Advertisements
Saltar al contenido

La CDMX, un epicentro mundial de la pandemia

enero 31, 2021
Tuvo CDMX 49 de muertes en co 1204954 - La CDMX, un epicentro mundial de la pandemia


#CDMX #unepicentro #mundial #pandemia

MEXICO.- Los habitantes  de la Ciudad de México saben que están en uno de los epicentros de la epidemia. No porque lo digan las cifras de medición internacional que ubican al país como el tercer más mortífero del planeta, según la Universidad Johns Hopkins, sino porque cada uno de ellos tiene uno o varios familiares amigos o conocidos enfermos o intubados; en busca de oxígeno u hospital… O una funeraria.

“Esto es una desgracia”, lamenta Ivette Baltazar, quien en los últimos días perdió a dos de los suyos; otro más necesita oxígeno, un cuarto está intubado y dos en cuarentena.

La capital mexicana, con más de 20 millones de habitantes, concentra una quinta parte de los casos que llevó a  México al tercer lugar mundial por el número de fallecimientos (sólo por detrás de Estados Unidos y  Brasil) con casi  160,000 muertos con un pico récord del sábado pasado cuando  en un solo día registraron 1,498   muertes.

Las autoridades dicen que este abrupto incremento de casos mortales es producto de las reuniones y fiestas decembrinas, pero también hay críticas sobre las laxas políticas respecto al  uso de la mascarillas, la sana distancia  y  el confinamiento.

“Ahora que vemos morir a la gente que queremos, que ya empezamos a creer que el coronavirus sí mata, nos debe servir  de lección para hacer consciencia  de la importancia de cuidarse porque cualquier error cuesta la  vida”, advierte Ivette Baltazar.

El drama de los Baltazar comenzó poco después del Año Nuevo, cuando su primo Enrique, un profesor de clases de baile de salón, asistió a una fiesta aparentemente de trabajo. O quizás harto del encierro o porque estaba muy confiado. Eso nunca lo sabrán porque no lo explicó y exactamente 15 días después de ese evento murió contagiado de COVID-19.

1x1.trans - La CDMX, un epicentro mundial de la pandemia
Enrique y su mamá en un evento de baile previo a la pandemia (Foto cortesía: Familia Baltazar)

Y también salpicó a media familia. Para empezar, a la madre a quien cuidaba intermitentemente porque se rotaba las guardias con sus cinco hermanos.  También contagió a tres de éstos y  dos cuñados que hoy se debaten entre la vida y la muerte; uno, en un hospital del Seguro Social y otro en el Hospital Ángeles el Pedregal, uno de los más caros del país.

Leer:  Una pareja en el Estado de México transmite abuso a su hija de 8 años por Facebook Live

“No tenían opción, están muy  graves”, señala Ivette Salazar.

Enrique regresó del evento y fue directo al departamento de la madre para cumplir la obligación de pasar un día con ella y ayudarle con algunas tareas que ya no  le  eran  posible cumplir debido a su edad: 83 años. Una de las hermanas que vivía a lado lo suplió y  luego  la otra.

Otro   de ellos voló desde Playa del Carmen para visitarla antes de una  operación de riñón que ella tenía programada. Estuvo unos días y regresó  infectado sin saberlo porque los primeros síntomas aparecieron de distinta forma. Enrique y  las dos mujeres empezaron sólo con tos y gripa; el viajero, con diarrea.

Tomó el avión de regreso a casa y en Playa del Carmen se desató. La esposa lo llevó al hospital y ahora está  en espera de saber si ella también tiene COVID-19 como muchas otras familias que forman parte de la  cadena de contagios que hoy de tiene de luto a la  CDMX: de los más de 155,000 muertes en todo el país en el año, unas 22,000 ocurrieron aquí, según la Secretaría de Salud.

Analistas de datos consideran que esas cifras, aunque oscuras, podrían ser muy conservadoras y se calcula un subregistro  de aproximadamente la mitad.

“Como se hacen pocas pruebas o solamente en casos obvios o no necesariamente a difuntos, hay muchos muertos que no se registran como fallecido por Covid-19. Esa es la principal razón de por qué la cifra es tan diferente entre el INEGI, otra fuente oficial”, comentó Laurianne Despeghel, consultora en economía y analista de datos.

El Instituto Nacional  de Estadística y Geografía tiene una cifra del 44.8% superior . Aunque éste sólo abarca el periodo entre los meses de enero  y  agosto pasados, Despeghel calculó que, con base en esos datos  de INEGI, habría más de 300,000 fallecimientos por COVID-19 en este momento.

