La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso

2. Leyenda  Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua. La Jornada OK 252x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso

Antes del asesinato, un auto Malibú gris merodeó por la calle José María Mata de la colonia Granjas en la ciudad de Chihuahua. Las cámaras de seguridad instaladas en la calle lo captaron seis veces entre los días 21 y 22 de marzo de 2017 cuando pasaba frente a la casa de dos pisos marcada para el crimen: era la del número 1609, con rejas cafés y un pequeño jardín en el porche. Era la casa donde el 23 por la mañana fue sorprendida y acribillada a bordo de su automóvil, mientras esperaba a que saliera su hijo para llevarlo a la escuela, la periodista Miroslava Breach Velducea.

Una de las hermanas de la periodista recuerda que la tarde del lunes 20 de marzo, cuando bajaban de la camioneta guinda de Miroslava las plantas que acababan de comprar, su mirada se topó con la de un hombre que caminaba por la acera. Sintió escalofríos. Cuando se enteró del homicidio entendió que su hermana menor estuvo bajo vigilancia.

La veterana corresponsal del diario nacional La Jornada, y autora de las afiladas columnas políticas que publicaba El Norte de Ciudad Juárez que firmaba con el seudónimo de Don Mirone, se había acostumbrado a vivir bajo acoso por lo que publicaba. Nadie ha podido establecer cuántos mensajes intimidatorios recibió hasta el día de su asesinato.

2. Leyenda  Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua. La Jornada OK 252x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Reportaje de Breach por el que se intensificaron las amenazas en su contra. Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua. La Jornada, 04/03/2016: https://www.jornada.com.mx/2016/03/04/estados/028n1est

El acoso más implacable comenzó un año antes de su muerte. Las amenazas se intensificaron después de que publicó un reportaje sobre la estrategia de un grupo criminal, Los Salazares, que intentaba mandar, ya no sólo a través de las armas, sino a través de la política en los estados de Chihuahua y Sonora.

Los Salazares. una numerosa familia oriunda de Chínipas, el pueblo serrano del que ella provenía, y cuyos miembros pasaron de ser simples rancheros a socios del Cártel de Sinaloa y en unos de los más buscados por la agencia antidrogas estadunidense, la DEA. Miroslava los conocía bien, porque ella nació en el pueblo serrano de Chínipas.

Sus amigos y familiares más cercanos habían notado que, en 2017, Miroslava hablaba de su muerte más de lo normal, pero siempre restándole importancia Poco antes de su asesinato insistía en dejar instrucciones por si ella faltaba: mencionaba los seguros de vida con los que, como madre soltera, tenía protegidos a su hija veinteañera y a su hijo adolescente, hablaba de su testamento y a cuál de sus hermanas le correspondía criar a su pequeño.

3DESDE 1 OK 300x200 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Desde finales de los 90, Miroslava Breach reporteaba en los municipios de la sierra Tarahumara en Chihuahua. Era originaria del municipio serrano de Chínipas, por lo que conocía de primera mano la región. Foto: Recopilada por Colectivo 23 de marzo

En diciembre de 2016, como cada fin de año, se obsesionó con renovar las costosas pólizas de los seguros (en cuentas en dólares y en pesos) de sus hijos. Pero hizo cosas anormales como pedir una cotización en la ciudad texana de El Paso para saber el costo del blindaje de su camioneta, recuerda su hermana mayor Rosa María.

Miroslava no concretó esa medida de protección: blindar los vidrios costaría 60 mil pesos y el fin de año la había dejado con deudas. Rosa María recuerda haberle pedido a Miroslava, cuyas notas osadas ya no sorprendían a la familia, ya no les contara de sus amenazas si no iba a hacer algo para disminuir el riesgo en que vivía. Le aconsejó informar al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien era un viejo amigo de la periodista.

En el expediente de la investigación que realizó la Fiscalía de Chihuahua (la número 19/2017-8019) existen testimonios de familiares y colegas que coinciden en haber notado a Miroslava un poco dispersa y nerviosa. Se ponía sensible cuando hablaba de los riesgos del periodismo o fantaseaba con retirarse del oficio para dedicarse a su otra pasión y deleite, cocinar. Nadie dudaba que tendría éxito si se volvía chef.

4. Huyen del narco 300 familias en Chihuahua. La Jornada 23 09 201 OK 238x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Miroslava Breach fue de las pocas reporteras que documentó el desplazamiento interno forzado en la sierra Tarahumara ocasionada por grupos del crimen organizado. Huyen del narco 300 familias en Chihuahua. La Jornada, 23/09/2015: https://www.jornada.com.mx/2015/09/23/estados/031n1est

Sin embargo, ella misma decía que no podría dejar el periodismo porque le enojaba la impunidad (“el silencio es complicidad”, era su mantra) y hacía planes para fortalecer su joven agencia de noticias, llamada MIR, y abrir una edición local de La Jornada, el periódico nacional donde publicaba desde hacía más de 20 años.

Desde finales de 2015 Los Salazares le habían hecho sentir que no le gustaban sus textos. Fue a partir de una nota en la que los señaló como causantes de asesinatos y del desplazamiento de más de 300 personas de Chínipas, a donde, denunció, estaban llegando sicarios. Ella estaba molesta porque ese grupo se había metido con “la gente”, entre ellos algunos ancianos muy estimados por ella que también tuvieron que huir, desplazados por la violenta disputa territorial que este grupo sostenía.

El 4 de marzo de 2016, Miroslava Breach y su colega Patricia Mayorga de la revista Proceso publicaron al mismo tiempo un reportaje en el que señalaban que en ocho municipios de Chihuahua los precandidatos a alcaldes del PRI (el partido que entonces gobernaba el estado y el país), y uno del PAN, tenían relación con narcotraficantes.

“Grupos del crimen organizado lograron infiltrar las listas de candidatos a alcaldes, principalmente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque también las del Partido Acción Nacional (PAN), para las elecciones del 5 de junio en municipios serranos y en corredores de trasiego de droga”, publicó La Jornada. Las dos periodistas acordaron publicar la misma información al mismo tiempo, como una medida de protección.

5. Infiltra el narco gobiernos municipales en Chihuahua. La Jornada 20 02 2017 OK 238x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Breach reveló cómo operaba la narcopolítica en los municipios de la sierra de Chihuahua. Los grupos criminales no solo pretendieron imponer candidatos a la presidencia municipal, sino que contaban con directores e integrantes de las policías entre sus filas. Infiltra el narco gobiernos municipales en Chihuahua. La Jornada, 20/02/2017: https://www.jornada.com.mx/2017/02/20/estados/031n1est

Entre los municipios que se mencionaron en el trabajo periodístico estaba Chínipas. Esa denuncia provocó que se cancelara la candidatura de Juan Miguel Salazar, sobrino de Adán Salazar Zamorano, Don Adán, el patriarca fundador del grupo Los Salazares.

Bajo su identidad de Don Mirone publicó una columna (el 10 de septiembre) sosteniendo que el alcalde de Chínipas, el panista Hugo Amed Schultz, tuvo como jefe de la policía a un familiar de Los Salazares, Martín Ramírez Medina, a quien identificaba como un criminal.

Un mes antes de su asesinato (el 20 de febrero) publicó en La Jornada y El Norte de Ciudad Juárez una nota que quizás fue su sentencia de muerte: escribió que el narco había infiltrado a Seguridad Pública Municipal (SPM) y al área de Obras Públicas de diez municipios. Entre estos, Chínipas.

“Otros directores de SPM, como el de Chínipas, Martín Ramírez Medina, fueron ratificados en el cargo con el cambio de ayuntamiento, a pesar de sus nexos con líderes criminales: es primo, en primer grado, de Alfredo Salazar Ramírez, preso por narcotráfico, y sobrino político de Crispín Salazar Zamorano, cabecilla de un grupo que opera en los municipios de Urique, Guazapares y Moris”, escribió.

Nadie más en Chihuahua publicó esa información. La mayoría de la prensa local había aprendido a guardar silencio mientras gobernó César Duarte Jáquez, a quien Miroslava investigaba por su enriquecimiento y sus presuntos negocios con el crimen organizado. Esto último se dio a conocer en diciembre de 2017, en la primera audiencia del juicio contra el principal sospechoso del asesinato de la periodista.

6. La periodista Miroslava Breach recibi%C3%B3 ocho disparos certeros mientras esperaba a su hijo afuera de su domicilio para llevarlo a la escuela. Leyenda. El Heraldo de Chihuahua OK 300x185 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
La periodista Miroslava Breach recibió ocho disparos certeros mientras esperaba a su hijo afuera de su domicilio para llevarlo a la escuela. Foto: El Heraldo de Chihuahua

Treinta y un días después de esa nota, la rutina de Miroslava se quebró al sacar del garage su camioneta, antes de las siete de la mañana, para llevar a su hijo a la secundaria: un pistolero se arrimó a la puerta del auto y le disparó ocho veces.

La investigación de la Fiscalía de Chihuahua, retomada y continuada un año después por la Fiscalía Federal Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), apuntan a que el orquestador del crimen —que actualmente espera en la cárcel su sentencia— es Juan Carlos Moreno Ochoa,  El Larry, a quien señalan como lugarteniente de Los Salazar, Los Salazares o Gente Nueva Salazar.

7. C%C3%A1maras de seguridad captaron al Malib%C3%BA gris en el que arrib%C3%B3 el asesino de Miroslava Breach a su domicilio. De Fiscal%C3%ADa General de Justicia del estado de Chihuahua OK 300x216 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
7. Cámaras de seguridad captaron al Malibú gris en el que arribó el asesino de Miroslava Breach a su domicilio. Foto: Fiscalía General de Justicia del estado de Chihuahua

En esa primera audiencia del juicio a Moreno Ochoa del 27 de diciembre de 2017, un representante de la Fiscalía presentó al juez un audio.  Los peritos lo habían encontrado en casa del joven que condujo el auto Malibú gris que llevó al pistolero a la casa de Miroslava, seguido en otro auto por Moreno Ochoa. El conductor era un estudiante originario de Chínipas, pariente de la familia Salazar, y está prófugo. El presunto sicario fue asesinado.

En la grabación encontrada en una laptop VAIO negra, una voz pregunta a Miroslava quién le pasó la información de la nota sobre el candidato de Chínipas; ella, enojada, malhablada y con el carácter fuerte que la caracterizaba respondió que ella era la única fuente, porque ella era oriunda de ese municipio. También reveló que sus familiares ya le habían advertido que podrían hacerle algo.

 


El juez y los asistentes a la audiencia escucharon lo siguiente en la transcripción de la llamada:

Miroslava Breach (MB): ¿Bueno?

Hombre: Hola, Miroslava, ¿cómo estás?

MB: ¿Qué hay?

H: Oye sabes te voy a platicar qué pasa para ver de qué forma nos puedes ayudar. Hay gente en el partido allá en (inaudible)

MB: Sí.

H: Me dice la raza allá de la sierra que nos están acusando de que nosotros fuimos los que soltamos el pitazo, que no fue así. Y no encontramos una forma de demostrarlo.

MB: Pero dame lugares de dónde.

H: Espérame tantito, eh (se escucha al de la voz preguntando a alguien que estaba enseguida: ¿de dónde?)

MB: ¿Qué comunidades?

H: De Chínipas.

MB: Ajá.

H: Y entonces (si) es que nosotros, entonces, (si) logramos demostrar que no fuimos nosotros no va a pasar nada. Entonces, si los reporteros que sacaron esa información afirman o me dicen que la fuente es ellos, no que me digan quién fue, pero nomás con que ratifiquen que no fuimos nosotros, con eso. Para nosotros quitarnos la bronca de esos otros güeyes encima. ¿Me explico?

MB: Pues diles, muy fácil y muy sencillo. Diles, pues, que por qué se hacen pendejos: ‘Miroslava Breach es de Chínipas’. No’más diles eso.

H: Ajá, pero ellos lo que necesitan estos cuates…

MB: No, no, no, no, que tampoco chinguen. Diles que para qué se hacen tontos: ‘Miroslava Breach Velducea es nacida en Chínipas y no va a revelar fuentes de información’. Así que, por favor, (ustedes) digan quién es y que me la echen a mí (la responsabilidad). Yo por eso firmé la nota porque yo sí tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, o sea, que no jueguen honestamente…

H: Pero, a ver, déjame aclararte, Miros: no me piden que reveles tus fuentes. Yo no te lo pediría.

MB: No, no, no, no, no. Pero no es que no haya fuentes, es que no hay fuentes. O sea, yo tengo cuando yo di el nombre de quién era en Chínipas.

H: Ajá.

MB: Simplemente saqué las cosas.

H: No fuiste.

MB: Esto fue lo que sucedió. Así de sencillo. ¿Pues qué creen que estoy tonta, manca, pendeja o de qué se trata? Así es, diles: ‘Soy fuente: Miroslava Breach conoce Chínipas y cada piedra que es de ahí, y sabe quién era el personaje’ (se refería a Juan Salazar, el candidato).

H: Ya entiendo. Entonces no es que haya una fuente de que alguien fue y te dijo.

MB: Claro que no. Claro que no. Cuando yo vi la lista de candidatos y me puse a reportear, por eso reporteé Chínipas, Buenaventura, y una serie de cosas. Así estuvo la cosa y diles: ‘Fue Miroslava Breach’. Y que se avienten su boleto si quieren.

H: Entonces, ¿tú nunca te juntaste ahí con la gente ni con el presidente municipal?

MB: ¡Con nadie, absolutamente con nadie! Yo soy de Chínipas y sé de quién se trataba (el candidato).

H: Ah, ya entiendo. Así se la voy a comentar a ellos.

MB: Así coméntaselos. Ellos saben lo que pasa, es que todo mundo anda zurrado. Te digo que mis tíos me han hablado.

H: Pues sí, les han advertido que se los van a chingar.

MB: Pues sí, pues les han advertido, pero que les digan: ‘¿Te quieres chingar a alguien? Chíngate a la reportera, ya sabes quién es’. Y que se meta conmigo. Sabe perfectamente, yo por eso firmé la nota.

H: No, Miroslava, pues ahí está todo, con eso es más que suficiente.

MB: O sea, yo por eso firmé la nota, porque sabía. Yo tengo primos, tengo tíos en Chínipas, y que sepan directamente que fui yo y que nadie más me lo dijo. Los conozco de toda la vida.

H: Bueno, está bien.

MB: Así de sencillo, así de directo.

H: Lo que pasa es que sí andan preocupados. Sí andan muy preocupados porque allá tienen la percepción de que fue alguien de ahí; el presidente municipal.

MB: No, no, pues así cántaselas directas, yo te insisto. A mí mis tíos me han hablado, una de ellas me habló llorando porque la presión ha estado de la chingada. Pero por eso le dije ‘tía, yo por eso firmé la nota porque sé de qué se trata y saben que soy de Chínipas’.

H: Ajá.

MB: Allá nací, mi familia es de allá.

H: No, pues está bueno, Miros. Pues muchas gracias. Yo así les comento.

MB: Entonces así coméntaselos y diles que lo que ellos no tienen a mí me sobra.

H: Así se los voy a decir.

MB: Así díselos.

H: Jajaja.

MB: Que porque el silencio es complicidad y eso es lo que ha generado todo este desmadre.

