navarro y Vicente Quirarte durante el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En lo particular, el poeta tapatío Luis Alberto Navarro comentó que el título que eligió Carlos Monsiváis es un verso del poema más conocido, memorizado y recitado de Amando Nervo, “es un vistazo a su vida, y también un acercamiento a su obra, tanto poética, como narrativa y periodística”.

Refirió que en 12 capítulos, el periodista, cronista, y analista político Carlos Monsiváis -fallecido en 2010- “revela las facetas del poeta (Amado Nervo), en breves y sustanciosos capítulos, cosa que se le agradece. 

Es un libro que con la erudición, ironía y rigor crítico, clásicos de Monsiváis; nos acerca a los temas más caros del poeta y el trasfondo de los mismos, y que va desgranando con puntual minuciosidad desde su entorno provinciano hasta la llegada a la capital del país, y su derrotero como diplomático”.

También mencionó que la obra de Monsiváis acerca a la vida de Amado Nervo desde “su primera y última etapa poética donde ya es una figura famosa, querida y admirada por todos (…) Yo te bendigo Vida, no solo nos ofrece un recorrido puntual por la vida y los textos de Nervo, sino también por los escenarios tanto sociales como culturales, ideológicos y estéticos”.

Por su parte, el también poeta, dramaturgo y profesor de lengua, Vicente Quirarte refirió que “Yo te bendigo, Vida” es un libro muy valiente, muy provocador como era Carlos Monsiváis, pero con esa provocación nacida de la lucidez y de la inteligencia.

Vicente Quirarte recordó que el ganador del premio Nobel de Literatura en 1990, Octavio Paz, afirmó que Carlos Monsiváis “‘no era un hombre de ideas, sino de ocurrencias’, yo creo que Monsiváis era un hombre de muchas ideas y lo demuestra tan solo en el arranque de este libro, que dice mucho en poco”. 

El dramaturgo, mencionó que Carlos Monsiváis citó a su gran amigo, José Emilio Pacheco, quien dijo que “Nervo trabajaba con todo el lenguaje, no discriminaba, de ahí también su peligrosa popularidad”.

 

Considera que en esta obra, el fallecido periodista “enseña la vida y obra del poeta, y penetra en zonas que aparentemente están agotadas, creo que Nervo es un autor que seguiremos leyendo y analizando con el paso de los años; y el libro de Monsiváis, nos enseña a leer de otra manera”.

Comentarios





Fuente

Libro de Emiliano Zapata en el cine

El libro de Emiliano Zapata - Libro de Emiliano Zapata en el cine

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El centenario del asesinato de Emiliano Zapata en Chinameca, Morelos, este año, abrió una serie de conmemoraciones, entre ellas nuevas investigaciones como el libro Zapata en el cine (2019).

El volumen, coeditado por la Cineteca Nacional, la editorial Paralelo 21 y la web de cine Corre Cámara, y coordinado por Eduardo de la Vega Alfaro y Hugo Lara Chávez, con prólogo de Alejandro Toussaint, aborda en 268 páginas la figura del revolucionario en la pantalla grande:

Desde los primeros filmes, en donde su figura era menospreciada, como en Reconstrucción Nacional (1917), a los icónicos como ¡Viva Zapata! (1952), pasando por los de ficción, documentales, su simbolismo como en Enamorada (1946), hasta un análisis sobre las locaciones de las cintas, la respuesta de la prensa internacional, la influencia en el género italiano denominado Zapata western…

Así, cintas como Emiliano Zapata (1970) de Felipe Cazals, Zapata en Chinameca (1987) de Mario Hernández, y Zapata, el sueño del héroe (2004) de Alfonso Arau, tienen cabida en esta edición que se divide a su vez en siete textos:

“Zapata y el zapatismo en el cine documental mexicano (1911-2019)”, de De la Vega Alfaro y Rosario Vidal Bonifaz; “Zapata, zapatistas y zapatismo: retratos en el cine mexicano de ficción” de Lara Chávez; “El retorno de Zapata en la Guerra Fría: ¡Viva Zapata! (1952)”, de Adela Pineda Franco; “La promoción y recepción internacional de ¡Viva Zapata!”, de Bernd Hausberger; “La zona zapatista como escenario del cine de la Revolución Mexicana”, de Eduardo Espinoza Campos; “Zapata y sus ‘equivalentes’ en el western a la italiana (1966-1971)”, de Raffaele Moro; y “Zapata revisitado”, por Elisa Lozano.