Lejos de la estadística, en el día a día los chilangos o capitalinos lo viven así: “Todos los días le tengo que dar el pésame a alguien conocido”, afirma Rodrigo Salinas, un contador público que trabaja desde casa. “A  un amigo,  a mi primo,  a mi  vecino, a  mi tía…”

Leer:  Gobernador de Hidalgo entra en cuarentena por coronavirus

¿Negligencia?

Betel Sánchez dejó de preguntarle a su padre sobre su equipo de trabajo porque sabía las respuestas.  Se hicieron cada vez más repetitivas: “No me contesta fulano, murió sutano, ¿te acuerdas de mengano? Pues…  murió de Covid”.

Soldadores, plomeros,  albañiles, ayudantes generales, electricistas. Trabajadores de primera línea o proveedores de la  empresa  de  mantenimiento de maquinaria para alimentos siguen  muriendo. Los mensajes  de  Whats App aparecen sólo con una palomita (un check)  en señal de que el mensaje se envió, pero nunca fue leído. “Es tanta gente  que ha muerto entre conocidos que ya no tengo la cuenta”, dice Betel Santillán.

La suma  que sí  lleva es sobre los familiares. A detalle, la muerte de dos tías y el caso de su prima Arantxa quien llevó el coronavirus al negocio de  Betel  Sánchez cuando  ésta la invitó a  trabajar un fin de semana sin  saber que sería un  foco  de contagio.   Aranztxa llegó a empacar fruta deshidratada,  se sentó  en la  misma mesa  donde estaba Betel, sus padres, hermanos, la cuñada, tías y sobrinos.

1x1.trans - La CDMX, un epicentro mundial de la pandemia
Betel y su famila en trabajo conjunto en una empresa familiar (Foto cortesía: Familia Betel)

Era día de su cumpleaños 18 y después fue a comer. Fue, vino,  comió, bebió  y a los pocos  días recibió una llamada  del  esposo  de la  psicóloga  que Aratxa había visitado previamente. La  doctora supo que estaba contagiada y aún  así citó a  varios  pacientes. Después murió.

“Ella estuvo unos días enferma y lo  superó; para mi familia fueron días en espera horribles pero no fuimos positivos al covid porque cuando estuvimos en contacto con mi prima usamos mascarilla y  careta”.

El caos

El problema de contagiarse actualmente en la CDMX y la zona conurbada es la saturación de los hospitales, las  funerarias y los hornos crematorios.

La Secretaría de Salud reconoce que hay un 88% de ocupación hospitalaria por coronavirus, y al menos 29 hospitales están al 100% de su capacidad por lo que las familias tienen que peregrinar en busca de un espacio mientras el presidente de la  Asociación local de propietarios de funerarias, David Velez, denunció que el rebrote incrementó la demanda un 300%.

Leer:  Gobierno del Estado atiende a mujeres y niñas durante el periodo de contingencia – Archivo Digital Colima

Los  Salazar han padecido  por este desorden. Ante la desesperación por atender  a su padre que requería de oxígeno, optaron por internar a uno  de ellos en el Hospital  Ángeles,  donde la  factura mínima es de 25,000 dólares. No querían arriesgarse a  buscar atención en un público: muchas familias pasan horas buscando un   espacio para sus   enfermos y muchos mueren en  el  intento.

Situación similar ocurre en los crematorios  y cementerios. El presidente de la Asociación local de propietarios de funerarias, David Velez, denunció que este rebrote se incrementó la demanda un 300% igual que en los camposantos.

Ivette Salazar cuenta  que,  tras la muerte de su primo Enrique y de la  madre de éste una  semana después,  fue  muy  difícil cremarlos a pesar de las inversiones  que las  funerarias han hecho. Grupo Gayosso, uno de los más importantes del país, comenta que aumentaron en 30% la compra de hornos para cremación, 35% las unidades de traslado y 25% el personal de atención en su call center.

“Tardaron cinco días en entregarnos las cenizas”, precisa Ivette  todavía consternada. No puede creer que  cualquier descuido termine en una situación tan triste. A Enrique tuvieron que  ir a buscarlo a su casa  porque no respondía el  teléfono. Parecía que tenía solo tos y gripa  y murió solo  la madrugada del 16 de enero. El 24, siguió la madre.

Ella supo que tenía Covid ni que Enrique se le adelantó en en el torbellino de la segunda ola de contagios en la CDMX que espera la vacuna que prometía mucho, pero que aún no llega y se pelea porque están escasas.

Seguir Leyendo: Enfermeras mexicanas enfrentan a sus jefes: ¿Por qué se vacunan primero si nosotros estamos en contacto con los pacientes COVID-19?



Fuente

Advertisements