En esta audiencia de inicio del proceso contra Moreno Ochoa se supo que el hombre de la voz era Alfredo Piñera, vocero del PAN en el estado, el partido del actual gobernador. En su declaración, Piñera confesó que grabó a Miroslava –y también una segunda llamada que hizo a la corresponsal de Proceso preguntándole lo mismo-, porque tiene una aplicación que graba todas las llamadas, y que entregó los audios al alcalde panista de Chínipas, Hugo Amed Schultz Alcaraz, quien le había pedido su ayuda para sacudirse la presión de Los Salazar.

A su vez, en su declaración, el ya exalcalde Schultz dijo que entregó los audios a la gente de El Larry porque consideró que era la única manera de convencerlos de que él no había filtrado la información que había frustrado la candidatura de Juan Salazar, por el PRI, el partido opositor.

9. Columna Don Mirone 25 11 17 OK 300x230 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
En la Columna Don Mirone de la que estaba encargada Miroslava Breach, se señaló al menos en dos ocasiones al exalcalde de Chínipas, Hugo Schultz de estar relacionado con el narcotráfico. El Norte, Columna Don Mirone, 25/11/2017: https://issuu.com/nortedigital.mx/docs/edicion_nov25_51058dba377469/6

Las notas de prensa surgidas esos días no tardaron en mencionar que la misma Miroslava había acusado a Schultz en su columna del 25 de noviembre del 2016 de ser “emisario del narco” y de “amedrentar a periodistas”.

La revelación del audio fue un escándalo nacional. También lo fue que tanto Schultz como Piñera fueran considerados por la Fiscalía de Chihuahua como testigos con identidad reservada y no como sospechosos.

No fue la única advertencia. El sacerdote de Chínipas, el padre Gilberto Velducea, pidió a Miroslava y a Patricia que dejaran de cubrir esas noticias cuando lo conocieron en una reunión diocesana en el pueblo turístico de Creel, Chihuahua. El sacerdote ya no vive en Chínipas y no fue posible encontrarlo.

Para entonces, Miroslava y Patricia habían acordado publicar algunos temas intocables, como la narcopolítica, al mismo tiempo y en medios nacionales como medida de protección; Chihuahua no era seguro para el periodismo. El saldo hasta 2017 era de 21 periodistas asesinados en el estado; al menos cuatro se habían exiliado para salvar sus vidas, entre ellos Alejandro Gutiérrez, amigo de Miroslava y anterior corresponsal de Proceso. El gobierno de César Duarte (hoy prófugo de la justicia) tenía un control férreo sobre los medios de comunicación y presionaba para que se publicara sólo lo que fuera de su agrado.

10. Miroslava Breach haciendo un ladrillo con tierra roja en la sierra Tarahumara la regi%C3%B3n en la que m%C3%A1s reporte%C3%B3. De Alejandra Ogaz OK 300x225 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Miroslava Breach haciendo un ladrillo con tierra roja, en la sierra Tarahumara, la región en la que más reporteó. Foto: Alejandra Ogaz

Desde la grabación de la llamada –que según Mayorga fue el 22 de junio y según Piñera el 6 de mayo– pasaron meses hasta que –según la versión oficial– “apareció” en una computadora en la escena donde se presuntamente se planeó el crimen. El 26 de mayo el alcalde Schultz, de Chínipas, mandó un comunicado a los medios negando vínculos de la delincuencia organizada con funcionarios, y explicando que el municipio había estado en paz durante la Semana Santa. Lo hizo en respuesta de un reportaje publicado por Mayorga en Proceso en el que denunciaba que sicarios obligaban a la gente a sembrar drogas, por lo que continuaba el desplazamiento forzado.

Un video filmado en Chínipas por esos días, en Semana Santa, muestra al popular cantante en la región, Alfredo Rosas, dando un concierto y dedicando un corrido en honor a Alfredo Salazar Ramírez, alias El Muñeco, preso desde 2012 y quien está amparado contra una petición de extradición de las autoridades estadunidenses.

Este Colectivo buscó a Piñera y a Schultz. El primero dijo que no declararía; el segundo no respondió a las peticiones de entrevista que se le hicieron llegar.

 

No podía callar

11. Breach inici%C3%B3 su carrera period%C3%ADstica en Chihuahua a mediados de la d%C3%A9cada del 90. De La Jornada OK 300x225 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Breach inició su carrera periodística en Chihuahua, a mediados de la década del 90. Foto: La Jornada.

“En todos sus cuadernos de la escuela veías la palabra Libertad”, dijo en el primer aniversario del asesinato su hermana mayor, Rosa María. “La marcó esa palabra (…) en todas sus investigaciones que hacía, veía esa defensa por la libertad, por los derechos de las personas”.

Tiene una anécdota: Contó que primero estudió Biología Marina, y se mudó a Baja California Sur, y allá conoció la carrera de Ciencias Políticas. Cuando explicó a su madre que quería cambiarse de carrera le dijo: “Mamá, desde aquí yo puedo ayudar a más gente. Aquí puedo combatir la corrupción, puedo denunciar todos los abusos que se hacen y así tener una mejor sociedad”.

Empezó a escribir en el periódico universitario.

12. Peri%C3%B3dico de la Universidad Aut%C3%B3noma de Baja California Sur en donde publicaba Miroslava Breach cuando estudiaba la Lic. en Ciencias Pol%C3%ADticas. De Familia Breach Velducea OK 225x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Periódico de la Universidad Autónoma de Baja California Sur en donde publicaba Miroslava Breach cuando estudiaba la Lic. en Ciencias Políticas. Foto: Recopilada por Colectivo 23 de marzo.

A Miroslava se le reconocía por su rigor. “Para cuando Miros publicaba algo era porque lo tenía bien seguro y ella siempre decía: ‘A mi nadie me va a poder desmentir lo que diga’. Cuando le preguntábamos ‘¿para qué tanto, Miroslava… ir a la sierra y dedicarte tanto a eso, para qué? Si puedes tener la información de segunda o tercera mano y aun así es buena información’. ‘No’, decía, ‘nadie me va a decir nada que sea mejor de lo que yo pueda ver, nadie me va a dar una información mejor de lo que yo puedo conseguir y corroborar’”, recordó Rosa María. La recuerda abriéndose espacios en reuniones familiares para redactar sus notas y cumplir a tiempo.

Miroslava era casi una leyenda entre los periodistas de Chihuahua. Era una diva humilde, la describió una colega. Era de carácter fuerte, bronca y malhablada. Seleccionaba bien a sus amigos, algo que no la hacía popular entre el gremio: no hablaba con periodistas que consideraba faltos de ética, despreciaba a los políticos aduladores (regresaba siempre los regalos que le hacían), publicaba notas que pocos se animaban a escribir, era muy buena analista política y tenía una pluma afilada y temida entre la clase política.

13MIRO 1 OK 300x225 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Miroslava Breach era conocida por su rigurosidad en sus investigaciones. Ella misma decía que tenía que ir a reportear para ver con sus propios ojos las situaciones sobre las que escribía. Foto: Colectivo 23 de marzo

Para 2015 heredó la columna Don Mirone que durante años había realizado a cuatro manos con su amigo y colega Manuel Aguirre. Para ella no había tema intocable. Estudió Ciencias Políticas en La Paz, Baja California Sur, lejos de su familia, pero hizo su carrera profesional en Chihuahua, a donde regresó en 1995 con su hija pequeña. Allí cubría denuncias de violaciones de derechos humanos, especialmente casos de violencia en contra de las mujeres o de despojo de tierras de los pueblos indígenas de la Sierra Tarahumara.

Le gustaba ir conduciendo su camioneta por la sierra, aunque en los últimos años la región era campo de batalla de grupos criminales en su disputa por las rutas de la droga. Dos fotógrafos recordaban su afición por la velocidad; cuando veía a sus pasajeros asustados se burlaba y les decía que era mejor morir en pedacitos. Algunas veces nadie quería acompañarla y se iba sola en su camioneta.

En las fotos de sus coberturas a comunidades indígenas se le ve cargando niños, amasando tortillas, haciendo ladrillos de barro sobre el piso, montada a un tractor o tomando testimonios en asambleas comunitarias.

La periodista Olga Aragón, una de sus mejores amigas, con quien coincidió en El Diario de Chihuahua, y en la revista independiente Aserto, la recuerda en 1996 en la sala de redacción escribiendo sus crónicas “al tiempo que arrullaba sobre sus piernas a su entonces pequeña hijita Andrea, quien dormía en su regazo mientras ella concluía otra extenuante jornada”. En una nota publicada en La Jornada tras el asesinato la describió como muy buena madre, mujer y periodista. “Sus estudios en ciencias políticas enriquecieron, sin duda, su capacidad analítica, especialmente como columnista, donde desarrolló un estilo muy personal de elegante sobriedad y sutil mordacidad”.

Investigó por dos años el enriquecimiento del gobernador priista saliente César Duarte, y fue la primera que dio a conocer la triangulación de fondos a través de Banco Unión Progreso, un banco creado por él donde se depositaba dinero público. En 2010 Miroslava se volcó en el caso del homicidio del abogado defensor del ejido rarámuri de Baqueachi. Había sido asesinado en represalia por un litigio que había ganado, y que obligaba a terratenientes a regresarles sus tierras a los indígenas despojados.  De ahí, la periodista forjó una amistad entrañable con la viuda del abogado. También se volvió defensora y amiga de la comunidad, a la que ayudó a formar una biblioteca. Planeaba llevarles chivos para que tuvieran otras fuentes de ingresos. Miros, como le decían, era para ellos una “chabochi” (mestiza en rarámuri) aliada y amiga que tenían como invitada especial en sus fiestas.

Desde 2004 Miroslava seguía el rastro a la infiltración electoral de los grupos criminales. Al momento de su asesinato –como reveló La Jornada– estaba investigando la perforación ilícita de pozos de agua y la compra de equipos de alta tecnología para riego en al menos nueve municipios de la entidad, todo ello como parte de una operación de lavado de dinero del narcotráfico.

Denunciar la narcopolítica era peligroso en un estado que encabezaba las listas por número de asesinatos, y de impunidad, desde la declaración en 2006, por el gobierno de Felipe Calderón, de la estrategia de seguridad de la llamada “guerra contra las drogas”.

Miroslava había cubierto los asesinatos de un abogado cercano y su fuente de información (Miguel Etzel Maldonado), de líderes indígenas, ambientalistas y defensores de derechos humanos como el abogado del ejido rarámuri de Baquéachi, pueblo al que acompañó documentando su lucha por recuperación de tierras. Cubrió el caso de una madre que pedía justicia por el asesinato de su hija (Marisela Escobedo) y fue abatida a las puertas del Palacio de Gobierno. Allí mismo las organizaciones sociales colocaron un monumento llamado la Cruz de Clavos, pidiendo justicia por todos los asesinatos de mujeres, incluso –después– el de Miroslava.

“Miroslava decía que ella tuvo que escribir sobre crímenes cuando la nota política se convirtió en nota roja”, recuerda una periodista que trabajó con ella, a quien Miroslava entrenó, y con quien vivió en Juárez cuando fue jefa editorial de El Norte.

La percepción general en su entorno es que no hablaba de las amenazas que le hacían para no asustar a sus hijos o a su familia. Las manejaba como si fuera algo normal en su vida. “Sólo a veces se guardaba en casa unos días”, recuerda la misma periodista.

Chihuahua ya destacaba en la nota roja: estado fronterizo con Texas, desde los años 80 se hizo famoso por el hallazgo del primer plantío industrial de mariguana (el rancho de Búfalo); una década después por las imparables desapariciones y asesinatos de mujeres jóvenes de maquiladoras, los hallazgos de las primeras fosas en viviendas y por ser territorio controlado por el narcotraficante Amado Carrillo, alias El Señor de los Cielos, fundador del Cártel de Juárez. En 2010 y 2011 Ciudad Juárez fue la ciudad más peligrosa del mundo.

 

Una muerte cantada

Cuando se supo de su asesinato, hubo tantas y tan variadas  hipótesis sobre quién habría ordenado su muerte, como enemigos se había ganado Miroslava por sus notas.

En el expediente de su asesinato quedó constancia de ello: (Para protegerlos la Fiscalía le otorgó seudónimos a cada declarante).

“[Miroslava] era una persona consciente de que el medio en que se movía, por las diversas cuestiones que estaba tocando podían resultar incómodas o afectar los intereses de ciertas personas, que eso le podía generar represalias. Pero también tenía claro cuál era su responsabilidad como periodista”: Testigo Mila, familiar.

“Era una persona muy firme en sus decisiones y en su carácter. Defendía mucho sus ideales, fuera quien fuera el personaje”: dijo Silver, un familiar, quien reveló: “Estuvo recopilando y documentando información relacionada con las actividades ilícitas realizadas en la administración pasada, así como la relación con los nexos con el narcotráfico. Así como las propiedades ilícitas que había comprado el gobernador (César Duarte) y todos sus allegados”.

“Tenía documentado todo el enriquecimiento ilícito del gobernador César Duarte y de la relación con el narco que tenían varios políticos, que iba a ir sacando poco a poco reportajes, me comentó que tenía información de la relación minera que tenían los narcos con los gobernantes y gente de gobierno”, testigo sin seudónimo. La persona que dio ese testimonio recuerda que, como medida de seguridad, Miroslava compró diferentes bandas anchas en otros estados del país para hacer búsquedas por internet sin que sus datos quedaran registrados en los portales que visitaba.

“Comentó que el presidente municipal de Chínipas estaba relacionado con el crimen organizado en dicha región serrana, los que mencionaba ligados a esas actividades, los integrantes eran de la familia Salazar, y también hizo publicaciones de un sujeto del crimen organizado de la zona serrana que apodaban El 80”: testigo Monge, colega.

El testigo Jaguar declaró: “Escribió sobre los vínculos entre política y narcotráfico, corrupción, desplazamiento en la sierra, abusos contra las mujeres, la tala clandestina (…) En pláticas personales hablaba sobre la situación en Chínipas, sobre Los Salazar, un grupo de narcotraficantes que tenían dominados directamente a los pobladores, donde referían que estaban cansados con la manera en que estas personas se conducían en el pueblo, por las amenazas, extorsiones, homicidios y narcotráfico”.

A todos les llamó la atención la nota sobre los narcocandidatos, y sobre los directores de policía municipales impuestos por narcotraficantes.

“Los pobladores (de Chínipas) le manifestaban que estaba tomado el pueblo por grupos del crimen organizado”: Aries, periodista quien agregó: “Siempre proporcionó la información al último momento, antes de la publicación, para evitar la fuga de la información”.

“Señalaba que miembros de la delincuencia estaban presionando a los líderes partidistas de la región para que postularan candidatos impuestos por ellos. Incluso, advertían a los ciudadanos que sólo habría esos candidatos que ellos apoyaban”: Casio, funcionario.

En los testimonios comenzó a salir a flote la presión a la que estaba sometida.

 

Los Salazares, viejos conocidos

Como dijo la misma Miroslava en la llamada con Piñera: ella sabía quiénes eran Los Salazares. Habían nacido en el mismo pueblo y allí montaron su base de operaciones. Según el expediente judicial contra Adán y Alfredo Salazar, desde allí controlaban el tráfico de drogas a Estados Unidos.

Tras la muerte del padre de Miroslava, la familia Breach se mudó a Navojoa, Sonora, una ciudad cercana al pueblo. Allá también Los Salazares (como ella los nombraba, conocidos también como Los Salazar o Gente Nueva Salazar) expandieron sus negocios ilegales y asentaron sus familias.

