Advertisements
Saltar al contenido

Mario Delgado en la Universidad de Colima

febrero 22, 2019
Rogelio guedea

PARACAÍDAS

Rogelio Guedea

Las universidades (y la de Colima no es la excepción) son espacios abiertos, plurales, tolerantes a los desafíos que implican la discrepancia y la disidencia, críticos y autocríticos por antonomasia, respetuosos de la libertad pero cuidadosos de que ésta no violente derechos de terceros, progresista pero sin que se destruyan preciosos legados y tradiciones.

Es, en suma, el lugar en el que se oficia (o se sueña) la sociedad que queremos tener, ni más ni menos. De esta manera lo ratificó Mario Delgado Carrillo, presidente de la Junta de Coordinación política de la Cámara de Diputado del Congreso de la Unión, durante la conferencia que dio en nuestra casa de estudios la semana pasada.

Y lo dijo así, frente al rector José Eduardo Hernández Nava, ex rectores y el propio gobernador del Estado: “es imposible explicar el desarrollo de nuestro estado sin la Universidad de Colima”. Después, el discurso del congresista de la Unión giró en torno al proyecto de la Cuarta Transformación en general y a lo que éste esperaba hacer en beneficio de la educación de nuestro país y de nuestro estado, en donde se espera que se logre becar al 100% de los estudiantes de educación media superior.

En su intervención, el rector Hernández Nava fue enfático al afirmar que, aun cuando “la Universidad ha participado y contribuido en la definición de las políticas públicas del país”, esto no ha implicado “ceder autonomía ni libertad de cátedra y examen de ideas, porque ésta es la esencia de la universidad y su mayor contribución: libertad para pensar y actuar por el bien común”.

Leer:  US And Mexico To Curb Border Travel To Control Coronavirus

Hasta aquí todo está en su debido sitio: la apertura de la universidad para recibir a un legislador federal morenista (que además tiene cercanía con el presidente López Obrador) y la posición universitaria con respecto a la forma en que ésta lleva, digamos, su política exterior.

Sin embargo, como era lógico, muchos vieron en este evento un destape político y, más aún, la evidencia palpable de la alianza de una fracción de Morena (la que representa Mario Delgado, por lo menos en nuestra entidad) con una fracción también muy específica del PRI (la que representa el gobernador Nacho Peralta, aun cuando –y en esto hay que ser objetivos- hemos visto que el Ejecutivo estatal ha llevado, como debe ser, una relación cordial con el nuevo gobierno federal).  

También, pese a la postura explícita del rector, que en realidad tiene como fin salvaguardar la esencia de la autonomía universitaria, se le criticó haber sido partícipe de este destape, cuando en los últimos años se ha dado constancia de convenios y alianzas estratégicas que ha realizado nuestra casa de estudios con actores políticos de muy diferentes filiaciones ideológicas, no menos hace poco se firmó un convenio con el Ayuntamiento de Colima, gobernado bajo las siglas de Movimiento Ciudadano.

La apertura universitaria no debe confundirse con complicidades ni ideológicas ni electorales, de lo contrario el futuro de nuestra máxima casa de estudios seguirá estando sujeta a los cambios de poder, práctica que, en estricto sentido, nada tiene que ver con las exigencias de los tiempos actuales. Si Mario Delgado Carrillo está utilizando diferentes foros de nuestra entidad para tener una mayor presencia de cara a las elecciones de 2021 (fecha que todavía se atisba un tanto lejana), eso es un asunto que debería preocupar a la dirigencia nacional y estatal de Morena pues con ello no hace sino levantar (como ya lo hizo) más suspicacias y generar animadversiones al interior de su partido, que no ha conseguido la cohesión que todos esperaríamos.

Leer:  Echo (3ra generación) - Bocina inteligente con Alexa - Negro #Amazon

Y si el PRI en nuestra entidad ha decidido convertirse en PRIMOR (vía el Ejecutivo estatal, quien se dice tiene una relación cercana con Mario Delgado), ese es un asunto que debe preocupar a la dirigencia nacional y estatal del PRI, por las mismas razones antes dichas con respecto a Morena. Pero en esos enjuagues de disputas políticas no metan a nuestra máxima casa de estudios, que hoy más que nunca necesita todo el apoyo para cumplir sus funciones sustanciales y, sobre todo, necesita ser vista precisamente como lo dijo el rector Hernández Nava y lo ratificó el mismo Mario Delgado: como una institución cuya mayor contribución es la libertad para pensar y actuar por el bien común y sin la cual es imposible explicar el desarrollo de nuestro estado.

Advertisements