Mujeres ganan terreno en los Cuerpos de Bomberos

dam 2341.jpg 673822677 - Mujeres ganan terreno en los Cuerpos de Bomberos


RamónLópez

dam 2341.jpg 524172160 - Mujeres ganan terreno en los Cuerpos de Bomberos

Mocorito, Sinaloa.- Han pasado alrededor de once años desde que la joven Yulissa Esmeralda Velázquez Espinoza, siendo estudiante de secundaria, llegó a formar parte del Cuerpo de Bomberos de Mocorito, y así aprender una de las labores más nobles que existen, pues desde esta trinchera ha podido ayudar a muchas personas que se encuentran en riesgo. 

Ella es un vivo ejemplo de que aun cuando el trabajo a realizar es pesado, no hay impedimento para no hacerlo, pues a pesar de que la labor de un bombero es dominada por el género masculino, se ha esforzado y ha conseguido sobresalir como una mujer de retos en la corporación, al trabajar a la par de sus compañeros.

“Creo que con eso, que te guste servir, se nace”, comenta Yulissa, y agrega que decidió ingresar a Bomberos porque tiene familia que ya formaba parte de la corporación, pero otra razón para ello fue que tiene familia que sufrió pérdidas, su padre sufrió quemaduras, y con base en esas experiencias buscó la forma de ayudar a las personas que se encontraran en peligro.

El trabajo en una estación de bomberos no es fácil y generalmente lo dominan los hombres, pero la jovencita mocoritense asegura que las mujeres también pueden hacerlo, incluso hasta mejor, dando todo siempre en cada servicio que prestan. 

“Aquí son muy pocas las mujeres que se han quedado, pero le echan ganas, intentan sobresalir entre los hombres porque es una labor muy bonita, la verdad a mi me gusta saber que hay mujeres que también les gusta servir”, dice.

En cuanto a su familia, comenta que su mamá siempre está al pendiente de ella y su hermano, que también forma parte de Bomberos Mocorito: “A veces mi mamá sabe que salimos y cada ratito está sobre nosotros, mandando mensajes, que si cómo estamos, dónde estamos, o a veces yo llego apestosa a humo y me dice: ‘Ve si te vas a bañar’, pero ya se acostumbraron”.

Referente al papel de las mujeres bombero, el comandante de Bomberos Mocorito, Valentín Alapizco Arce, explica que en su caso las mujeres que llegan con ellos en su mayoría van para cumplir con su servicio social y es raro que alguna se quede más tiempo, y en el caso de Yulissa, desde que inició se ha mantenido, le ha gustado estar ahí y se ha capacitado, logrando hacer el trabajo igual que sus compañeros, “o hasta mejor, porque no se pone límites, y los muchachos a veces la miran a ella que está trabajando y siguen trabajando también aunque se cansen”.

Señala que la preparación que le brindan a las mujeres es la misma que a los hombres. El trabajo es pesado, pero lo hacen a la par de ellos, lo único que hacen para distinguirse es que en ocasiones utilizan cascos rosas, pero todos, hombres o mujeres, trabajan y se preparan por igual.

Por otra parte, José Refugio Chiquete Ayala, comandante de Bomberos Guamúchil, expresa que actualmente cuentan en la corporación con once voluntarias, quienes al igual que ocurre en Mocorito, reciben la misma capacitación que el personal masculino: “El trabajo de ellas al salir a una emergencia es igual, ellas trabajan a la par que los bomberos, nada más el horario es diferente, su horario es en el día y son tres o cuatro horas, pero igual participan en resguardos, en situaciones especiales o cuando se les requiera”.

Chiquete Ayala asegura que se trata de un trabajo pesado y exigente físicamente, por lo que admira ese detalle y espera que sigan estando mucho más tiempo, poniendo el mismo entusiasmo que han demostrado hasta ahorita. En Guamúchil, de cada diez mujeres que llegan, se quedan entre dos o tres, pues la mayoría sale a otras ciudades a seguir estudiando.





Fuente

Advertisements