El 27 de agosto de 1999, Breach publicó su primera nota sobre los abusos de los narcotraficantes de la Sierra Tarahumara y mencionó Chínipas. Basada en una denuncia de organizaciones de defensa de derechos humanos y rarámuris en esta señalaba “a los narcocultivadores que aterrorizan (…) cometiendo homicidios, torturando y quemando viviendas de las comunidades indígenas para obligarlos a trabajar en la siembra de mariguana y amapola”.

“Llegan a las zonas más intrincadas de la Sierra Tarahumara, narcotraficantes de otros estados y a la fuerza se apoderan de las parcelas propiedad de los indígenas para establecer en ellas las siembras de enervantes, obligándolos a trabajar en los predios hasta la cosecha –escribió-. (Lo hacen) ante la pasividad de elementos de la Policía Judicial del Estado y de las autoridades municipales”.

Chínipas es un municipio chihuahuense enclavado en la Sierra Tarahumara, cuya actividad económica, educativa y el sistema de salud, depende más de jurisdicciones de Sonora que de Chihuahua. Es un lugar estratégico para la siembra y trasiego de droga pues queda en el límite de dos estados fronterizos con Estados Unidos.

En 2000, entre la columna Don Mirone, cuya autoría aún compartía con su amigo el periodista Manuel Aguirre, y en sus notas de La Jornada, Miroslava mencionó seis veces a Adán Salazar Zamorano, a quien describió así: “otro presunto narcotraficante cuya fama pública trasciende al convertirse presuntamente en el principal productor y comprador de droga en la zona serrana de Chihuahua”.

El 10 de octubre cuestionó que ese hombre que se decía empresario fue detenido en la ciudad de Chihuahua y dejado en libertad a pesar de que le encontraron armas de uso reservado para el Ejército e incluso, recibió una carta de no antecedentes penales.

El 19 de septiembre de 2004 publicó sobre un atentado que sufrió ‘Don Adán’ en un fraccionamiento de lujo de la ciudad, en una de sus tantas propiedades, del que lo salvó su escolta de hombres armados. Entonces mencionó que financiaba campañas políticas.

“Ese narcotraficante es nada más y nada menos que ‘Don Adán Salazar’, como le dicen los presidentes municipales de Chínipas, de donde es oriundo, y donde se le conoce por el fuerte financiamiento que otorga a las campañas políticas de los candidatos a presidentes municipales y diputados de aquella región. Los presuntos sicarios detenidos con un arsenal, son en su mayor parte originarios de Guazapares y Urique, donde Adán Salazar tiene un importante coto de poder, al igual que en Chihuahua, donde cada vez es más evidente que goza de la protección policiaca”, escribió.

Luego denunció en una nota la participación de los grupos del narcotráfico en las elecciones: mencionó a alcaldes, incluido el de Chínipas, “con relaciones peligrosas”; que los grupos armados movilizaban a electores para que votaran por sus candidatos; que las autoridades municipales brindan protección a los narcos y el quiebre del tradicional sistema de partidos influido por el dinero que inyecta el tráfico ilícito de drogas.

En 2005, 2007 y 2008 insistió de distintas formas con lo que pasaba en la región, fuera mencionando la protección política recibida por Los Salazar, o los vínculos del alcalde, o la inconformidad por la inauguración de la mina Palmarejo en el municipio, encuadrada en lo que llamó “la fiebre del oro” en la sierra. También consignó en una nota la aparición de una narcomanta del Cartel de Juárez donde acusaba a Adán Salazar Zamorano y su hijo Alfredo Salazar Ramírez, de ser los fundadores del Cártel de Sinaloa en Chihuahua y de haber operado impunemente por 10 años en la capital. Ella mencionó en sus notas cómo prosperaron en los sexenios de dos gobernadores priistas.

En 2005 el clan de Los Salazar ya había sido investigado como sospechoso de haber cometido la primera desaparición de un periodista en México: José Alfredo Jiménez Mota, del periódico sonorense El Imparcial, quien había escrito sobre los capos que controlaban el tráfico de drogas en Sonora, y el apoyo que recibían de funcionarios. Aún hoy, 14 años después sigue desaparecido.

En el cateo a viviendas relacionadas a Los Salazar en Sonora, en la búsqueda del joven reportero, fueron encontradas fosas –según la investigación periodística llamada Proyecto Fénix-, y un zoológico en un rancho de Navojoa. Tres personas consultadas para esta serie afirmaron que esa familia aún tiene leones, y –según el dicho popular- los usa para desaparecer personas.

En 2010, Miroslava siguió con el tema de la infiltración de los grupos del narcotráfico en la política. Publicó que “candidatos piden permiso al narco en Chihuahua para hacer campaña”, y dijo que la Sierra Tarahumara es una “tierra sin ley” de la que se apoderaron grupos criminales, entre ellos el de Alfredo Salazar, a quien señaló como responsable de la primera masacre del país en el periodo de la llamada “guerra contra las drogas”: la masacre de Creel, ocurrida en 2008, cuando fueron asesinados 12 jóvenes y un bebé.

Para 2011, sus notas fueron más direccionadas. Denunció la llegada “a bordo de avionetas”, de grupos criminales “aparentemente provenientes desde Sonora”, para abrir una nueva ruta de droga. “Sólo en murmullos se menciona el nombre de Alfredo Salazar Ramírez, ligado al cártel de Sinaloa, como responsable de la operación logística para sacar cientos de toneladas de mariguana que se quedaron varadas en ranchos y comunidades”, escribió Miroslava el 18 de septiembre. Ese año la Policía Federal capturó a Don Adán, el patriarca de la organización, en la ciudad de Querétaro, en el centro del país.

18. OK 243x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
Desde 1999, Miroslava Breach había publicado notas sobre las actividades ilícitas de Los Salazar en la sierra Tarahumara. El cártel de Sinaloa toma caminos de la Tarahumara para pasar droga. El cártel de Sinaloa toma caminos de la Tarahumara para pasar droga. La Jornada, 24/07/2011: https://www.jornada.com.mx/2011/07/25/politica/005n1pol

En 2012 reportó que por amenazas de gente dedicada al narcotráfico no se pudieron instalar casillas electorales en puntos de la sierra y que en poblados del municipio de Chínipas, la gente había sido obligada a votar por candidatos del PRI. También que el grupo de Los Salazares, y otros grupos, tenían retenes en los caminos serranos.

En todos estos años de denuncias, no se supo de amenazas a Miroslava. Pero en 2015 algo cambió.

La primera llamada intimidante de la que se tiene registro vino después de que publicara una historia sobre 300 familias que habían sido forzadas a huir en Chínipas. Decía que sicarios llegados por tierra y en avionetas buscando a Los Salazares habían aterrorizado a la gente. También daba cuenta de lo que la gente del municipio afirma hasta ahora: que sus llamadas son interceptadas. Bajo el seudónimo de Don Mirone, Breach acusó al grupo de Alfredo Salazar de actuar “con la complacencia de los policías estatales y los militares destacamentos en esos lares”.

La siguiente nota fue sobre los narcocandidatos. Ésa no se la perdonaron: esa misma semana recibió una llamada de advertencia.

“Posteriormente a eso, el presidente municipal de Chínipas, contactó a Miroslava para decirle que El 80 quería hablar con ella, para que le bajara a sus notas”, dijo la testigo con identidad protegida Mila, a la Fiscalía. “Esto me lo platicó directamente a mi persona hace aproximadamente un año. Después la volvieron a amenazar señalándole que no se parara en la sierra porque la iban a matar, mas ella seguía escribiendo respecto a los carteles de la sierra, dando nombres, notas que se pueden consultar en las noticias”.

Esta declaración causó polémica en la audiencia oral del juicio a El Larry en diciembre de 2017, ya que Schultz vive en la zona de influencia de Los Salazar; El 80 controlaba otra región diferente y alejada.

En las declaraciones ante la justicia los entrevistados difícilmente identifican fechas. Este Colectivo realizó entrevistas para corroborar con cuatro familiares cercanos y una docena de amigos y colaboradores cercanos, pero es difícil establecer la cronología.

En la audiencia se supo que el testigo Venancio (familiar de Miroslava) declaró que “en una ocasión escuchó que a la víctima le hablaron por teléfono una persona, diciéndole que de parte de un grupo de personas que cancelara una nota periodística… y ella les colgó.”

Miroslava comentó a Patricia Mayorga – quien habló desde el exilio para este reportaje – que familiares le comenzaron a pedir que dejaran de escribir de la violencia. “Dimensionamos (esas llamadas) como una incomodidad natural de las familias que se preocupan cuando publicamos alguna nota delicada. Las llamadas eran de gente conocida de Miroslava y por lo tanto, era una reacción normal para nosotras”, explicó a este Colectivo. Lo que notó que más le mortificaba es que usaran de mensajeros a sus familiares serranos, y el miedo que estaban pasando.

El 5 de junio de 2016, Javier Corral ganó la elección a gobernador de Chihuahua. Miroslava ansiaba el cambio de gobierno. Javier Corral -quien había sido periodista antes de ser político-, era amigo de Miroslava y de un grupo de reporteros críticos reconocidos en esos años por sus investigaciones periodísticas, pero poco a poco habían ido saliendo del Estado; un par se hicieron funcionarios con el nuevo gobierno que prometía un cambio.

Como la gente seguía buscándola para contarle lo que pasaba, el 6 de agosto, Miroslava volvió al combate y publicó que los narcotraficantes desterraban a gente de sus viviendas: “El asesinato de familias completas y el desplazamiento forzado que ocurre en Chínipas, ubicado en la parte baja de la sierra Tarahumara –en los límites con Sonora y Sinaloa–, es un botón de muestra de la situación general que prima en la sierra. Desde finales de 2012, la banda delictiva Los Salazares, comandada actualmente por Crispín Salazar Zamorano, emprendió una limpia de presuntos enemigos en la región que tiene bajo su control”.

 

Las amenazas que nadie atendió

El día que asesinaron a Miroslava, el gobernador Corral admitió en una conferencia que ella le había comentado de sus amenazas, pero dijo que fue dos años antes.  No quiso mencionar quién era la fuente de la amenaza, tampoco fue citado a declarar al respecto.

“Hace dos años me mostró mucha preocupación por mensajes de amenazas que se le estaban haciendo llegar por motivos de la publicación de reportajes que todos conocemos que ella publicó junto con otra compañera periodista de Chihuahua y que frontalmente tocaron estructuras del crimen organizado (…) Ahora como gobernador (…) nunca me comentó, Miros, que tuviera una amenaza, una advertencia”, dijo el mandatario.

Informó que la principal línea de investigación sería su trabajo periodístico acumulado. “Miroslava denunció frontalmente a bandas del crimen organizado, como actos de corrupción en el estado de Chihuahua, y ese trabajo es por ahora nuestra principal línea de investigación”. Dos días después declararía a la revista Proceso que la línea a seguir sería la narcopolítica.

Las hermanas contradicen la versión del gobernador acerca de que no estaba enterado. En su declaración una de ellas dijo: “Existe una conversación entre ella y el gobernador electo Javier Corral, en la que le advertía que estaba siendo víctima de amenazas consistentes: (le dijeron) ‘que se dejara de meter en asuntos que no le importaban, que no hiciera comentarios de los narcopolíticos porque sino iban a matar a sus hijos, a su familia y al final a ella para que viera lo que estaba haciendo con sus comentarios’”.

Cuando se cumplió un año del asesinato, en la conmemoración que se hizo en la Cruz de Clavos, su hermana Brisa Guadalupe dijo a la prensa que en el celular que se llevó de la escena del crimen la Fiscalía, se habían perdido las pruebas. “Había también un mensaje de texto donde le avisaba (a Corral), pero ese se perdió cuando recogieron sus teléfonos el día del suceso”.

19. OK 300x200 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
A más de dos años del crimen, la familia y colegas de Miroslava Breach mantienen la exigencia por el esclarecimiento su homicidio. Foto: Colectivo 23 de marzo

Eso mismo, en los eventos conmemorativos por el aniversario, Rosa María dijo: “(Miroslava) me dijo que si le pasaba algo yo iba a saber que era a raíz de eso, aquí va a estar en mi teléfono (…) Hubo más amenazas y ella los grabó, esas grabaciones debieron haber estado en su teléfono. Cuando ella estaba ahí en la camioneta (muerta) nos pidieron sus teléfonos, las computadoras y no tuvimos ningún pensamiento adverso, en ese momento estás en estado de shock y no piensas en hacer un respaldo antes y les entregamos todo lo que teníamos. Que yo sepa jamás aparecieron esas grabaciones”.

En el expediente no están consignados dichos mensajes, o la información que tenía en su computadora y los discos duros que recogió la Fiscalía. El titular de la FEADLE no respondió a la pregunta sobre esos archivos; el Fiscal del Estado no contestó a la insistente petición de entrevistarlo para esta investigación.

“Corral fue informado, en algunos casos detalladamente, de las amenazas en contra de ella y de otra periodista; primero en septiembre de 2015, luego en marzo de 2016, después en agosto cuando ya era gobernador electo y por último en octubre cuando ya fungía como jefe del ejecutivo”, escribió la periodista Olga Aragón quien se entrevistó con amigos y familiares durante el funeral.

20. OK 169x300 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
El gobernador Javier Corral reconoció que Miroslava Breach le informó directamente de amenazas que recibió dos años antes de su asesinato, sin embargo, familiares y colegas dicen que ella le había avisado directamente de nuevas amenazas al menos un año antes. Foto: Colectivo 23 de marzo

Este Colectivo consiguió la captura de pantalla de una conversación que Miroslava tuvo con una colega, vía Whatsapp, el 12 de agosto de 2016, en la que le cuenta que informó a Corral de sus amenazas.

“Me llamó Corral el viernes pasado, en muy buena postura frente al tema que hablamos. Dijo que no me preocupara, que él tomaría cartas en el asunto con el alcalde de Chínipas”, escribió Miroslava la conversación.

Su interlocutora le respondió: “Qué bueno. Que calmen el tema en lo político”

“No sé si lo haga”, respondió MIroslava, “pero al menos se mostró sensible, hace la diferencia”.

El 10 de septiembre, un mes después de que Miroslava habló con Corral,  en su muy leída columna Don Mirone publicó un duro comentario sobre Schultz: “Los pobladores de los pueblos serranos han aprendido que siglas políticas van y vienen, intercalando alcaldes del PAN y del PRI sin que cambien las condiciones de inseguridad, violencia y sin tocar el control territorial, la influencia económica y política que tienen los narquitos regionales. Hay alcaldes que hasta les sirven de mandaderos, para botón de muestra ahí está el presidente municipal de Chínipas, Hugo Schultz Alcaraz, que últimamente anda muy activo actuando de intermediario”. En cuanto acabó su mandato como alcalde fue invitado a integrarse al gobierno de Corral.

Después vino el reportaje sobre la violencia en Chínipas. Las repercusiones llegaron hasta Sonora, desde donde un conocido la advirtió que el viejo Crispín la estaba buscando. “Como en octubre o noviembre del año pasado, nos hicieron llegar, sin recordar específicamente los medios, un mensaje en que se dice que el señor Crispin, o el Jefe Salazar, hermano de Adán Salazar, estaba muy molesto con la periodista Breach, por los reportajes y publicaciones que a últimas fechas realizó sobre las actividades que se hacían en Chínipas”, indica un testimonio anónimo.

Cuando una de sus familiares que se enteró del mensaje del viejo capo le preguntó qué iba a hacer a lo que Miroslava respondió: “qué voy a hacer, alguien tiene que decir las cosas”.