El libro fue presentado en la Cineteca Nacional el pasado 20 de noviembre, mero aniversario de la Revolución Mexicana, y contó con la presencia de Lara Chávez, y algunos de los colaboradores del volumen: Espinoza, Moro, Lozano, así como los escritores Luis Jorge Arnau y Guillermo Vaidovits.

Zapata en el cine se puede adquirir en la librería de la Cineteca Nacional.

Este texto se publicó el 1 de diciembre de 2019 en la edición 2248 de la revista Proceso

Comentarios





Fuente

Susana Cato presenta «Ellas, Las Mujeres del 68» en la FIL

FIL1 - Susana Cato presenta "Ellas, Las Mujeres del 68" en la FIL

GUADALAJARA, Jal. (proceso.com.mx).- Durante la presentación dentro del marco de la Feria Internacional del Libro (FIL), “Ellas, Las Mujeres del 68”, de la autoría de Susana Cato, se abordaron diferentes temas, entre ellos el antes y después del feminismo.

Luego de que Susana Cato explicó a los asistentes al salón José Luis Martínez que su libro es una compilación de entrevistas a mujeres que vivieron el movimiento estudiantil del 68, surgieron varias preguntas, una de ellas fue, cómo surgió la idea.

La autora reveló que el editor, Juan Guillermo López le pidió escribir sobre las “mujeres del 68, que ese tema no se había tocado, hay muchos paréntesis en esa historia, por más que haya pasado los 50 años, por más que se han escrito mil libros”.

Incluso recordó que cuando laboró en Proceso recibió un video que se grabó en 1968, cuando entró el ejército a la plaza de Tlatelolco, a esa fuerza armada se le culpó de iniciar la masacre contra los estudiantes. Sin embargo, en esa filmación se veía muy claro que integrantes de la Brigada Blanca, enviada por Luis Echeverría, se colaron entre los oradores al tercer piso del edificio Chihuahua y comenzaron a disparar.

“El Ejército entra segundos después a proteger a la gente y a disparar contra el edificio, entonces nada más esa descripción, a mi me llama una autoridad de El Ejercito y me dice ‘le queremos agradecer, porque nosotros no lo podemos decir, gracias por decir la verdad, que nosotros no iniciamos la balacera’, ya luego el Ejército se portó como se portó”.

La autora que entrevistó a 18 mujeres, insistió en que a la historia le faltan “mil aspectos para completarse” y comentó que encontró a las protagonistas de su historia por recomendaciones, una de ellas fue Elisa Ramírez quien estuvo durante la presentación del libro.

Admitió que “no están todas las que son, ni todas las que están, queremos hacer otra edición con más personajes que van surgiendo. Pero yo creo que el panorama es muy bonito porque es muy amplio, todas las posturas son diferentes cada quien vivió su historia, como dice Elisa, su circunstancia en la rueda de la fortuna”.

Por su parte, Elisa Ramírez relató con humor negro su vivencia como estudiante universitaria. Refirió que ese parteaguas que marcó el 68, beneficio a las generaciones venideras.

“Los que aprovecharon que hubiéramos estado en el 68, fueron nuestros hijos” puesto que cambió para siempre la relación con la autoridad, y con el compañero de junto.

Descartó que a partir de ese movimiento surgió el feminismo, pero se calificó como una “feminista cursi”.

Comentarios





Fuente

Rosa Nissan y su nuevo libro: “¿Cuántas rosas hay en un rosal?”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Fundación Elena Poniatowska fue la sede de la presentación del último producto literario de Rosa Nissan: ‘¿Cuántas rosas hay en un rosal?’, su biografía collage publicada de forma artística y artesanal por Pyra-co con motivo de los 80 años de la escritora.

Frente a un pastel decorado con rosas rojas, la autora de ‘Novia que te vea’ agradeció el festejo al que acudieron alrededor de 500 personas, entre alumnos y lectores, y habló del libro, nacido de su inquietud como fotógrafa (profesión que ejerció a partir de su divorcio) y bordadora, lo que siempre ha hecho.

Con autorretratos tomados desde hace 40 años, Nissan se inspira en Fernando Pessoa, el poeta portugués, y cambia su nombre a mil variantes, y le escribe: “Sí, poeta, quería ser ‘normal’”. A lo que sigue su fotografía de niña con uniforme escolar. Y entonces “nacen brotes, transformaciones, personalidades distintas como las de Pessoa: Rous Demon (la luchadora), Rosamunda (la fotógrafa), Lola Luna (la Rosa sensual), Rosa Bovary, Rosca Muerta”.

