La redención de Mike Kendall

la-redencion-de-mike-kendall
Compartelo
En su cuarto largometraje, Small Town Crime (2017, Estados Unidos), los hermanos Nelms, Ian y Esmon demuestran la firmeza de su pulso narrativo al desplegar un quizá pequeño y algo genérico, pero bastante conciso hard boiled de trasfondo rural en el llamado Estado Unidos profundo. Uno que al desarrollar su consabida historia de redención nos introduce a uno de los personajes más memorables que seguramente veremos en las pantallas este 2018: el Mike Kendall que interpreta el siempre efectivo John Hawkes.

Kendall es un expolicía que pasa sus días intentando encontrar un nuevo trabajo luego de haber sido dado de baja tras protagonizar un incidente que le costó la vida a su compañero y a una víctima. Sus noches se le van buscando quién se presta a aflojarle un diente de un puñetazo, bebiendo hasta perder el conocimiento y a veces ayudando a su cuñado Teddy Banks (Anthony Anderson) con algún problema de parrandas. Y aunque pareciera que estamos ante una criatura que ha desarrollado el malsano gusto de lamer sus heridas en público, la verdad es que Kendall es un sardónico y carismático personaje que bajo su oxidada armadura o su “traje de 50 dólares” guarda a un quijotesco caballero que pagará su “libra de carne” por conseguir justicia a cualquier damisela en desgracia, sin importar que dicha damisela esté viva o muerta.

Una mañana, tras despertarse de una borrachera que lo llevó a un paraje despoblado, Kendall encuentra a una joven molida a golpes y abandonada a un lado del camino. Como la joven aún respira, la lleva al hospital en su ruidoso Nova. Un par de detectives (Michael Vartan y Daniel Sunjata) hacen el interrogatorio de rutina y, tras confrontarlo por su pasado, lo dejan ir convencidos que él no tuvo nada que ver. Sin embargo, la cosa no para ahí para Kendall. Cuando lleva su auto a lavar, pues quedó manchado con la sangre de la muchacha, le informan que el teléfono de la chica quedó bajo el asiento. Decidido a entregárselo, compra flores y va hacia el hospital cuando se entera que la joven murió. Así comienza su cruzada por encontrar a los asesinos de la joven. Y dicha cruzada lo hará conocer tanto los lugares más oscuros de ese pequeño pueblo en el que vive, como algunos brillos que desconocía que existían. Así, hacia el final de esta historia que lo llevará a hacer equipo tanto con el vengativo y adinerado abuelo de la joven fallecida (Robert Foster), como su pintoresco proxeneta (Clifton Collins Jr.), lejos de importar quién mandó matar a la muchacha o las razones tras ese “crimen de pueblo”, los hermanos Nelms nos presentan un basto universo narrativo que abreva del clásico literario Cosecha Roja, de Dashiell Hammett, tanto en tono como en posibilidades.

Te puede interesar:  Narcofutbolistas y narcoartistas

¿Y dónde podemos ver esta delicia de apenas hora y media? Pues en qué otro lugar más que Netflix. Sí, el “enemigo” compró los derechos para distribuir esta película luego de su paso, hace un año, por el festival SXSW. De ahí estuvo disponible en Direct TV, luego tuvo un paso en cines norteamericanos bastante corto (y limitado) a principios del año y ahora, aquí está, a un click de distancia.

spLG0bp9 - La redención de Mike Kendall

Agencia Mundial de Noticias en Español que amplifica las voces de la sociedad civil.

Colabora con nosotros

Advertisements