Miroslava advirtió en diferentes espacios de los riesgos que corría, pero no hizo una denuncia formal. Sus colegas más cercanos –algunos de la agencia MIR- sabían que ella no creía que los periodistas debían tener un trato especial o victimizarse.

Una vez habló públicamente de sus amenazas, fue el 12 de octubre de 2016, en una reunión del Mecanismo Federal de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas en la ciudad de Chihuahua, a la que acudieron periodistas, defensores y enviados de la Secretaría de Gobernación.

Ella contó las dificultades de ejercer periodismo en el Estado, y las represalias sufridas por la nota de la infiltración electoral de grupos del narcotráfico. Sus puntos de vista quedaron plasmados en el documento final. En esa reunión se habló de la necesidad de activar un plan de alerta que, según se prometió, sería presentado al Gobernador del Estado.

En el borrador del texto, en la relatoría se lee en el apartado número 6: “Amenazas. Por notas sobre: candidatos narcos, sustituyeron a dos candidatos”.

Entre los riesgos a los que se enfrentó dejaron registrado lo siguiente: “Recibir amenazas directas, por terceros, oral y vía telefónica por lo que se escribe al respecto. Crimen organizado reacciona a una nota de manera inmediata. Se presenta en el medio del periodista y amenaza al medio automáticamente (…) (…) Corresponsales que lo manejan como tema de cobertura asumen los riesgos”.

21 OK 300x104 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
La periodista Breach no solo había avisado de las amenazas que había recibido al gobernador Javier Corral, también lo mencionó en una reunión del Mecanismo Federal de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas. Foto: Colectivo 23 de marzo

Otro de los orígenes de las amenazas para defensores y periodistas era la cobertura de megaproyectos y proyectos extractivos.

En la reunión, además de los funcionarios, estuvieron presentes defensores de derechos humanos que ya participaban en el equipo de transición de Corral y que se convertirían en funcionarios. El diagnóstico final fue presentado en el Estado un mes antes del asesinato de Miroslava: los encargados del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas le dieron una copia al gobernador Corral, a miembros de su gabinete, al subsecretario de Gobernación federal Roberto Campa y a los periodistas y defensores. En este documento estaba implícitas las amenazas recibidas.

No se sabe el efecto que pudieran haber tenido las gestiones de Corral ante las amenazas que le reveló Miroslava, pero en el Don Mirone del 25 de noviembre del 2016 ella mencionó a Schultz, quien por entonces se estrenaba como coordinador de educación indígena en la zona serrana, como “emisario” del narco y amedrentador de periodistas. Una familiar cercana recordó en entrevista con este Colectivo que Miroslava se había topado con Schultz en los pasillos de Palacio de Gobierno. Estaba muy enojada.

En diciembre, Miroslava comenzó a decir a sus familiares y amigos que la situación en el estado iba a empeorar, y advertía que matarían a un periodista, y que podría ser ella. En enero solicitó la cotización para blindar su camioneta.

“Comentó que venía muy difícil el 2017, en cuestión de dinero, de política, todo lo referente al estado”, declaró a las autoridades una testigo. “Me explicó que ahora que había ganado Corral se iba a poner muy difícil, porque en su gobierno había mucha gente del anterior, y que Duarte se estaba blindando para que no lo fueran a cuestionar; que Corral iba a estar atado de manos; que la cosa se iba a poner muy cabrona referente al narco y a la violencia” Entonces dijo la testigo que Breach le habló de “la intención era desestabilizar al gobierno de Corral” y de nuevas amenazas contra ella.

Una hermana dio un testimonio similar. “Se van a poner cabronas las cosas”, declaró que le dijo Miroslava. “y señaló que había una lista en la que iban a matar a 3 o 4 periodistas, y que su nombre estaba entre ellos”.

Otra persona cercana a ella declaró además que Miroslava le dijo “que estaba molesta ya que le había entregado información a Corral del gobierno anterior durante su campaña, le había proporcionado información de su investigación y que no la había usado, y estaba más molesta, como decepcionada, porque era información valiosa”. Era, según se pudo confirmar con la testigo, la investigación sobre las propiedades de Duarte.

A una persona conocida de Miroslava le dijo que un funcionario de gobierno (no supo quién) le hizo llegar una advertencia e insinuó algo sobre sus hijos. Un familiar le pidió que denunciara la situación a la FEADLE, lo que provocó la molestia de Miroslava.

La periodista Patricia Mayorga escribió en una nota para Proceso, publicada el primer aniversario luctuoso, que desayunaron juntas el 1 de febrero. A este Colectivo le dijo que en ese encuentro Miroslava le informó esa vez que “las llamadas continuaron, su familia de Chínipas estaba preocupada porque las publicaciones continuaron”. En esa ocasión la vio triste, se preguntaba si valía la pena arriesgarse o si debía abandonar el periodismo, mencionó el caso de un diputado federal que acababa de morir y que al menos él si había dejado dinero a su familia, fantaseaba con dedicarse a cocinar, pero ella misma se respondía que no podía hacerlo, porque si abandonaba no podría ver de frente a sus hijos.

El 18 de febrero comentó, irónica, en su columna sobre “el orgasmograma en Palacio”, refiriéndose al escándalo sobre una denuncia por la infidelidad del gobernador. Aunque sus subalternos dicen que ella pidió en El Norte que no se cubriera el tema porque era de índole privado y podía ser peligroso.

El 20 de febrero publicó una nota frontal contra los grupos armados: “Infiltra el narco gobiernos municipales en Chihuahua”, basada en un informe de inteligencia y de la Fiscalía. Aunque había acordado publicarlo junto a Proceso, por alguna razón se adelantó. En ésta mencionaba entre los directores de Seguridad Pública con vínculos criminales al de Chínipas: Martín Ramírez Medina, sobrino de Los Salazares. En ese momento estaba investigando desapariciones que se le adjudicaban a ese hombre.

Todavía el día 20 la recuerda la hermana que se hospedaba en su casa que “entre bromas me recordó que quería que sus hijos quedaran protegidos”.

En marzo de 2017, Miroslava y otros reporteros se acercaron al Fiscal del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche, después de que éste diera una rueda de prensa sobre detalles de la violencia en la Sierra Tarahumara y sobre el homicidio del líder rarámuri Isidro Baldenegro, ambientalista reconocido mundialmente con el famoso Premio Goldman.

“Le preguntamos por qué hay varios capos reconocidos en diferentes municipios y todos los pobladores saben quiénes son y dónde viven, pero no los detienen a pesar de que algunos están en la lista de los más buscados de la PGR”, recordó desde el exilio Mayorga.

El funcionario explicó que cuando recibieron la administración no había ninguna carpeta de investigación sobre esos casos. Existe una fotografía de ese momento.

22DEAC1 300x200 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
De acuerdo con familiares de Breach, sus investigaciones sobre el crimen organizado se las había entregado a Javier Corral, cuando contendía por la gubernatura de Chihuahua, pero no pasaba nada. Foto: Colectivo 23 de marzo

Para comienzos de marzo, Breach ya se había distanciado del gobernador Corral. Le reclamaba con ironía que no fuera más rápido contra su antecesor. La columna sobre la denuncia pública de la supuesta relación extramarital del gobernador, los había distanciado.

Se notaba aislada. Se le veía molesta también con los luchadores sociales, sus antiguos amigos y aliados, que habían aceptado trabajar en el gobierno del llamado Nuevo Amanecer. En su última conferencia de prensa los cuestionó duramente por omitir los nombres de los acaparadores del agua en el Estado.

Su exjefe, el director de El Norte de Ciudad Juárez, Óscar Cantú, dijo en su testimonio a la justicia que Miroslava le había comentado que estaba pensando en retirarse, y que en las últimas semanas estaba dispersa. Incluso, ocurrió lo que nunca había pasado: él había tenido que llamarle para que mandara una nota, y no era ella la que se adelantaba.

Cantú compartió con la Fiscalía dos fotos: en una se ve un joven con la mano herida, sudoroso, como acorralado. No le preguntó a Miroslava por qué se la había mandado. Se especuló que ella sorprendió a ese desconocido siguiéndola y lo retrató. Mandó otra foto de un operativo policíaco en algún lugar desconocido, tampoco explicó por qué.

Cuando una pariente le preguntó por qué no denunciaba la situación a las autoridades, ella contestó enojada “que eran unos pendejos si no sabían” que Corral iba a tener un desmadre si le mataban a un periodista.

En marzo, según la testigo Silver, le dejaron una nota en su casa amenazándola. El día 21 mencionó a su hija veinteañera su herencia, y a una de sus hermanas menores le encargó, otra vez, la tutoría de su hijo.

Las hermanas recordaron los últimos días premonitorios de Miroslava. “El 21 de marzo mencionó a su hija que cuando muriera, que comprara un lote en ese sector del vivero con la mitad del dinero que a ella le tocaba ya que la otra parte corresponderia a su hermano”, dijo. “Estoy segura que mi hermana tenía más amenazas de las que confesaba”, dijo otra.

El 21 de marzo de 2017, a las 19:43 horas y a las 19:45, el Malibú gris con cola de pato y vidrios polarizados y rines estilizados fue captado afuera de la casa de la camioneta guinda. El 22, en su columna Don Mirone, Miroslava señaló que el Fiscal Peniche era responsable directo del empoderamiento de los grupos del crimen organizado cuando había sido delegado de la PGR en tiempos de Duarte. Ese día discutió en una conferencia con motivo del Día Internacional del Agua con los activistas que habían sido sus antiguos aliados, a quienes criticó –según recuerda uno de ellos- por haber perdido su espíritu crítico con la llegada de Corral al poder. Esa noche, entre las ocho y las diez de la noche, el auto gris pasó cuatro veces frente a su casa.

Al día siguiente, la mataron.

 

La repartición de culpas

En la Cruz de Clavos, el monumento a la impunidad instalado afuera de la oficina del gobernador, los hermanos Breach denunciaron en el primer aniversario del crimen de Miroslava que Corral les dijo que ella se buscó lo que le pasó “por pisarle los callos al diablo”, al investigar temas peligrosos:

23. La FGE no indag%C3%B3 en relaci%C3%B3n entre pol%C3%ADticos y crimen organizado 300x200 - La periodista que no quiso ser cómplice del silencio – Proceso
La Fiscalía General de Justicia de Chihuahua no indagó la relación entre políticos e integrantes del crimen organizado que reveló Miroslava Breach en sus reportajes. Por su parte, el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión, que ahora tienen en sus manos la investigación, no quiso dar información al respecto. Foto: Colectivo 23 de marzo

“Esa frase dicha por el Gobernador es una bofetada para la familia, para el gremio periodístico y para cualquier mexicano, porque viene de una autoridad responsable de hacer cumplir los elementales derechos de protección a la vida, libertad y seguridad”, dijo uno de ellos. Corral, por su parte, ha negado haber dicho eso a la familia.

Los hermanos Breach Velducea pidieron a la FEADLE que la fiscalía federal investigara el asesinato pues, como documentó la organización Propuesta Cívica que en les dio acompañamiento jurídico, durante 10 meses no tuvieron permitido tener copia de la carpeta de investigación. Hasta el momento el único detenido ha sido Juan Carlos Moreno Ochoa, alias El Larry, quien niega su culpabilidad en el crimen.

Tres personas han sido asesinadas y relacionadas con el crimen de Miroslava. Sus homicidios no han sido suficientemente investigados.

En septiembre, seis meses después del asesinato, desconocidos entraron a la casa donde vivía la periodista, no robaron, sólo revolvieron sus archivos. Esto volvió a ocurrir a mediados de este año.

“No parecía un robo, no se llevaron nada de valor, parecía como si hubieran estado buscando algo con todos los papeles revueltos, sillones, camas”, dijo su prima Alcira Velducea, quien se encargó de cuidar la casa abandonada.

Este año, en Sonora, aparecieron al menos seis mantas en distintas ciudades acusando a Los Salazar (Adán, Alfredo y Crispín) de la autoría del crimen, también circuló un video anónimo en redes sociales que fue publicado por medios de Chihuahua.

Los archivos de Miroslava que las hermanas dicen que no volvieron a recuperar sirvieron para nutrir expedientes de los grupos criminales de la entidad, según declaró el Fiscal Peniche a la prensa local. Sirvieron para otros casos, aún no para aclarar el suyo. Sigue sin ser esclarecido el asesinato de Miroslava Breach Velducea, la periodista que no quiso callar porque, como repetía, “el silencio es complicidad”.

Comentarios





Fuente

Advertisements

Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso

2. Nitzia M y Yosel%C3%ADn M. OK 300x251 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso

Dos mujeres que se tomaban una selfie al lado de una pista de aterrizaje serrana murieron, al parecer, accidentalmente; un piloto aviador que viajaba a la Sierra Tarahumara y un maestro de artes marciales retirado fueron asesinados en 2017. Antes de que acabara el año un misterioso hombre murió baleado también en el norte del país. Todas estas muertes resultaron asociadas al homicidio de la periodista Miroslava Breach, ocurrido el 23 de marzo de 2017, en Chihuahua, México.  El Colectivo 23 de marzo, formado por periodistas mexicanos, en colaboración con las organizaciones internacionales Forbidden Stories, Bellingcat y el Centro Latinoamericano de Investigaciones Periodísticas (CLIP), investigaron qué fue cierto y qué no al vincular a estas cinco muertes con la de la periodista. También contaron por qué, de haberlas investigado en profundidad, hubieran arrojado luz sobre el crimen de la respetada corresponsal de La Jornada.

 

Dos días después del homicidio de la periodista Miroslava Breach en la ciudad de Chihuahua, dos mujeres adolescentes que observaban una carrera de caballos junto a la pista de aterrizajes de Chínipas, el pueblo natal de Miroslava, en la Sierra Tarahumara, fueron golpeadas por una avioneta que las mató, según las autoridades. La versión difundida por la prensa indicó que ahí viajaban dos de los tres asesinos de la periodista. Del accidente se supo poco: hombres armados quitaron a los testigos sus celulares para borrar evidencias, la policía municipal negó el incidente ante los periodistas y la dirección encargada de la aeronáutica en el país no lo investigó. Las carreras formaban parte de los festejos de cumpleaños para el narcotraficante Alfredo Salazar Ramírez que se realizan cada año aunque él está preso desde 2012. Salazar era el heredero del grupo denominado Los Salazar, Los Salazares o Gente Nueva Salazar, al que Miroslava había denunciado en sus notas.

No está claro quién piloteaba la aeronave que aterrizó en Chínipas aquella tarde del 25 de marzo de 2017, pero 16 días después fue asesinado a tiros cuando salía de un restaurante en la ciudad de Chihuahua Jorge David Coughanour, un piloto aviador dueño de una compañía de aerotaxis que daba servicio en esa zona boscosa, y quien tuvo entre sus clientes al candidato que se convirtió luego en gobernador, Javier Corral, según consta en el expediente. De inmediato, la policía del Estado relacionó su muerte con el asesinato de Miroslava.

A la muerte del piloto siguió otra, en menos de una semana: la del maestro de artes marciales retirado Gabriel Ochoa Cárdenas, un hombre huraño, a quien mataron de seis balazos frente a las gallinas que cuidaba. Junto a su cuerpo estaba una llamativa pistola de colección y una cartulina que señalaba que él era el asesino de la corresponsal del diario La Jornada y columnista de El Norte de Ciudad Juárez. Desde el gobierno se alimentaron sospechas en su contra hasta que las inconsistencias dejaron claro que era inocente.