Tras un terrible accidente automovilístico, se retrata con un violín: “Un poco desvencijado por el accidente, pero soy un Stradivarius.”

Luego del acto emotivo, a cargo de Carmen Gaytán, Maricarmen Arreola y Mali Haddad, Nissan recordó, como recuerda en su libro, la intensa alegría de vivir.

La tarde resultó gozosa en José Martí 105, colonia Escandón.

Comentarios

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.





Fuente

Los sueños wayúu en la película colombiana “Lapü”

Lapu documental - Los sueños wayúu en la película colombiana “Lapü”

TULUM, Q. Roo (apro).– Al darse cuenta que los sueños son parte fundamental de la muerte en los indígenas Wayúu de Colombia, César Alejandro Jaimes y Juan Pablo Polanco idearon un documental con elementos de ficción titulado Lapü.

Los realizadores, nacidos en Bogotá, se enteraron del sueño de la joven Doris, de esa comunidad, con un familiar fallecido y cuyos restos debía exhumar, y comenzaron el filme, el cual se proyectó en el primer Festival Internacional de Cine de Tulum (FICTU), que finalizará este 8 del mes en curso, y también forma parte de la sección Pueblos y Culturas Originarios de la 41 edición del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba, que inició el 5 de este diciembre y finalizará el 15 del mismo mes.

En la cinta, de 75 minutos, una chica wayúu se despierta intranquila porque ha tenido un sueño que no sabe cómo interpretar. Se lo narra a su abuela y al médico tradicional del lugar, y comprende que su prima, quien ha muerto hace varios años, le está pidiendo que desentierre sus restos y los vuelva a depositar en el cementerio de la familia en la alta Guajira.

Es un ritual, llamado el Segundo Entierro, donde sacan los restos de un familiar y es el evento más importante en la vida de un wayúu. Así Doris se prepara para entrar en contacto directo con la muerte, el mundo de los espíritus y los recuerdos de su prima.

Los dos directores coinciden que los colombianos conviven de manera particular con la muerte: “Son cifras tras una guerra civil de 50 años, y lo mismo pasa en México por la violencia. Crecimos, desde pequeños, viendo en los noticieros los números de fallecidos y nos insensibiliza. No son nombres de personas, sino cantidades, y se construyó toda una ida de nación frente al muerto bueno y el malo”.

Jaimes explica que lapü significa sueño en la lengua de los wayúu:

“La palabra sueño posee muchos significados en la Guajira. También es una deidad, igual es una forma de existir en el mundo o una fuerza que da y quita la vida. La película explora esa misma palabra y sus caminos distintos, y por eso nos interesó traducir el título”.

Compara ese ritual del Segundo Entierro con una boda, donde acuden todos los amigos y todo lo comparten y lo celebran. “Cuando se exhuman los restos de un pariente, invitan a todo mundo”, detalla.

La historia contiene partes de ficción, ya que Doris habla con su prima fallecida:

“Es una familia de muchas mujeres y nuestra relación con ellas se construyó desde el juego, y le propusimos a Doris que en el largometraje tuviera una charla con su allegada fallecida, y aceptó, porque ella había tenido en sus sueños conversaciones con su prima y eso se puso en escena”.

Manuel Ponce, asistente de dirección, explica que cuando “los wayúu se mueren por primera vez, se les efectúa un entierro común y corriente, pero el alma de esa persona queda suspendida en el mundo de los vivos, y después de un tiempo, en este caso pasaron nueve años, y Doris sueña con su prima, es como un mensaje de ese difunto que le pide a su familia que organicen ese segundo entierro para que el espíritu de ese ser se pueda ir por la vía láctea y llegar a un lugar que existe físicamente llamado Jepira para descansar”.

Jaimes estudió fotografía en la Escuela de Artes Guerrero y cine en la Escuela de Cine Unitec. Es cofundador con Juan Pablo Polanco de la productora audiovisual Los niños Films. Polanco cursó bellas artes con énfasis en audiovisual en la Universidad Javeriana y trabajó con la productora bogotana Crack donde participó en documentales y publicidad.

