La normativa en los patinetes eléctricos para 2019

patineta

En 2016, La Dirección General de Tráfico (DGT) publicó una instrucción para intentar ordenar la circulación de vehículos de movilidad personal (patinetes eléctricos, segway, sillas con motor eléctrico para personas con movilidad reducida, entre otros), donde existía un vacío legal. En ella especifican que son vehículos que se mueven por cualquier espacio, sin ningún código de circulación, indicando que estos dispositivos podrán «ubicarse físicamente sobre la calzada, siempre que se trate de vías expresamente autorizadas por la autoridad local» y no circular por las aceras. Aunque al final, serán los ayuntamientos, los que tengan que regular sus ordenanzas para saber por dónde deben circular.

Los patinetes eléctricos están catalogados como “Vehículos de Movilidad Personal de tipo A” y ciudades como Barcelona ya incluyen una ordenanza municipal donde prohíben a los menores de 16 años el uso de ese vehículo que es capaz de alcanzar los 20 kilómetros por hora.

Sevilla por ejemplo cuenta con una ordenación mínima recogida en un párrafo de la Ordenanza de Circulación. En ella se indica que estos vehículos deben ser “autorizados” por la Dirección General de Movilidad del Ayuntamiento para poder circular siendo considerados como como una bicicleta.

Por otra parte, como no se ha regulado en el ámbito estatal, no hay obligación de matricularlos, ni se exige edad mínima al conductor o conocimientos mínimos de circulación, pese a que usan un vehículo con motor. Y, aunque no sea obligatorio, se recomienda especialmente escoger un seguro de patinetes eléctricos para incluir la responsabilidad civil, fianza y defensa jurídica por si ocurriese algún tipo de accidente.

¿Qué ocurre en Madrid?

En Madrid, los patinetes eléctricos no pueden moverse por las aceras y calzadas de la ciudad. La nueva ordenanza elaborada por el Área de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio madrileño tiene previsto considerar al patinete eléctrico como una bicicleta más. Esto quiere decir, que se podrá circular por las ciclocalles, carriles bici protegidos y pistas bici, siempre que la anchura del vehículo lo permita en condiciones de seguridad, respetando siempre el paso de peatones en los cruces señalizados.
Por otro lado, la DGT propuso varios criterios de los cuales nos interesan dos: la imposibilidad de asimilarlos a la figura del peatón, lo que implica que no pueden hacer uso de las aceras y espacios reservados a los viandantes; y la imposibilidad de catalogarlos como vehículos de motor.

Advertisements