Las fiscalías de Chihuahua y la federal especializada en crímenes contra periodistas tienen en la cárcel a Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry, señalado como lugarteniente de Los Salazar en Chínipas y detenido en diciembre de 2017. Su hermano de crianza Jaciel Vega Villa, protegido por la familia que manda en Chínipas, continúa prófugo. Supuestamente ellos dos viajaban en la avioneta que mató a las jóvenes. Las fiscalías los acusan de ser los autores del homicidio de Miroslava.

El tercer cómplice, según la versión oficial, fue el pistolero Ramón Andrés Zabala Corral, quien aparecería ese mismo mes de diciembre en la sierra, muerto de un tiro en el pecho.

Por ninguna de estas cinco muertes que se cruzan con el asesinato de Miroslava hay personas detenidas. Ni Fiscalía estatal, ni la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), de la Fiscalía General de la República, que atrajo el caso un año después del crimen y continuó las investigaciones, parecen haber puesto suficiente empeño en aclararlas, a pesar de que podrían dar pistas sobre quiénes están detrás del homicidio de la periodista incómoda que denunciaba la narcopolítica.

Este Colectivo 23 de Marzo, integrado por un amplio grupo de periodistas mexicanos en colaboración con periodistas internacionales y acompañado por organizaciones de libertad de expresión internacionales, investigó estos casos e intentó encontrar respuestas a las preguntas que los encargados de la investigación dejaron sin responder.

Estos fueron los hallazgos.

 

Las dos amigas

2. Nitzia M y Yosel%C3%ADn M. OK 300x251 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Las jóvenes Nitzia Mendoza y Yoselín Morquecho murieron golpeadas por una avioneta que aterrizaba en Chínipas, Chihuahua, durante una carrera de caballos, según medios locales. Foto: Tomada de Facebook

Cada marzo, en la pista ilegal de Chínipas, Chihuahua, pueblo serrano de difícil acceso, que colinda con el estado de Sonora, cantantes de música norteña aterrizan para festejarle su cumpleaños a Alfredo Salazar Ramírez, mejor conocido como El Muñeco, piloto aviador, preso en México solicitado en extraditación  para enfrentar cargos en una corte texana por tráfico de cocaína a Estados Unidos. Alfredo es hijo de Adán Salazar Ramírez, ‘Don Adán’, exsocio del cártel de Sinaloa, preso desde 2011, y patriarca de un violento clan que -lo denunció Miroslava Breach en sus notas- se ha apoderado de la política local y de la policía, ahora a través de su hermano José Crispín, quien se quedó a cargo del negocio.

Las autoridades los han identificado como muy violentos y los han acusado del asesinato de activistas sociales y de la desaparición de un periodista de Sonora, así como de otros homicidios, desplazamientos forzados, de tráfico de migrantes y de varios episodios violentos en Sonora y Chihuahua.

3. Javier Rosas en el cumplea%C3%B1os de Alfredo Salazar. OK 300x185 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Se dice que todos los años a Chínipas llegan cantantes de corridos musicales a celebrar el cumpleaños de Alfredo Salazar Ramírez, preso en El Altiplano desde 2012. Foto: Tomada de YouTube / Javier Rosas

El sábado 25 de marzo de 2017, dos días después de que Miroslava fuera asesinada en la ciudad de Chihuahua, Alfredo celebraba su vida, como otros años, con una carrera de caballos en la pista de Chínipas. Esa noche también habría baile.

Nitzia Mendoza, de 18 años, y su amiga Yoselín Morquecho, de 17, observaban la carrera trepadas en la parte trasera de una pick up estacionada junto a la pista de aterrizaje. Pasaban las dos de la tarde. Cuando se tomaban fotos, según lo difundido en la prensa, una avioneta las golpeó en la cabeza y ahí mismo murieron. Por lo inaudito del supuesto accidente, el mundo pronto supo la noticia: “¡Una selfie les costó la vida!”, titularon algunos medios la nota, como si ellas hubieran sido las responsables. Varios medios informaron que, por el golpe, las amigas habían sido decapitadas.

4. Accidente OK 300x297 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
A pesar de que la noticia del accidente de las dos mujeres jóvenes en Chínipas se publicó en medios internacionales, en Chihuahua no fue investigado por la Fiscalía del estado, tampoco por autoridades federales. Imagen: El Diario de Chihuahua

Cuando los medios locales buscaron a los funcionarios municipales para entrevistarlos sobre la tragedia ninguno respondió. El Diario llamó a la policía de Chínipas, donde negaron que ese accidente hubiera ocurrido. En ese entonces la policía estaba cargo de Martín Medina Ramírez, quien según denunciaba Miroslava era pariente de Los Salazar y responsable de algunos crímenes. La intención de silenciar el hecho era evidente.

Este equipo de investigación logró conseguir fotografías de los cuerpos sin vida de las víctimas sobre planchas metálicas, donde se les ve con la ropa y el rostro sangrados. Se ve que las heridas que les provocaron la muerte —de escasos dos a cinco centímetros de extensión— son pequeñas y precisas. Es difícil imaginar una avioneta que recién aterriza y que aún vaya a una velocidad de 80 o 100 kilómetros por hora y las golpee por detrás con su hélice o su ala, apenas les haga esas pequeñas heridas y moretones.

Un testigo de los hechos que, por seguridad, pidió el anonimato relató a este Colectivo que la tragedia ocurrió porque a la misma hora no aterrizó una avioneta, sino tres, quizá cuatro. Por lo que cuenta este testigo, un piloto apurado, o imprudente, bajó en el otro extremo de la pista, donde la gente estaba congregada.

5. Ilustraci%C3%B3n lesiones de las amigas OK 300x223 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Sobre la muerte de Nitzia Mendoza y Yoselín Morquecho, familiares, amistades y autoridades no han querido hablar. Imagen: Colectivo 23 de marzo

“Son fiestas que hace la delincuencia. Entonces es una pista pequeña, es una pista de kilómetro de largo, si acaso. Al lado derecho está el casco de carreras, entre la pista y el casco se estacionan los carros y del otro lado de la pista también, una calle como de cuatro metros quedaría de amplio, si acaso, cinco (…) hay ahí un campo donde estaban aterrizando, porque aterrizaron varias en un momento, estaban llegando gente pero esta avioneta aterrizó por el lado contario y pasó a toda velocidad”, dijo la persona que solicitó el anonimato por temor a represalias.

Explicó que Yoselin y Nitzia no la vieron llegar y fueron tumbadas al piso. “Levantaron a las plebas, las llevaron al centro de salud y el piloto automáticamente, inmediatamente, se fue de vuelta. Así de rápido”.

-¿Era una aerotaxi?- se le preguntó.

-No, yo creo que era particular, la mayoría de las que aterrizaban- dijo.

-¿Cuántas llegaron?

-Llegaban dos, tres, cuatro avionetas; una llegaba y se levantaba la otra y otra esperaba a las personas ahí.

El 27 de marzo, El Diario de Chihuahua reveló que obligaron a los testigos a borrar videos del accidente. En el texto sin firma se lee lo siguiente:

El sábado pasado, cuando ocurrió el accidente, dicen pobladores de Chínipas que delincuentes rodearon la pista y obligaron a todas las personas a que borraran las imágenes que traían en sus teléfonos celulares y cámaras, además de lanzar amenazas de muerte contra quien divulgara lo que ocurrió. Incluso, dijeron los informantes, después del accidente en el que fallecieron las dos mujeres, hombres armados se apostaron en las salidas de Chínipas para revisar los teléfonos de las personas que iban de salida.

El testigo anónimo entrevistado por este Colectivo confirmó esa información: “Al salir de la pista había personas ahí y recogían todos los teléfonos (…) limpiaron todos los teléfonos, ahí mismo borraron todo. Hasta que ya borraron todos los teléfonos entonces salió la gente. No salió nadie antes”. Y aseguró que en el pueblo “no se puede hablar” y que “la delincuencia manda”.

El medio investigativo británico Bellingcat que colaboró con esta investigación, después de haber hecho un rastreo de redes sociales, confirmó que “existe una ausencia de información de fuente abierta de imágenes y/o videos tomados por participantes del evento” ese 25 de marzo. Esto contrasta con las fiestas de años anteriores de las que existen videos en internet.

Acerca de los tripulantes de la avioneta obtuvimos distintas versiones.

Una nota dice que la avioneta recogió a un enfermo grave, de apellido García, para llevarlo a que lo operaran de apendicitis en Sonora. Otra que de la nave bajaron dos personas. Otro relato indica que en la aeronave viajaba un famoso cantante de narcocorridos hijo de un operador de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Otro chinipense dijo que la avioneta es la “que siempre trae a los cantantes”.

Una fuente de inteligencia consultada aseguró que quien bajó de la aeronave fue un hombre armado y que la 42 zona militar de Parral, Chihuahua, emitió un reporte al respecto. Este equipo –a través de una organización aliada de libertad de expresión– realizó varias solicitudes de transparencia de información pública, pero la Secretaría de la Defensa Nacional negó la existencia de un documento con esas características.

Una persona vinculada con la Fiscalía estatal afirma que, a causa del accidente, fue citado a declarar un piloto de un taxi aéreo, quien habría sido el responsable de las dos muertes, que habría dicho que salió del hangar de Hermosillo, Sonora, recogió en Chínipas a una persona accidentada y la dejó en Huatabampo, Sonora.

La semana de esos hechos la Fiscalía dijo que no tenía el número de matrícula de la aeronave. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) agregó que la pista era ilegal.

La razón del silencio oficial se sabría hasta nueve meses después.

6. Insert Tweet Corral OK 300x218 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
El gobernador Javier Corral anunció la captura de El Larry el 25 de diciembre de 2017. En medios locales se informó que tras cometer el crimen huyó a Chínipas en la avioneta que mató a Nitzia Mendoza y a Yoselín Morquecho. Imagen: Twitter @Javier_Corral

El 25 de diciembre de 2017, el gobernador Javier Corral publicó por Twitter: “En un operativo llevado a cabo por la PF, derivado de las investigaciones de la FGE de CHIH y con la colaboración estratégica del CISEN, hoy se logró la captura de Juan Carlos Moreno Ochoa (a) Larry, autor intelectual del homicidio de la periodista Miroslava Breach Velducea”.

Ese día, El Heraldo de Chihuahua publicó la información que vinculaba el accidente donde murieron Nitzia y Yoselín con el asesinato de Miroslava.

“Avioneta que mató a jovencitas en Chínipas era de ‘El Larry’”, fue el título, junto a: “Regresaba a ese pueblo después de supervisar el asesinato de la periodista”.

La nota, que no identifica a la fuente de la información, indica:

“En Chínipas, nadie quiso hablar del incidente por el temor que tienen a Los Salazar, quienes controlan las actividades de narcotráfico en toda la región y cuentan con una influencia en la política y en las corporaciones de seguridad pública”.

En el mismo sentido versan las declaraciones tomadas por la Fiscalía, pues dos testimonios indican que el 25 de marzo, antes de las 2 de la tarde, viajaron a Chínipas dos de los tres homicidas de Miroslava.

Esa versión se dio a conocer durante la audiencia pública de inicio del proceso contra Juan Carlos Moreno Ochoa, alias El Larry, a quien se le acusa de ser el jefe de sicarios y de orquestar el asesinato de Miroslava, y que ese día tomó una avioneta desde el aeropuerto internacional de Chihuahua hacia la sierra. Dijo el ente acusador que con Moreno Ochoa iba su hermano de crianza, el universitario Wilberth Jaciel Vega Villa, quien había trasladado en su auto al pistolero Zabala hasta la casa de la periodista para que la matara. En la aeronave no hubo cupo para el sicario.

La mujer policía que los había hospedado en Chihuahua después del crimen, y cuyo nombre quedó protegido bajo el seudónimo de Rubí, dijo que su tío El Larry y Jaciel se fueron de su casa a las 8 de la mañana del 25 de marzo porque “ya estaba lista su avioneta”. Como no hubo cupo para Zabala, éste pasó otra noche en su casa. Por ellos pasó siempre una camioneta guinda. Su tío y el pistolero siempre estuvieron armados.

Chiquilín, el taxista que los transportó y a quien la Fiscalía le dio ese nombre para reservarle su identidad, difiere de esa versión de la policía, pues declaró que fue el día 24 de marzo, a las 7 de la mañana, cuando dejó a El Larry en el área de taxis aéreos del aeropuerto y escuchó que, por el teléfono, le avisó a alguien que “iba llegando”.

En tanto, un amigo de Vega Villa mostró a la Fiscalía la foto que éste envió a un chat grupal en la que se ve de fondo una avioneta (fue el día 25 de marzo a las 14:29 horas); casi una hora y media después, en otra foto, a Jaciel se le ve en la parte trasera de un vehículo entrando al pueblo, justo donde hay un letrero con la palabra “Chínipas”.

El testimonio de la testigo bajo el seudónimo Estrella, leído en la audiencia de vinculación a proceso contra Moreno Ochoa, establece: “El sábado 25 de marzo se dio cuenta que Jaciel había llegado a Chínipas en avioneta junto a su hermano, eso le dijo su prima, dijo que había llegado como a las dos o tres de la tarde, también su prima le dijo que una avioneta golpeó a dos jovencitas y que habían fallecido”.

Una semana después de la captura de El Larry, el columnista Héctor de Mauleón publicó en El Universal que el jefe de sicarios había estado “escondido durante varios meses” en los dormitorios de la mina de oro y plata de Palmarejo, explotada por la compañía estadounidense Coeur Mining, la cual está localizada a 12 kilómetros de Chínipas.  “Contaba, además, con una red de protección institucional por parte de policías estatales y municipales”, escribió.

Varios aliados del Colectivo intentaron comunicarse con las oficinas de la minera tanto en Chicago, como en México, pero no fue posible obtener una respuesta al respecto de este grave señalamiento.

7. Foto pista Palmarejo I y I OK - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
En El Universal se publicó que El Larry se escondía en la mina de Palmarejo, explotada por la empresa Coeur Mining. La empresa no respondió a las solicitudes de entrevista para esta investigación. Fotos: Tomadas de Google Maps.

Este Colectivo pudo constatar que Palmarejo tiene una pista de aterrizaje que mide 570 metros, extensión suficiente para recibir avionetas Cessna, y que los dormitorios se ubican a cinco kilómetros de la pista.

Aunque la manera en la que los asesinos escaparon de Chihuahua es clave para conocer con qué tipo de medios y de protección contaban, en los expedientes estatal y federal consultados para esta investigación no hay señales de que hubiera sido investigada la denuncia pública que involucraría a la compañía minera o de que hubieran sido suficientemente analizadas las bitácoras de los vuelos que despegaron ese fin de semana desde el aeropuerto internacional “Roberto Fierro Villalobos” de la ciudad de Chihuahua. Hasta dónde consta allí, ningún piloto o personal del aeropuerto fue llamado a declarar. En el expediente de la Fiscalía federal las bitácoras de vuelo son prácticamente ilegibles.

Aunque la noticia de la muerte por una selfie se publicó en todo el mundo, la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, según revisión de dictámenes disponibles que hizo este Colectivo,  no enlistó el accidente entre los ocurridos en 2017 en el país, a pesar de que tiene el mandato de investigarlo. En una solicitud formal de información pública sobre dicho accidente (folio 0000900095119) la Secretaría respondió: “La Dirección General de Aeronáutica Civil no cuenta con registro alguno o documentación de soporte que avale algún accidente o incidente de aviación”.

