Liberación de precios de la gasolina en México

liberacion-de-precios-de-la-gasolina-en-mexico
Compartelo

La reforma energética instaurada en México en 2013, ha significado ajustes sustanciales al mercado de gasolina y diésel, entre los que destacan, la aplicación del Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS), la llegada de inversión extranjera para explorar pozos profundos, el permanente aumento de precios, así como su liberación total en el territorio nacional, a partir del 1 de enero de 2018. La implementación del IEPS ha permitido elevar la recaudación de 46.0 a 430.1 mil millones de pesos entre 2013 y 2018; el precio de la gasolina aumento en 20% en 2017; el consorcio internacional conformado por las empresas Talos Energy, Sierra Oil, y Gas y Premier Oil descubrió en el Pozo Zama 1 (Tabasco), una reserva de más 350 millones barriles de petróleo crudo equivalente (bdpe). En ese contexto ¿Qué panorama se espera con la flexibilización de los precios de los combustibles?

            Según Guillermo García Alcocer, Presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE, 2017), en la mayor parte del país, los precios máximos de la gasolina, que venía fijando la SHCP dejarán de operar. Nueve de cada 10 estaciones de servicio estarán vendiendo gasolina con precios que establecerá la oferta y la demanda. Lo que ya se identifica en este momento es que 23% de las 11,697 estaciones que existen en México, ya no registran la franquicia de Pemex, observándose la incursión de empresas como BP, Ecogasolineras, Petro 7, Hidrosina, OxxoGas, Costco, Gulf, Chevron, entre otras (Pemex, 2017).

La flexibilización de los precios de los combustibles en México estará determinada por los costos de referencia de las gasolinas de Texas, Estados Unidos de América (EUA) por ser el mercado más líquido, profundo, de refinados en el mundo, el cual podrá moverse constantemente durante el día de acuerdo con las cotizaciones del petróleo en el mercado internacional. Según Forbes (2017) Los factores que determinarán los importes de la gasolina serán el precio internacional del petróleo, transporte y almacenamiento, costo de refinación, tipo de cambio, IEPS e IVA y el margen comercial.

Te puede interesar:  LG es el primer fabricante en cumplir la disposición del IFT, activará la radio FM en todos sus smartphones

De acuerdo con la CRE (2017), la estrategia de flexibilización del mercado de gasolinas y diésel en el país, se administró gradualmente en cuatro etapas durante 2017: Baja California y Sonora (30 de marzo); Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León (15 de junio); Baja California Sur, Sinaloa y Durango (30 de octubre); Nayarit, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Colima, Michoacán, Guanajuato, Guerrero, Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Morelos, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Tlaxcala, Chiapas y Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán (30 de noviembre).

Al respecto, la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros A.C. (AMEGAS, 2017) estima que los combustibles sufrirán un aumento del 6.9%, debido a la actualización del IEPS y la inflación proyectada para 2018, generando que la gasolina Magna tenga un incremento de 0.37 centavos, mientras que la Premium y el diésel subirá 0.32 y 0.39 centavos respectivamente. Con estos acrecentamientos, el precio promedio de la magna superaría los 17 pesos por litro y la Premium y Diésel sobrepasarán los 19 y 18 pesos cada combustible. Según Expansión (2017), citando al CI Banco, los efectos que traerán consigo la liberación de precios serán: un aumento de la inflación en 1% en enero; de los precios en bienes y servicios; impacto negativo al gasto de los mexicanos; aumento de la tasa de interés; afectación al potencial del crecimiento económico; generación de un mercado de combustibles más eficiente; y ampliación de la competencia entre proveedores.

Te puede interesar:  Collaboratively recaptiualize innovative

Hay que recordar que la reforma energética ha generado ganancias relevantes para la erario público, sin embargo, se identifica que también ha originado un movimiento a la alza de la inflación y la tasa de interés, por ejemplo, la primera se colocó en 6.77 (Banco de México, 2017), la más pronunciada en los últimos 17 años (El Financiero), mientras que la segunda, de acuerdo con el Banco de México, se duplicó en tan solo 18 meses, ubicándose en su nivel más agudo desde enero de 2009

En conclusión, la liberación de precios ha sido una decisión de gobierno poco difundida. Ante nuevos incrementos en el precio del combustible, se advierte la presencia de un aumento en variables macroeconómicas de referencia; de la llegada de más empresas privadas extranjeras para la venta de gasolina; así como de un riego latente por los movimientos permanentes del precio internacional del petróleo, por ejemplo, actualmente se encuentra en 69.77 dólares por barril, en 2008 alcanzó un máximo histórico de 145.8, pero a fínales de 2015 estuvo en 36.2. Ese es el aspecto más preocupante, la inestabilidad en el mediano y largo plazo, debido a la incertidumbre en EUA y a los conflictos en Medio Oriente y en Venezuela, naciones altamente productoras de petróleo. Una baja en el precio internacional provocaría un aumento directo en el valor de la gasolina para consumo local.

José Manuel Orozco Plascencia

manuel_orozco@ucol,mx

orozco - Liberación de precios de la gasolina en México
Dr. José Manuel Orozco Plascencia
Coordinador del Doctorado en Relaciones Transpacíficas (DRT) y
Profesor-Investigador de la Facultad de Economía de la Universidad de Colima
Advertisements