NUEVA SITUACIÓN

nueva-situacion
Compartelo

TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

 

Cuando faltan menos de seis meses para las elecciones locales concurrentes con las federales, el panista alcalde de Colima, Héctor Insúa García, no tiene asegurada la candidatura que hace algunos meses veía inevitable. El revés que a su grupo le propinó la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en el tema de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN,  y los acomodos derivados de la conformación de la Coalición “Por México al Frente”, incluidos los derivados de la declinación que de sus aspiraciones presidenciales hiciera el ex gobernador poblano Rafael Moreno Valle Rosas a favor de Ricardo Anaya Cortés, le han movido el tapete.

Es muy probable que Insúa García termine por ser sacrificado para compensar a uno de los damnificados por la generosa concesión que de la cabeza de fórmula de dos candidatos a senadores de la República hizo su partido a favor de Leoncio Morán Sánchez, o por los acuerdos implícitos en la  reciente fusión de las expresiones Morenovallista y Madero-Anayista, de acuerdo a la clasificación que hace unos días hizo con puntería apache Ricardo Sánchez Arrequín.

Pa’ que la cuña apriete, de la misma expresión “Madero-Anayista” a la que pertenece Héctor Insúa García, le ha brincado al ruedo interno el ex regidor capitalino, dos veces diputado local y todavía diputado federal, Fernando Antero Valle, quien como nunca antes en su ya larga carrera política le había dedicado tanto tiempo, atención, energía y recursos económicos al encuentro con la gente de colonias, barrios y comunidades de buena parte del estado, para darse a conocer y posicionarse en su ánimo para el caso de que alcanzara la candidatura senatorial que no pudo concretar.

Convencido de que “de lo perdido lo que aparezca”, Antero Valle ya tiene su mira puesta en la candidatura a presidente municipal de Colima con el patrocinio del “Frente por México”, lo que ha puesto ya nervioso a su camarada Insúa García. Como el primero de los nombrados tiene más poder e influencia al interior de vertiente Madero-Anayista que el segundo de ellos, ninguna sorpresa será que termine haciéndole “voló carrito”.

Por “la expresión  Morenovallista, representada por quienes presiden el CDE del PAN”, aspira a representar a la coalición  “PMF” como su candidato a presidente municipal de Colima, Riult Rivera Gutiérrez, diputado local de mayoría relativa y factor fundamental en la victoria que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le decretó a su compañera de “expresión” Julia Jiménez Angulo. A diferencia de Fernando, Riult sí ha competido y ganado por la vía plurinominal.

Te puede interesar:  Calificación de ASF a Colima es por trabajo honesto y transparente de funcionarios: Noriega

La declinación que de sus aspiraciones presidenciales hizo el domingo anterior  su jefe político nacional, Rafael Moreno Valle Rosas, a favor del virtual candidato de la mencionada coalición, Ricardo Anaya Cortés, puede  fortalecer a Riult Rivera Gutiérrez y al poder decisorio en la nominación de las candidaturas locales del CDE del PAN que preside Julia Jiménez Angulo.

“Nuestro país necesita un cambio que se puede lograr con la suma de diversas fuerzas políticas, pero en la coalición #PorMéxicoAlFrente existe un evidente consenso de quien debe abanderarla. Les comparto la decisión (declinar a favor de Anaya Cortés) que tomé junto con mi familia, equipo de trabajo y colaboradores”, fue el mensaje que difundió a través de las redes sociales el Presidente de la Comisión Política Nacional del CEN del PAN  para dar a conocer su congruente decisión a favor de la Coalición de la que fue uno de sus principales arquitectos.

 

Héctor Insúa García no tuvo el carácter ni la decisión para ejercer en su partido el liderazgo que como presidente del municipio capital política del estado le corresponde ni para proyectar políticamente a ninguno de sus colaboradores. En lugar de adoptar una actitud proactiva para que  el diferendo provocado por la disputa de la dirigencia estatal de su partido no le hiciera a éste los estragos que le ha hecho,  y airear a los cuadros que todavía le son afines, optó por contemplar pasivamente la trifulca interna a la sombra de Jorge Luís Preciado Rodríguez y mantener amarrados a sus funcionarios con vocacionamiento político-electoral. En su pasividad llevará la penitencia. Al tiempo.

 

 

EL ACABO

  • Después de haberlos ignorado durante los dos años anteriores, José Ignacio aprovecho el día de reyes para compartir con dirigentes de base priistas las tradicionales roscas de reyes. Su cambiazo de actitud obedece a que sabe que volverá a necesitarlos para tratar de librar la quema que a sus candidatos les espera en las urnas el domingo 1 de julio de 2018. Como rencorosos no son los “priyistas” y sí de corta memoria, los volverá a utilizar como lo hizo en 2015 y 2016. Avisados están. Luego que no se quejen de su ingratitud y mal trato.
spLG0bp9 - NUEVA SITUACIÓN

Agencia Mundial de Noticias en Español que amplifica las voces de la sociedad civil.

Colabora con nosotros

Advertisements