8. PDF respuesta SCT OK - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
La Secretaría de Comunicaciones y Transportes respondió que no tiene registro del accidente a pesar de que dio la vuelta al mundo por lo inusual de la noticia de perder la vida por tomarse una selfie junto a una avioneta. Imagen: Colectivo 23 de marzo

Cuando este Colectivo preguntó sobre la muerte de Nitzia y Yoselín, no sólo en Chínipas sino en todo Chihuahua o en Sonora, algunas personas colgaron el teléfono cuando se les explicó la razón de la llamada, o gritaron con pánico que si hablaban las matarían. Cinco personas consultadas en forma independiente aseguraron que Los Salazar tienen interceptados los celulares y hasta las redes sociales de la zona que controlan. Tres de éstas fuentes refirieron un dato que parece leyenda: la familia tiene leones para que desaparezcan a sus enemigos. En 2005 les encontraron un zoológico “con leones y tigres” en un rancho en Sonora que sigue siendo de su propiedad.

No hubo una sola fuente consultada que no coincidiera en este retrato de Chínipas: un pueblo controlado por el narcotráfico, perdido en la sierra, de difícil acceso terrestre, con comunicación bajo supervisión, localizado en camino recto a la frontera con Estados Unidos y comunicado con el exterior por las pistas aéreas del municipio, del vecino municipio de Témoris y de la minera.

Miembros de este equipo periodístico quisieron viajar a Chínipas para realizar entrevistas con las autoridades locales, con familiares de los inculpados del asesinato de Miroslava, con personas mencionadas en los reportajes de la periodista y con testigos del accidente donde murieron Nitzia y Yoselín, entrevistas que –hasta donde consta en los expedientes– no realizó ninguna de las fiscalías, aunque eran esenciales para la investigación profunda de los hechos. Las fuentes aconsejaron no ir. “Ustedes no saben cómo es ahí”, nos dijo una de ellas. “Los Salazar pueden tumbar avionetas. Ustedes podrán llegar por aire o por tierra, pero de ahí no salen”.

Este Colectivo –mediante una organización de libertad de expresión aliada– solicitó entrevista con el fiscal estatal César Augusto Peniche y mandó un cuestionario en el que se le preguntaba por qué si tantos hilos de esta investigación llevaban a este pueblo en la sierra, y si se dice que el homicida prófugo se esconde ahí como se escondía El Larry, no entró a investigar. Nunca respondió a la solicitud.

El titular de la FEADLE, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, ante esa misma pregunta del Colectivo respondió: “Esa es información que yo no puedo estar revelando, pero lo que puedo decir es que las autoridades federales trabajan de manera coordinada para cumplir con la orden de aprehensión y hacen trabajo correspondiente en el tema”.

 

El piloto

9. Foto Jorge David Coughanour. Colectivo 23 de marzo OK 300x200 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
El piloto Jorge David Coughanour fue asesinado el 10 de abril de 2017. Los medios lo presentaron como el piloto de Los Salazar y el padre de Jorge David lo desmintió. No se investigó el crimen ni la filtración de información falsa. Foto: Colectivo 23 de marzo

Lo que hacía entrañable a Jorge David Coughanour Buckenhofer no era que a veces usara su avioneta Cessna como ambulancia, sino que siempre atendía llamadas de auxilio en zonas donde otros pilotos no se atrevían a aterrizar. Esa habilidad en la pista chica lo llevó a que, cuando tenía 30 años de edad, fundara una empresa de aerotaxi instalada formalmente en el aeropuerto de Chihuahua con destino a la sierra: se llama AeroCoconor y tiene seis aviones de turbohélice. El nombre de la compañía lo tomó de su abuelo paterno, un minero y piloto de guerra estadunidense, nacido en Idaho, a quien le decían el señor Coconor, ante la dificultad de la gente de pronunciar el apellido Coughanour.

Piloto comercial desde los 18 (cuando cursaba la secundaria acordó con sus padres que, terminada la prepa, estudiaría aviación), el piloto Coughanour voló a la familia de un exgobernador de Sonora cuando viajaban de compras a Tucson, Arizona. Voló al gobernador priista César Duarte y luego al panista Javier Corral cuando andaban en campaña para gobernadores. Voló a varios alcaldes de la sierra, a fotógrafos de National Geographic, a mineros y a empleados federales.

  1. Jorge David Coughanour fundó la empresa de aerotaxis: AeroCoconor que brindaba servicio a la Sierra Tarahumara. Entre sus clientes hubo políticos. Video: Facebook Pilotos Sierreros

El día de su asesinato, el 10 de abril de 2017, voló por la mañana. Nada fuera de lo común. Visitó a su madre pasado el mediodía, salió a caminar con su sobrina, regresó a su casa y luego fue a cenar con una amiga. A las ocho de la noche abandonaron el restaurante. Él le abrió a su amiga la puerta del Mercedes Benz 2017 que había comprado seis semanas antes y, cuando se subió y se sentó en el asiento del conductor y cerró la puerta, un vehículo –tal vez un Nissan Tiida rojo– se le emparejó. Una persona bajó y le disparó por lo menos seis veces. Los balazos dejaron en la ventana un solo hoyo del tamaño de un puño. Fueron tiros certeros, profesionales.

La agente de la policía investigadora de la unidad de homicidios, Michelle Guadalupe Barraza Espinosa, de la Unidad 328, fue la primera en llegar a la escena del crimen, dice el expediente. Curiosamente, la policía Barraza también había participado en la investigación del asesinato de Miroslava: fue una de los dos agentes que encontraron la casa de la familia que crió a El Larry: la familia Vega Villa. En esa casa encontraron las evidencias que implicaban a este hombre y al joven que lo considera como hermano mayor: Jaciel Vega Villa, quien está prófugo.

“Escucho una explosión muy fuerte. No supe qué pasó. Yo no me sentí lastimada. No volteé a ver a Jorge. No sabía que estaba lesionado. Sólo escuchaba su respiración. En eso saco la cabeza por la ventana y pido ayuda (…) pierdo el conocimiento”, dijo la amiga del piloto a la policía pocos días después, en el hospital.

Para dar con el asesino del piloto Coughanour, la agente Barraza entrevistó a dos testigos: un vecino y un cliente del restaurante. Pidió revisar las imágenes captadas por la cámara del negocio, pero el gerente se negó.

La agente Barraza y sus colegas cerraron la calle y tomaron fotografías de la escena. En una de ellas se observa una mano enguantada que sostiene las credenciales del piloto. Una ambulancia llevó al hospital a su amiga herida.

En el expediente 19-2017-0009981 no hay rastro de que se hubieran conseguido las imágenes de cámaras de seguridad cercanas, retratos hablados o datos sobre el vehículo en el que se fugó el asesino.

Los policías tampoco contactaron a la familia de Coughanour. Su cadáver pasó toda la noche en la morgue, en calidad de desconocido.

* * *

Una persona cercana al piloto, cuyo nombre reservamos por su seguridad, narró a este Colectivo que a las 7 de la mañana del 11 de abril de 2017 recibió una llamada de AeroCoconor. Los pasajeros estaban esperando y el piloto Coughanour no había llegado. Tampoco contestaba. A partir de ahí, amigos y familiares empezaron a buscarlo desesperadamente.

Fue un amigo cercano el que reconoció la foto del Mercedes en la nota roja del periódico. Acudió a la casa de los padres de Jorge. Colapsaron al escuchar la noticia. Ninguna autoridad –a pesar de haber identificado a su hijo casi 12 horas antes– les notificó del asesinato. La agente Barraza, en cambio, contestó el celular de la amiga del piloto y avisó que estaba herida y en qué hospital. El celular de Jorge sonó una y otra vez la mañana del 11 de abril pero, cuando la Fiscalía entregó el teléfono a la familia, todas las llamadas y los mensajes de ese día habían sido borrados, según entrevistas a personas cercanas de la familia.

Jorge Guillermo Coughanour Miller, el padre del piloto, buscó una cita con el gobernador Corral, pero lo mandaron con el fiscal César Augusto Peniche. “Peniche dijo que conoció a mi hijo, que era muy buen piloto, que el caso era muy importante para el gobierno y que la investigación iba a seguir. ¡Fue falso!”, dijo el señor, quien fue entrevistado en su oficina; las paredes están decoradas con fotografías de Jorge, su único hijo varón.

A pesar de que el piloto trasladó a Corral durante la campaña a gobernador –como dos testigos lo indican en el expediente y como confirmaron conocidos y un funcionario público a este Colectivo–, éste nunca lo dijo públicamente y no le dio el pésame a la familia.

Apenas un día después de que se publicara la noticia de este homicidio, el 12 de abril, El Diario de Chihuahua publicó una filtración, cuyo encabezado dice: “Hallan posible arma del crimen de Miroslava”. Según la nota, la Fiscalía estatal había descubierto que la pistola que se había utilizado para matar a la periodista era la misma con la que habían asesinado al piloto. En los dos crímenes, de acuerdo a la Fiscalía, el arma era calibre .38 súper. El director de la Policía Estatal, Óscar Aparicio, en una conferencia de prensa realizada cinco días después de la nota, confirmó el dato filtrado. Dijo que los cartuchos percutidos en ambos crímenes coincidían.

Un documento escrito antes de esas declaraciones, y que forma parte de la carpeta de investigación 19-2017-000981, lo desmiente. Fechado el 11 de abril de 2017, al día siguiente del asesinato, un perito en balística forense del gobierno del estado concluyó en su informe: “Se ha verificado al día de hoy la huella balística 0807001002682017 en el sistema IBIS y hasta el momento no ha mostrado resultados de aciertos o hits con algún elemento de la base de datos”. No había coincidencia con las balas que asesinaron a Miroslava.

Una persona que tuvo acceso a la carpeta dijo al Colectivo que el peritaje realizado a los casquillos arrojó que, aunque coincidían en el calibre, las balas no habían salido de la misma arma. La Fiscalía nunca desmintió la falsa información. El fiscal tampoco respondió a la solicitud de entrevista que realizó una organización de libertad de expresión que colaboró con este proyecto.

Casi un mes después del asesinato de su hijo, el 4 de mayo, don Guillermo acudió a la Fiscalía a exigir que le tomaran la declaración: nadie se lo había pedido ni a él ni a otros familiares o a colegas de la víctima en el mundo de la aviación. Personas con acceso a la carpeta de investigación dijeron que no todas las declaraciones y elementos entregados a la Fiscalía fueron integradas en la investigación.

Cuando uno lee el escueto expediente del asesinato de Jorge, pareciera que a la Fiscalía le interesaba más investigar a la víctima que encontrar a sus asesinos: pidió información financiera sobre el piloto al Sistema de Administración Tributaria, pidió realizar la extracción de información de sus celulares, indagó sobre su vida amorosa y pidió una copia de la factura del Mercedes Benz que había comprado semanas antes. Ninguna de las dos entrevistas que se hicieron durante los primeros minutos después del asesinato llenan dos hojas.

En el expediente se lee un cuestionario realizado por gente de la Fiscalía en el que hay instrucciones de que se debe indagar más sobre la vida personal del piloto, sus clientes serranos y si era presionado para transportar droga.

* * *

La última página del expediente de la Fiscalía de Chihuahua es una fotocopia de la bitácora de vuelos de AeroTepeyac, el nombre legal de AeroCoconor, que abarca del 18 al 27 de marzo de 2017. En esos días, la empresa realizó vuelos entre CUU (Chihuahua), CHR (Cahuisori, municipio de Ocampo en Chihuahua) y TAR (Aeródromo Tarachi, en el municipio de Arivechi en Sonora). Ningún vuelo a Chínipas.

Aún así, el 25 de diciembre de 2017, el mismo día que el gobernador Corral anunciaba la captura de El Larry, El Heraldo de Chihuahua publicó en su portal, y al día siguiente en el impreso, una nota que, sin citar fuente alguna, aseguraba falsamente que Jorge David era el piloto que había ayudado a escapar a los asesinos de Miroslava.

El artículo dice:

“El piloto aviador Jorge David Coughanour Buckenhofer, asesinado el 10 de abril al exterior de un restaurante, (…) era quien pilotaba la avioneta en la que viajaba Juan Carlos Moreno Ochoa, alias El Larry, quien después del homicidio de Miroslava Breach Velducea regresaba a Chínipas, pero al buscar aterrizar un ala de la aeronave golpeó y mató a dos jovencitas”.

El resto de la nota asegura que Jorge “era piloto de confianza de Los Salazar”, que les brindaba el servicio hasta la zona serrana donde colindan Chihuahua y Sonora, y que “fue el trabajo para el grupo Los Salazar el que le valió la prosperidad a su empresa, y no tanto el traslado de pasaje”.

Dos semanas después de esta nota, el 5 de enero de 2018, El Heraldo de Chihuahua publicó la carta de don Jorge Guillermo, con el titular: “Desmiente calumnias contra piloto asesinado y AeroCoconor” y el subtítulo: “Padre del piloto envía carta desmintiendo declaraciones de la Fiscalía”.

Dice la carta:

“Categóricamente niego lo escrito por el Sr. Varela, respeto profundamente la libertad de expresión y prensa, pero nadie tiene el derecho de escribir o publicar calumnias que atentan contra el prestigio de una persona. La nota también menciona que mi hijo Jorge fue el piloto aviador que aterrizó en la región serrana de Chínipas el 25 de marzo del 2017, viéndose involucrado en el fatal accidente donde perdieron la vida dos jovencitas. Esto también es falso. Jorge no estuvo presente en ese lamentable hecho ni ningún piloto que trabaje en AeroCoconor, ni ningún avión de la empresa se encontraba volando por esa zona a la hora que se registra el fatal accidente, tanto mi hijo como sus pilotos estaban en la Cd. de Chihuahua, esto quedó comprobado ante Fiscalía en su momento”.

El Heraldo de Chihuahua en su titular adjudicó la fuente de la información publicada por el periodista David Varela a la Fiscalía de Chihuahua. Una pariente de Miroslava dijo a este Colectivo que el propio fiscal Peniche fue quien dio esa misma noticia a la familia Breach de que el asesinado era piloto de El Larry. Ni en público ni en privado la Fiscalía aclaró esa información, a pesar de que desde finales de abril de 2017 los registros de la compañía aérea indicaban que Jorge David Coughanour no voló a Chínipas el 25 de marzo, día del accidente, y toda esa semana. Testigos reforzaron que lo vieron ese día en Chihuahua y los registros de su celular mostraban que su teléfono siempre estuvo activo en la ciudad.

En la audiencia oral del 27 de diciembre de 2017, tras la captura de El Larry, el Ministerio Público leyó testimonios de testigos con identidad reservada que declararon que el presunto homicida de la periodista, después del asesinato había dicho que “iba a volar en el pájaro” y que pidió que lo llevaran a una base de aerotaxis.

Este Colectivo encontró que uno de los números marcados desde el celular del prófugo Jaciel Vega fue al teléfono de AeroCoconor. Fue a las 8 de la noche del 23 de marzo. Duró 88 segundos. Las bitácoras de vuelos incluidos en la carpeta de investigación de Miroslava, y en la del piloto, muestran que la empresa del piloto asesinado no voló esos días a Chínipas o a la pista de Palmarejo.

El registro de vuelos proporcionada por el aeropuerto internacional de Chihuahua por solicitud de este equipo, muestran que tres son los pilotos que semanalmente vuelan al aeródromo “PJO”, de Palmarejo, ubicado en el municipio de Chínipas. Entre el 23 y 26 de marzo de 2017 fueron dos las compañías de aerotaxis que aterrizaron en ese destino. Sin embargo, no se pudo conocer las matrículas de las avionetas privadas que llegaron a los festejos del cumpleaños de Alfredo Salazar; esos datos son considerados por el gobierno como información reservada por cuestión de privacidad. Esa misma respuesta dio el aeropuerto de Hermosillo, Sonora, a nuestra solicitud de información.