Comentarios





Fuente

Mujeres del 68 – Proceso

Ellas Las mujeres del 68 - Mujeres del 68 - Proceso

Para el fin de semana último de la edición 33 del evento librero más importante del mundo en lengua española –con 400 mil títulos, 700 escritores, 2 mil 350 editoriales y más de 3 mil actividades, dedicado a la India–, Proceso presentará tres volúmenes: El sábado 7 a las 16 horas Ellas. Las mujeres del 68, de Susana Cato; a las 20 horas Yo te bendigo vida, de Carlos Monsiváis, y el domingo 8 a las 12:30 El llanto de Vasco, de Jorge Munguía Espitia.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- “Memorias femeninas que recogen ese pasado que se niega a reposar” es frase introductoria de Susana Cato a su libro Ellas, las mujeres del 68 (Ediciones Proceso, 2019). Entre las mujeres entrevistadas hay mayoría de abogadas, científicas, artistas, maestras, doctoras en disciplinas diversas, todas en activo.

Figura también Marta Arias Carrera, cultora de belleza, que a raíz de la masacre del 2 de octubre procura caminar bajo la cornisa para librarse de los muertos aventados desde arriba. A esta mujer le disgustan los visitantes morbosos que “preguntan sin ton ni son” a cambio de ignorar la memoria del cuerpo que la inquieta: “¿Hay manera de limpiar la plaza tantas veces manchada de sangre?”, se pregunta. Su memoria conserva cadáveres y heridos amontonados por los soldados en camiones y ambulancias rumbo a su desaparición. De aquí Jaime Sabines: “Habría que lavar no sólo el piso, (sino) la memoria”, repite con su esposo con quien medita para concentrar la energía necesaria para sobrevivir.

De las mujeres veteranas reconocidas por su activismo eficiente para lograr la presentación de Luis Echeverría para responder los cargos del Comité del 68, está Ana Ignacia Rodríguez, la legendaria Nacha con su testimonio de título elocuente: “No me arrepiento de nada”. Su nota biográfica incorpora un cuarteto del corrido compuesto por Arturo Altamirano: “En mero Taxco, Guerrero, nació el 26 de julio, esa fecha, considero, era presagio y augurio”, y cómo no, si la historia fácil por inmediatista propone como causa inicial del Movimiento del 68 a la represión de la marcha celebrante de la Revolución cubana comandada por el Movimiento 26 de julio en homenaje a la fecha del Asalto al Cuartel Moncada en 1953, cuando pareció que todo terminaba en derrota.

La narración de las entrevistas da a entender lo común construido sobre la marcha a partir de situaciones de vida diversas hasta construir la decisión sintetizada por La Nacha en un verso cantado por Edith Piaf, la cantante emblemática del existencialismo francés: “No me arrepiento de nada” con todo y la memoria de la cárcel, los maltratos, la persecución, el susto por la sentencia de 75 años de encierro, soportable gracias a la resistencia construida en las celdas de Santa Martha Acatitla, en las visitas con el inesperado amor luego concretado en las hijas con nombres necesarios: Tania por la guerrillera Tamara Bunke y Mercedes por la hermana fiel.

Resistencia, dignidad amorosa y justicia, arman una dialéctica invencible y tan material como la de los dirigentes y sus mensajes. Las firmas de los compañeros encerrados en Lecumberri como Raúl Álvarez Garín, José Revueltas, el inclaudicable Pedro Castillo, alentaron y acompañaron las ayudas de otras mujeres presas practicantes del internacionalismo como Teresa Confretta, argentina trotskista acusada de participar en la guerrila de Yon Sosa en Guatemala, presta a facilitar la sobrevivencia sin más reconocimiento que la tierna camaradería.

Herlinda Sánchez Laurel, la joven comunista de Ensenada, delegada al Consejo Nacional de Huelga por la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, narra  la organización del taller de propaganda con la disciplina necesaria para que el señor director Fernando Castro Pacheco, veterano grabador del Taller de Gráfica Popular y muralista,  le diera las llaves de la escuela con el permiso de tomar de la bodega los materiales necesarios. Sintetizó en una frase el riguroso cumplimiento de las tareas necesarias: “Entregué La Esmeralda completita, como la recibí”. Esta mujer salió perseguida a Ensenada donde realizó un mural por encargo del sindicato de maestros, de donde tuvo que regresar de prisa por las amenazas a su familia ante la inminente gira de Echeverría por California. En 2018 restauró ese mural y pintó como tríptico la más excelente síntesis del 68 antes de morir de un infarto en 2019.

Recuerda en su testimonio a Cecilia Soto Blanco, olvidada dirigente teórica y práctica cercana a La Nacha y a La Tita (Roberta Avendaño, delegada al CNH por la Facultad de Derecho de la UNAM), también de Ensenada, donde falleció sin dejar de organizar a maestros y estudiantes. Preparada físicamente como buena mujer comunista, la compañera Soto jaló a La Nacha en medio de la balacera, corrieron, saltaron, treparon, hasta salir de Tlatelolco el 2 de octubre, subieron a un camión cargado con de estudiantes llorosos, lastimados, asustados, pero dispuestos a procesar y discutir la situación en Ciudad Universitaria y el Casco de Santo Tomás.

