Advertisements
Saltar al contenido
IA

Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”

enero 5, 2021
astronauta campo objetivos - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”


#Pasó #trabajar #campo #ser #astronauta #hay #tener #miedo #soñar #grande

José Hernández es un ejemplo perfecto de superación cuando las adversidades son más que las posibilidades. Su secreto es el trabajo duro y perseverancia.

A pesar de dificultades que puedan presentarse en el camino, la mejor opción siempre será no darse por vencido. Cada lucha tiene su grado de complejidad, con sus debidos obstáculos, pero la recompensa valdrá la pena después de su debido esfuerzo.

No todas las personas tienen la misma suerte ni las mismas oportunidades, pero es tarea de cada quien decidir si le hace frente a esos problemas o si se rinde. Un caso destacado de lo que es trabajar hasta lograr los objetivos es José Hernández, un incansable soñador que pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta.

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.10.44 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
José Hernández / Twitter

Hernández, ahora retirado luego de prestar servicios en la NASA, quiere ser un ejemplo para los niños que como él no cuentan con las facilidades para cumplir sus metas pero que aún así no se dejan doblegar.

Cuando era un chiquillo, tuvo que trabajar recogiendo frutas y verduras con su familia, para conseguir algún ingreso económico. No fue sencillo, pero cada paso lo ayudó a crecer. “Pasamos nueve meses en California, tres meses en México, pero esos nueve meses fui a tres distritos escolares diferentes”, contó, en conversación con ABC 30.

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.02.56 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
NASA

Al ser un inmigrante, le costó adaptarse al idioma. Pudo aprender inglés a los 12 años, pero se interesó en otras áreas que eran de entendimiento universal. “Gravité hacia las matemáticas porque 1 + 3 es 4 en cualquier idioma“, expresó.

Leer:  Niño tiene como misión alimentar a los gatitos abandonados de su barrio. Su noble acto es un ejemplo

Con tan solo 10 años, el pequeño José ya había manifestado su deseo de querer ser astronauta. Para ello, su padre le recetó lo que sería una planificación para su éxito. Lo primero era poner una meta y segundo, reconocer que tan lejos estaba.

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.03.15 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
astronauta-campo-objetivos

“La tercera cosa es que tienes que trazarte una hoja de ruta para saber dónde estás y hacia dónde quieres ir. Y luego le pregunté ¿cuál es el cuarto? Dijo que hay que obtener una educación”, detalló Hernández.

Fue entonces cuando emprendió su carrera profesional y se graduó en Universidad del Pacífico. El último punto de la receta de su padre era el trabajo duro y demostró muy bien lo importante de esto.

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.10.35 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
NASA

“La NASA me rechazó no una, ni dos, ni tres, sino once veces. No fue hasta la duodécima vez que fui seleccionado”, comentó. No obstante, después de mucho intentarlo logró ser admitido y formó parte de la tripulación del Space Shuttle Discovery, en 2009

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.10.02 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
NASA

“Es un viaje que incluso Disneyland sentiría envidia porque se pasa de cero a 27.500 millas por hora en 8 minutos y medio“, dijo. Luego, su siguiente misión fue trabajar en la Estación Espacial Internacional durante el viaje de 14 días.

Captura de Pantalla 2021 01 04 a las 16.03.35 - Pasó de trabajar en el campo a ser un astronauta: “No hay que tener miedo de soñar en grande”
NASA

Ahora, luego de dar la vuelta al mundo 217 veces, quiere que su testimonio sirva de inspiración a las próximas generaciones. “Trabajo duro y perseverancia y no tener miedo de soñar en grande“, sentenció.



Fuente

Advertisements
Leer:  Ex recluso brasileño convierte basural en un centro de ayuda para niños. No quiere que sean como él