11. Foto detenci%C3%B3n de Alfredo Salazar Ram%C3%ADrez. Sedena OK 300x298 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Alfredo Salazar Ramírez es hijo del patriarca del grupo criminal Los Salazares, Adán Salazar Ramírez; se le atribuye el asesinato del activista Nepomuceno Moreno, entre otros crímenes, además de narcotráfico. Fue detenido en 2012. Foto: Secretaría de la Defensa Nacional

Según reportes de las autoridades estadunidenses, Adán Salazar Zamorano y sus familiares usan aviones privados para transportarse, y sus miembros –según la agencia estadunidense antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés)– “son peligrosos”. Es conocida su afición a la aeronáutica. Registros públicos indican que han sido propietarios de aeronaves, permisionarios de aeródromos, cuentan con permisos para ser pilotos y protagonizan corridos que enaltecen sus proezas aéreas.

En una nota firmada por Miroslava Breach –6 de agosto de 2016– ella señalaba a la gente de José Crispín, hermano de Adán Salazar, como responsables de asesinatos y del desplazamiento en 2015 de unas 300 familias del pueblo de Las Chinacas, por sus disputas territoriales. En marzo de 2016, la información de Miroslava sobre el interés de Los Salazares, como ella los nombraba, de meterse en la política tumbó la candidatura a presidente municipal de un sobrino de los capos, Juan Salazar Ochoa, postulado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). El padre del candidato frustrado es Joel Salazar Zamorano, quien fue presidente municipal del municipio de Morelos. La media hermana del candidato, Silvia Rubí Salazar Chávez, fue regidora de Chínipas. Desde el año pasado, a pesar de los señalamientos de la prensa, el PRI postuló como candidato alcalde de Chínipas a Salomé Ramos Salmón, cuñado de Alfredo, El Muñeco, hijo de Don Adán. Como ganó las elecciones, es el actual presidente municipal.

La nota de El Heraldo de Chihuahua inculpando a Coughanour, y cuya información salió de la Fiscalía, iba acompañada por otra, firmada por el mismo reportero, que titulaba: “El asesinato era un regalo de cumpleaños de El Larry para su patrón”. Esa teoría de que Moreno Ochoa actuó por su cuenta, sin permiso de sus patrones –y a quien el gobernador Javier Corral mencionó en su tuit de ese día como el “autor intelectual” del crimen de Miroslava–, le adjudica la responsabilidad final del crimen.

El reportero que publicó esa nota y la información falsa involucrando al piloto con la huida de los asesinos a Chínipas, ya no se dedica al periodismo: ahora es policía del estado de Chihuahua.

 

El profe de artes marciales

12. Ilustraci%C3%B3n Gabriel Ochoa pendiente en formato de calidad OK 1 300x179 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
A Gabriel Ochoa Cárdenas lo asesinaron el 17 de abril; el director de la policía del Estado, Óscar Aparicio, afirmó que el crimen fue cometido con la misma arma con la que asesinaron a Miroslava. Imagen: Colectivo 23 de marzo.

El 17 de abril de 2017, en una rueda de prensa matutina en Chihuahua capital, el director de la Policía del estado, Óscar Aparicio, anunció que al piloto Coughanour y a Miroslava los habían asesinado con la misma arma. En la tarde, en otra conferencia, el gobernador Corral reveló que la Fiscalía ya tenía identificadas a las personas que habían participado en el asesinato de la periodista. “Tenemos, prácticamente, todos los elementos para ir a la captura de los responsables y estamos reforzando, con el mayor rigor científico, técnico y jurídico, el proceso y la cadena de custodia”, anunció el gobernador panista.

Al día siguiente, en la colonia Junta de los Ríos, en Chihuahua capital, el retirado profesor de artes marciales y sicólogo, Gabriel Ochoa Cárdenas, a quien sus vecinos decían El Profe, fue asesinado a balazos frente a unos gallineros que cuidaba en el patio de una casa vecina. Sobre la mano de Gabriel, la policía encontró una peculiar pistola Colt, calibre .38 súper, de la que la armería sólo fabricó 200: es una edición que trae grabados el retrato de Emiliano Zapata y una serpiente azteca en uno de los lados del cañón; del otro le tallaron una frase del revolucionario mexicano: “Es mejor morir de pie que vivir de rodillas”. Junto al cadáver, una cartulina advertía:

13. Cartulina Gabriel Ochoa OK 300x193 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
A un lado del cuerpo de Gabriel Ochoa había una cartulina en la que se le inculpaba del homicidio de Miroslava Breach. Las autoridades de Chihuahua siguen sin resolver este caso. Foto: Colectivo 23 de marzo

“Este es el marrano que asesino (sic) a la periodista Miroslava por orden del 80 en complicidad con Pablo Ernesto Rocha. Esto es la prueba de que no queremos marranos haciendo Injusticia (sic).”

El 80 es el apodo de Arturo Quintana y, en marzo de 2017, era jefe en la zona noroeste del estado del grupo contrario a Los Salazar: La Línea, que trabaja para el Cártel de Juárez. Rocha había sido el director de la Policía Estatal Única y aparece involucrado en varios abusos y escándalos.

 

* * *

 

Los medios de Chihuahua difundieron rápido la noticia y dijeron que Gabriel Ochoa Cárdenas tenía parecido con el retrato hablado del gatillero que disparó contra Miroslava. El Diario, por ejemplo, publicó el dibujo del asesino, que hasta ese momento era inédito, junto a una fotografía de Ochoa Cárdenas, ya muerto, a la que sólo debería tener acceso personal de la Policía o de la Fiscalía. Aunque la intención era resaltar el parecido físico, los rasgos no coincidían: el asesino tenía aproximadamente 25 años y el exprofesor de artes marciales había cumplido 56. En la nota de El Diario se añadió el dato de que, al igual que el homicida de Miroslava, el profesor cojeaba, y se especulaba que éste se había dejado crecer un mes el bigote para explicar por qué el asesino de la periodista no lo tenía.

14. Foto retrato hablado Zabala pendiente conseguir en mejor calidad OK 260x300 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Medios locales difundieron un supuesto parecido entre el retrato hablado del asesino de Breach y Ochoa Cárdenas, a pesar de que la diferencia de edad entre el tirador descrito y el profesor era de 30 años. Foto: Fiscalía General de Justicia del Chihuahua

El Profe, por lo que pudo saber este Colectivo con ayuda de los vecinos, era un hombre silencioso que se sentaba durante horas en la banqueta y tenía dificultades para caminar. Años atrás había dado clases de karate, entre sus clientes hubo policías. “En una libreta anotaba el nombre de cada alumno”, recordó alguien del vecindario. Una tendera de abarrotes mencionó que cuando presentía que algún vago iba a robarle, lo mandaba llamar para que le espantara a los asaltantes.

Él vivía del dinero que le mandaba uno de sus hermanos y cuidaba un gallinero que estaba cruzando la calle, frente a su casa, y que fue donde lo mataron.

Un exalumno del karate, que pidió no ser identificado, fue quizás el tercero en ingresar al terreno tras escuchar los balazos. Lo que vio no coincide con las imágenes que después presentaron las noticias: “Vi una pistola (junto al cadáver) y fue lo primero que me llamó la atención porque él no era de armas”, dijo extrañado en entrevista un año después. “También oí que (los policías) decían que la pistola era de un color y cuando salieron las fotos en el periódico era una pistola de otro color. No supe cuándo le cambiaron la pistola”. Para alguien que no sabe de armas, la diferencia tuvo que resultarle muy evidente.

15. Foto arma OK 300x189 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
Los asesinos de Gabriel Ochoa dejaron a lado de su cuerpo un arma de colección. Las descripciones de los testigos que encontraron el cuerpo no parece que hubieran notado la llamativa pistola. Foto: El Diario de Chihuahua

En el expediente del caso también el primer policía que llegó a la escena del crimen dejó escrito en el oficio de la narrativa de los hechos que encontró “un arma de fuego escuadra color plateado calibre 9 mm”. Un testimonio anónimo contenido en la carpeta de investigación señaló que el arma original era plateada y tenía “cacha de madera”. Esas características no coinciden con el arma difundida en los medios: la elegante pistola conmemorativa con cacha de resina.

Desde el segundo día, peritos de la Fiscalía informaron a medios como El Heraldo de Chihuahua que le habían realizado estudios a la pistola Colt, calibre .38 súper que tenía junto a la mano: “y se determinó que esa arma de fuego se utilizó para matar a Miroslava Breach”. Sólo a ella, ya no mencionaron al piloto Coughanour, aunque antes el director de la policía había asegurado que al piloto y a la periodista los habían matado con la misma pistola.

En el análisis de balística forense con fecha del 19 de abril de 2017, un perito resuelve que hay coincidencia en las características “morfológicas y dimensionales” entre las balas recuperadas en la autopsia de Miroslava (balas con la clave 0807001002252017) y el arma encontrada con el cuerpo de El Profe (0807001002842017), “por lo que se establece que ambos fueron percutidos y deflagrados con la misma arma de fuego, siendo esta la pistola marca Colt calibre .38 Súper serie 0049EZS”. Es decir, la elegante pistola conmemorativa con la que se mató a Miroslava es la misma que alguien plantó al profesor retirado.

Un año después, el fiscal de la zona centro, Carlos Mario Jiménez, dijo este colectivo periodístico que Ochoa Cárdenas no participó en el asesinato de Miroslava y su teoría era que los asesinos de la periodista, al saber que la Fiscalía ya los había ubicado, lo mataron para despistar.

Sin embargo, es notorio en el expediente de la investigación del asesinato en el gallinero que a los hermanos de Ochoa Cárdenas se les cuestionó para obtener información, no para dar con el asesino de su hermano Gabriel, sino para conectarlo con el homicidio de Miroslava. En el expediente se lee que Mario Alberto Ochoa Cárdenas aclaró en la Fiscalía que su hermano no vestía como el sicario del video que le mostraron, y que tampoco coincidían su postura corporal y su manera de caminar.

“Cada vez que voy nomás me muestran una y otra vez el video del sicario que mató a la periodista y me dicen que les diga si reconozco a mi hermano. Ya les he dicho hasta el cansancio que no es él, pero siguen molestando con lo mismo”, dijo Mario Ochoa al sitio de noticias 4Vientos. En otra entrevista se quejó del “show mediático, la manipulación y filtración amarillista a los medios por parte de la Fiscalía”.

Los testimonios de este caso (contenidos en la carpeta de investigación 19-2017-0010672) que la Fiscalía estatal pasó a la federal son ilegibles, como si hubieran sido impresos en una impresora a la que se le acabó el tóner. La Fiscalía de Chihuahua obtuvo imágenes de video donde se aprecian dos carros (uno rojo, otro oscuro) huyendo tras el asesinato del maestro de artes marciales, y aunque se indagó la identidad del propietario de uno de los vehículos, a dos años y cuatro meses del crimen no hay detenidos.

Hasta el cierre de esta investigación los hermanos Ochoa Cárdenas no habían tenido acceso al expediente.

* * *

16. Foto Zabala funeral original OK 300x267 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
A Andrés Zabala Corral se le señaló como el autor material del homicidio de Miroslava Breach; fue asesinado el 19 de diciembre de 2017. Foto: tomada de Internet

El gobierno de Enrique Peña Nieto llegó a considerar a Arturo Quintana como “el máximo generador de violencia” en Chihuahua. El 80, como le apodan a Quintana, supuestamente firmó el mensaje dejado junto al cadáver de Miroslava. “Esto les pasará a toda la gente lengua suelta y llegadas al gobernador y voy por ti gober. Atte: El 80”. Quintana se encuentra hoy preso en el Altiplano y, aunque ha sido acusado por la DEA de ser el líder del Nuevo Cártel de Juárez y por tráfico de droga, no se le ha procesado por el asesinato de la periodista.

El trabajo de Miroslava frustró la candidatura a la alcaldía de Bachíniva de Silvia Mariscal Estrada, la suegra de El 80. Las pistas, sin embargo, siguen apuntando a Chínipas, y otro grupo criminal, el de Los Salazar, al que Miroslava se refirió en sus reportajes. Los textos de Miroslava indicaban que esta familia se apoderaba del poder municipal, la policía, las obras públicas y las tierras, además de que estaba generando violencia. Tras la publicación de su reportaje de marzo de 2016 le quitaron la candidatura a Juan Salazar Ochoa. Hasta enero de 2018 dejó la jefatura de la policía Martín Ramírez Medina, a quien ella señaló –en una columna en noviembre de 2016 y una nota del 20 de febrero de 2017– de trabajar para sus parientes narcotraficantes.

 

El hombre señalado como sicario

17. Foto mapa de hallazgo del cuerpo OK 300x211 - Las cinco muertes ligadas al asesinato de Miroslava Breach – Proceso
La investigación del homicidio de Zabala Corral no tuvo avances. Su cuerpo fue encontrado en una brecha en el municipio de Álamos, Sonora. Tenía una bala en el corazón. Foto: Fiscalía General de Justicia de Chihuahua

Un reporte policiaco escrito a mano, fechado el 20 de diciembre de 2017, indica que un varón de entre 25 y 30 años de edad fue encontrado, con un balazo que le entró por la espalda y le salió por el pecho, en un despoblado camino de terracería a tres kilómetros del ejido El Zapote, en el municipio de Álamos, Sonora. El muerto, se sabría luego, medía un metro con 73, era de piel morena clara, tenía cabello corto y una nariz delgada y grande. Lo que lo distinguía eran los tatuajes de una calavera y de los nombres de sus dos hijos: así se supo que era Ramón Andrés Zabala Corral, el hombre que la Fiscalía de Chihuahua asegura que fue quien le disparó en ocho ocasiones a Miroslava, el mismo que fue captado por las cámaras de seguridad llevando un objeto blanco bajo el brazo –que después se diría que era la cartulina encontrada junto al auto de Miroslava– y que cojeaba al caminar.

De Zabala se sabe poco. Nació, vivió y murió en Álamos, al sur de Sonora, a unos 120 kilómetros de Chínipas. Es una franja controlada por Los Salazar para tráfico de drogas y de migrantes. Ese estado es gobernado por el PRI; Chihuahua por el Partido Acción Nacional (PAN). El sur de Chihuahua y el sur de Sonora están bajo su control; Álamos era uno de sus bastiones. También, en 2016, fue el lugar donde asesinaron al hijo del patriarca ‘Don Adán’, que llevaba su mismo nombre: Adán Salazar Ramírez, conocido como El Indio, cuyo cuerpo sin vida arrojaron en la ciudad sonorense de Navojoa.

Según la columna de De Mauleón publicada en El Universal, la Policía Federal sabía que Zabala, en los nueve meses que estuvo prófugo, se comunicaba a través del teléfono de una compañera sentimental y que una vez estuvo a punto de ser capturado, pero huyó gracias a que alguien le avisó.

El hombre que las cámaras captaron disparando a Miroslava, cojea. Las personas entrevistadas por la Fiscalía no fueron interrogadas sobre si Zabala cojeaba.