De las entrevistas van saliendo situaciones, usos y costumbres rotas por el apremio de salvar la vida, de eludir persecuciones, de curar y curarse. En esta dialéctica por la vida aparecen personajes como Carlos Sevilla, el más seductor y simpático a pesar de no ser guapo, iniciado en el trotskismo del Partido Obrero Revolucionario (T) y en el grupo Miguel Hernández de la Facultad de Filosofía. Propuso la Preparatoria Popular a los rechazados que al echarla a andar, probaron que había cupo y maestros de todas las escuelas y facultades, hasta ganar el reconocimiento de estudios de la UNAM. El 19 de septiembre entró a Ciudad Universitaria cuando todo mundo salía ante la inminente invasión militar y policiaca. Decidió entrar porque debía repartir el proyecto de programa político que le había encargado el Consejo Nacional de Huelga. Recuerda todo esto con ternura la entonces quinceañera Patricia de los Ríos, hija de chileno y refugiada de la República española, porque Carlos la conquistó fascinado por sus calcetas. Se casaron. Recuerda cómo le pidió correr a su mamá Enriqueta González, quien le suplicó llorosa que le pidiera perdón al presidente. Esta mujer sufrió hasta comprender y sumarse como la que llevaba comida más asidua y combativa.

Historias ignoradas, solidaridades probatorias de que no sólo fueron universitarios y politécnicos los movilizados, sino también de otras escuelas como las normales donde se formó Eufrosina Rodríguez que en el 68 confirmó la urgencia de educar y aprender los saberes de los migrantes forzados de Chiapas y Guatemala.

La poesía en armas de Alcira Soust, la legendaria uruguaya suficientemente loca como para sobrevivir repartiendo poemas, haciendo coloridos carteles a mano, plantando rosales por los escritores entrañables y encerrándose en un baño durante los doce días de la ocupación militar de Ciudad Universitaria.

Mariángeles Comesaña, con la buena formación profesional de antropóloga y poeta afín a la República española, aporta poemas y brilla como editora y promotora cultural.

Tal cual Elisa Ramírez con todo lo necesario para enseñar y aprender, organizar talleres, reunir narraciones indígenas, traducir, en fin, alentar la sabiduría propia de la nación imaginada por los libertarios.

“Cómo te escurre la sangre, Plaza de las Tres Culturas” es el título del primer testimonio en el libro, el de Judith Reyes, la periodista y cantora más activa en cuanta huelga, plantón y toma de tierras hubo desde el Asalto al Cuartel Madera en 1956 hasta los 70.

“Ser los ojos”, sintetiza la memoria de María García y sus mil fotografías, para alimentar el espíritu de lucha a la par del teatro guerrilla y formal testimoniado por María Rojo al recordar sus tiempos de estudiante del INBA.

De la misma índole de praxis estética es el testimonio de Rina Lazo, sacada de su casa, encarcelada y amenazada de deportación para ofrecerla a la dictadura guatemalteca. Admirada por sus registros dibujados y grabados en el Penal de Santa Martha Acatitla, cumplió numerosos encargos de las compañeras presas. Bello de verse, el libro de Susana Cato tiene como portada una litografía de Rina Lazo de mujeres bañándose en las regaderas de presión.

Ismael Colmenares, el legendario Mailo, concluye con su poema “Aves nocturnas”, y fiel a su condición picaresca cita la solidaridad de La Viuda Negra, presa en Santa Martha Acatitla. Queda corta la nota de vida del eminente profesor historiador, fundador de Los Nakos, que aún alimentan con sus parodias cantadas la repulsa a los déspotas, como muestra de su trabajo libertario colectivo que dio lugar a la editorial Quinto Sol para educar con la lectura de las fuentes históricas originales.

De Espartaco al Che y de Nerón a Nixon fue el primer libro muy exitoso entre los maestros ceceacheros (del Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM).

Pertinente remate de un libro de la memoria que no sólo registra sino transforma para bien de todos y todas.

______________________

* El autor es historiador del arte, investigador del INBA y activista social.

Este texto se publicó el 1 de diciembre de 2019 en la edición 2248 de la revista Proceso

Comentarios





Fuente

1 2 3 25