Honrar al Supremo Tribunal de Justicia

STJE-770×392-2
Compartelo

PARACAÍDAS

Rogelio Guedea

Honrar al Supremo Tribunal de Justicia

Antier fueron nombrados los magistrados que reemplazarán a los tres magistrados jubilados recientemente del Supremo Tribunal de Justicia. La propuesta la envió el gobernador Nacho Peralta y fue aceptada por un Congreso que todavía tiene de aliado. Los nuevos magistrados son René Rodríguez Alcaraz, Leticia Chávez Ponce y Sergio Marcelino Bravo. Los dos primeros tienen una trayectoria sólida en el ámbito jurídico. René Rodríguez Alcaraz, profesor de nuestra máxima casa de estudios, es un abogado formador de abogados, querido y respetado por el gremio y sin duda una propuesta que difícilmente sería mal vista incluso por la gente de adentro del Tribunal de Justicia. Leticia Chávez ha hecho su carrera dentro del Poder Judicial y su nombramiento es nada más una consolidación de su trayectoria.

El mandatario habría salido invicto de esta batalla si su tercera propuesta hubiera sido otro abogado de la misma línea, preferentemente con carrera reconocida dentro del poder judicial, pero cometió un yerro que no hizo sino ensombrecer los nombramientos. Haber puesto en esta terna a Sergio Marcelino Bravo fue ganarse de forma gratuita la animadversión de abogados con carrera dentro de la institución y, además, del gremio de abogados del Estado, pues la trayectoria de Sergio Marcelino Bravo es más política que jurídica, aun cuando cuente con algunos cargos en este rubro.

Como su trayectoria en el poder judicial es prácticamente nula y no cuenta con el reconocimiento como abogado (como en el caso de René Rodríguez Alcaraz), su nombramiento es errático por dos razones básicas: se demerita a quienes sí tienen méritos para ocupar esta distinción y se agravia la trayectoria de los otros dos nombrados (Rodríguez Alcaraz y Chávez Ponce) pues se envía el mensaje de que distinciones como ésta responden más bien a una voluntad política que a una meritocrática.

Te puede interesar:  La banda de 2.5 GHz en México y su licitación: ¿en qué consiste y para qué nos servirá?

Para decirlo en palabras simples: es como si el gobernador decide condecorar la trayectoria de los mejores futbolistas del mundo y elige, por supuesto, a Messi y a Ronaldo, pero también mete en el mismo saco a su amigo con el que jugaba futbol en la primaria. Por eso pienso que si el gobernador pretende mejorar la percepción que tiene la ciudadanía sobre él mismo y su administración, no será con este tipo de decisiones como lo conseguirá.

Una posición al nivel de magistrado sólo se le puede dar a abogados eminentes, juristas que no sólo tengan un reconocimiento evidente entre sus colegas sino también social, y que además hayan constatado, por lo menos, una independencia tal (dada por su solidez profesional) que la distinción obtenida no se vea precisamente como un favor político sino como un reconocimiento a una trayectoria. Si el gobernador piensa todavía hacer más nombramientos antes de que termine esta legislatura, yo espero que sus propuestas sean personas capaces, idóneas, honestas, con reconocimiento social, no importa que además sean sus amigos.

No lo olvidemos: las instituciones de Estado se honran  precisamente cuando sabemos distinguir entre profesionalismo y compadrazgo, entre favor y mérito, y entre visión de Estado e intereses personales.

Advertisements
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Honrar al Supremo Tribunal de Justicia

Agencia Mundial de Noticias en Español que amplifica las voces de la sociedad civil.

Colabora con nosotros