No hay imagen que capte los rasgos del asesino de Miroslava, pero sí el retrato hablado que un testigo anónimo, vecino de ella, dio a la Fiscalía de Chihuahua. Sin embargo, en una segunda declaración de esta persona a la Fiscalía federal, realizada el 21 de agosto de 2018, ésta aseguró que no había alcanzado a ver el rostro del pistolero, sólo su perfil, pero que el ministerio público le pidió que señalara a uno que le dijo se llamaba Ramón.

Textual dice: “Le volví a decir que no sabía quiénes eran las personas que aparecen en las fotos que me estaban mostrando, y de nueva cuenta el licenciado me dijo ‘mira la persona que estábamos buscando es el que se llama Ramón y vive en un ranchito en el Sonora, es el que estamos investigando, ahorita no vive en Chihuahua’, y fue cuando le dije ‘¿entonces subrayo la foto de él? (…) y puse una palomita en la parte de arriba de la foto de Ramón”. Eso se lee en la carpeta de investigación FED/SDHPDSC/UNAI-CHIH/0000214/2017.

No hay imágenes disponibles que permitan identificar sin lugar a duda los rasgos del asesino de Miroslava. A Zabala lo vinculan con el crimen porque –según consigna el expediente– su teléfono aparece en el registro de llamadas que hizo Jaciel Vega Villa desde la escena del crimen; su número de teléfono con lada 642, correspondiente a la región sureña de Sonora, coincide con su registro en Facebook. Este Colectivo no pudo constatar esa información en su cuenta.

De su perfil en esa red social la Fiscalía habría sacado las fotografías que posteriormente mostró a los testigos que lo identificaron, entre ellos Rubí, la policía que hospedó a los asesinos.

Este equipo encontró en Facebook tres perfiles de Zabala: en las fotos del perfil que tiene bajo el nombre Andrés Vega se observa a un hombre serio, inexpresivo, a veces con su padre, otras con un hermano menor. Uno de sus últimos mensajes es un cartel que exalta la profesión de sicario, en otra foto muestra una pistola negra. Algunas veces daba like a fotografías de alguno de sus hijos.

En el expediente del asesinato de Miroslava no existe claridad sobre dónde se hospedó Zabala. Rubí, la sobrina policía de El Larry, dijo que tanto su tío como el desconocido hombre armado de acento sonorense que lo acompañaba (y que luego reconoció en fotos) durmió en su casa desde el 23 de marzo hasta el domingo 26 de marzo, cuando fue trasladado al aeropuerto en una camioneta guinda que lo recogió.

En tanto, el chofer que declaró bajo el seudónimo Cholugo dijo que, el 23 de marzo por la mañana, trasladó a El Larry y a Zabala al Hotel Marrod, a las afueras de la ciudad y estuvo con ellos cuatro horas en la habitación 120.

Ocho meses después dos camareras del Hotel Houston al pie de carretera, cuyos nombres fueron reservados, declararon que recordaban a la persona de la fotografía, y lo identificaron como el misterioso hombre que del 26 al 28 de marzo había ocupado la habitación 205; el mismo que llegaron a ver sólo cuando salía a fumar, que no les permitía entrar a hacer el aseo y a quien vieron con ropa idéntica a la del asesino registrado por las cámaras cuando disparaba a Miroslava.

A ciencia cierta no se sabe cómo ni cuándo huyó a la sierra ni qué tanto hizo durante los nueve meses que estuvo prófugo antes de que fuera encontrado muerto en Álamos, municipio al sur de Sonora.

Después del asesinato de Zabala, los familiares dijeron a la Fiscalía que el difunto había sido un hombre misterioso y callado, tirando a lo hosco, que desaparecía por semanas, que no le gustaba que le preguntaran sobre su trabajo y que una vez pidió que no hicieran caso de las habladurías del pueblo de que “andaba en malos pasos”. Una mujer con la que vivía habló de sus largas ausencias, de su aversión por las redes sociales, de que prefería comunicarse por mensajes o llamadas, y que constantemente cambiaba de número de teléfono porque lo perdía.

El 9 de febrero de 2018, casi mes y medio después del asesinato de Zabala, integrantes de este Colectivo preguntaron al fiscal de la zona centro, Carlos Mario Jiménez, por qué no habían capturado a Zabala si lo tenían ubicado desde mediados de abril, cuando el gobernador Corral anunció a la prensa que los implicados ya habían sido identificados. El fiscal respondió: “Nosotros decidimos no pedir (ayuda) a Sonora. No, porque esas personas (Los Salazar) tienen muchos años allá y todo y no sería más seguro (…). Fue una decisión estratégica, con todo respeto a Sonora”.

* * *

La carpeta de investigación del homicidio de Zabala consta de unas 30 hojas. En ésta hay una fotografía que fue hecha por la funeraria a petición de la familia y donde se ve a Zabala en vida junto a un crucifijo. Esa imagen que fue publicada en la prensa para acompañar la noticia del asesinato. Y aunque peritos de Chihuahua capital viajaron a Álamos para indagar sobre el crimen y entrevistaron a familiares, en el expediente sólo hay una acción concreta: el 20 de marzo de 2018, tres meses después del homicidio, y cuando estaba a punto de cumplirse el primer aniversario de la muerte de Miroslava, el coordinador de la unidad especializada de delitos contra la vida, de la Fiscalía de Chihuahua, pidió al área de genética forense obtener el perfil genético de “Zavala Corral” y cotejarlo con la evidencia contenida en el caso de Miroslava. “Lo anterior, a fin de tener conocimiento de la verdad histórica de las circunstancias en las que perdiera la vida” Miroslava. Un mes después el gobierno federal le quitó a la Fiscalía de Chihuahua la investigación del caso de la periodista, a petición de la familia y de organizaciones de defensa de libertad de expresión, y lo atrajo. No se encontró documento donde constara que se hubiera realizado ese peritaje.

Estas cinco muertes inexplicablemente se mantienen sin avances aunque sus investigaciones pudieran dar pistas sobre el crimen de la valiente periodista que se enfocó los últimos meses de su vida a documentar y a denunciar los despojos, los asesinatos y los abusos sufridos por la gente de la sierra, con un especial énfasis en la expansión de Los Salazares en Chínipas, la tierra donde ella nació, así como la constante relación, cómoda y estrecha, de esa familia con la política de Sonora y de Chihuahua. Miroslava dijo a quienes la amenazaban por sus publicaciones que ella no callaría, que el silencio es complicidad.

Comentarios





Fuente

“El Chupas” es vinculado a proceso por golpear a periodista

New Project 6 6 - “El Chupas” es vinculado a proceso por golpear a periodista

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luis Ángel “N”, ‘El Chupas’, fue vinculado a proceso por el presunto delito de lesiones calificadas contra el periodista de ADN40 Juan Manuel Jiménez, agredido el viernes 16 en la Glorieta de Insurgentes, cuando transmitía en vivo la marcha feminista.

Al reanudarse la audiencia inicial suspendida el viernes 23, a petición de la defensa del inculpado, un juez de Control determinó que había elementos suficientes para vincular a proceso al inculpado, y otorgó un plazo de tres meses para la investigación complementaria, tiempo que ‘El Chupas’ deberá permanecer en prisión preventiva oficiosa dentro del Reclusorio Preventivo Sur.

Jonathan Johnson, abogado de Luis Ángel “N”, de 24 años, interpuso un recurso de apelación por considerar excesiva la prisión preventiva, y argumentó que el delito por el que se acusa a su cliente no prevé esa medida.

“Por lo mediático del asunto, el juez decidió determinar una medida cautelar excesiva, por ese motivo es que esta defensa acudió con un tribunal de alzada para que revise la situación”, indicó Johnson, y agregó que antes de los tres meses su representado podría alcanzar un acuerdo con las autoridades.

El resultado de la audiencia fue dado a conocer por el reportero Juan Manuel Jiménez a través de su cuenta de Twitter.

‘El Chupas’ cuenta con antecedentes penales por los delitos de portación de arma de fuego, robo de vehículo, posesión de droga y alteración del orden en la vía pública.

Comentarios





Fuente

Hallan el cuerpo del periodista Nevith Condés en el Edomex

Nevith - Hallan el cuerpo del periodista Nevith Condés en el Edomex

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El periodista Nevith Condés Jaramillo, director del Observatorio del Sur de Tejupilco, fue hallado sin vida y con múltiples heridas de arma punzo cortante muy cerca de su casa, en la comunidad conocida como Cerro de Cacalotepec, del mencionado municipio del sur del Estado de México.

Reportes periodísticos aseguran que el reportero, de 42 años ya había sido amenazado, luego de que contactó a las víctimas del derribo de un helicóptero en Tejupilco, en la zona de “tierra caliente” de la entidad, en junio pasado, por agentes de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).

Además, fue conocido que tuvo altercados públicos con el candidato de Morena y luego alcalde de Tejupilco, Antnohy Domínguez Vargas.

Presuntamente solicitó medidas cautelares al Mecanismo de Protección a periodistas de la Secretaría de Gobernación.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México informó que personal de la dependencia que llegó al lugar del crimen reconoció a la víctima pues llevaba sus identificaciones al momento de ser agredido.

Agregó que ya realiza las primeras indagatorias para integrar la carpeta de investigación correspondiente por el homicidio del periodista.

Nevith Condes Jaramillo realizaba reporteo de contacto con la comunidad y se distinguía por solidario y empático. De pensamiento liberal, participó en varias luchas sociales. Luego, en Radio Roca, estación radiofónica de Tejupilco, denunciaba injusticias.

Creó el medio de comunicación digital Observatorio del Sur, cuyo contenido daba voz a denuncias ciudadanas y se difundía en Facebook, Twitter y Youtube.

Comentarios





Fuente

Detienen a presunto agresor de periodista golpeado en marcha feminista

pgjcdmx - Detienen a presunto agresor de periodista golpeado en marcha feminista


AFMEDIOS / CITLALLY VERGARA

pgjcdmx 696x464 - Detienen a presunto agresor de periodista golpeado en marcha feminista

Ciudad de México.- Autoridades de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México dieron a conocer desde la mañana que ya tenían identificado al presunto agresor del periodista Juan Manuel Jiménez, de ADN 40, quien fuera golpeado durante la marcha feminista del pasado viernes 16 de agosto.

Ernestina Godoy Ramos, titular de la PGJ-CDMX detalló que Luis “N”, fue detenido por la Policía de Investigación, tras los testimonios de su familia y quien asegura ser su trabajador.

En entrevista, la funcionaria indicó que se trabaja en una orden de aprehensión en contra del hombre, por causar lesiones al periodista.

Luciano Pascoe, director de ADN 40, confirmó el hecho a través de su cuenta de Twitter, donde publicó que el Gobierno de la Ciudad de México ya tenía en custodia al agresor y que en las próximas horas se darían a conocer más detalles del caso.

Hasta el momento, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, no se ha pronunciado al respecto, pero se espera que en el transcurso de la tarde emita algún comunicado oficial.

Marcha de periodistas

Por su parte, la Asociación Civil “Comunicadores Por la Unidad” convocó a una marcha para manifestar su inconformidad contra los homicidios y agresiones cometidos contra periodistas.

La marcha se convoca para este miércoles 21 de agosto en todas las plazas públicas del país, a la hora que cada gremio periodístico convenga en su entidad.

En la Ciudad de México iniciarán a las 16:00 horas en el Ángel de la Independencia desde donde partirán hacia el Senado de la República, posteriormente a la Secretaría de Gobernación y culminará en el Congreso Local.

“Exijamos un alto a la represión de los comunicadores, que no haya censura a nuestra labor periodística. Expresemos nuestro sentir, cada uno desde nuestras trincheras, ¡YA NO MÁS AGRESIONES A PERIODÍSTAS!”

En el comunicado enviado por la asociación de periodistas se destaca el ejercicio periodístico en México se ha convertido en un oficio castigado por el crimen organizado y los políticos corruptos.

Entre sus peticiones destaca que las autoridades establezcan mecanismos de protección eficaces, pues datos refieren que, de 153 homicidios registrados del 2000 a la fecha, en menos del 10 por ciento se han esclarecido los hechos.

Reiteraron que es prioritario crear comisiones legislativas de auxilio a los periodistas amenazados de muerte, así como le designación del titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) en la Fiscalía General de la República.

Derechos Reservados AFmedios





Fuente

Periodista denuncia a secretario del ayuntamiento de Cajeme por amenazas de muerte

Periodista Ok - Periodista denuncia a secretario del ayuntamiento de Cajeme por amenazas de muerte

HERMOSILLO, Son. (apro).- El director del portal noticioso “Ciudad Obregón Sin Censura”, Marco Antonio Duarte Vargas, denunció al secretario del ayuntamiento de Cajeme, Ascención López Durán, por supuestas amenazas de muerte.

El periodista interpuso la demanda este mediodía en la delegación sonorense de la Fiscalía General de la República (FGR), con atención de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle).

Ante el Ministerio Público de la Federación, declaró que el acoso y ataques contra su persona se agravaron el pasado 9 de mayo, cuando una fuente al interior de la secretaría del ayuntamiento –de quien se reservó el nombre– le envió un mensaje para alertarlo de que habían conformado un “Comité Ciudadano de Seguridad Pública” que operaría cerca de su casa, con la consigna de convertirse en un “grupo de choque” en su contra.

Para el 15 de mayo, abundó, cinco días después de la primera alerta, el supuesto “comité” se presentó en el Fraccionamiento Albatorre, donde reside Duarte Vargas.

Un grupo de 15 individuos, junto con Nelly Robles, subcoordinadora de los Comités de Participación de Seguridad Pública Ciudadana, se erigieron como los nuevos líderes vecinales en una reunión vespertina que, subrayó, no terminó bien.

En repetidas ocasiones el periodista fue atacado a golpes por la espalda, por lo que resultó con lesiones que tardarían en sanar más de 15 días: inflamación severa del nervio óptico en el ojo derecho y esguince cervical.

La víctima reconoció como principales responsables del ataque a María Anabel F., Ernesto A., Ricardo A., José de Lourdes E., Jorge V. y Concepción G., entre otros, quienes enfrentan un proceso penal ante el Juzgado Oral de lo Penal del Distrito Judicial Dos, con sede en Ciudad Obregón, bajo la causa OBR/437/2019.

“A partir de ese 15 de mayo se incrementaron las amenazas de muerte a través del grupo de choque que envió el profesor Ascención López Durán, que me han dañado la energía eléctrica de mi oficina, y él mismo nos ha dicho que le molesta lo que publicamos, que es muy duro lo que le escribimos, que le bajemos, y de allí se derivan las agresiones”, señaló.

Marco Antonio Duarte Vargas inició el proyecto “Ciudad Obregón Sin Censura” el 15 de julio de 2018, y hasta la fecha lleva 21 mil 985 “me gusta”, 22 mil 326 “seguidores” y un alcance promedio mensual de 1.2 millones de usuarios en la red social de Facebook.

“He iniciado el procedimiento de la denuncia ante la Fiscalía General de la República para solicitar la protección federal en mi persona y familiares”, externó el afectado.

Hace un par de días, durante la reunión estratégica de seguridad en la que se decidió “militarizar” el corredor Hermosillo-Navojoa, Duarte Vargas entregó al titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, una copia de todos los señalamientos contra el secretario del ayuntamiento.

Hasta ahora no ha recibido respuesta del funcionario federal.

Comentarios





Fuente

Acribillan al periodista Jorge Ruiz en Actopan, Veracruz

ACtopan - Acribillan al periodista Jorge Ruiz en Actopan, Veracruz

XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).-Jorge Celestino Ruiz Vázquez, reportero de El Gráfico de Xalapa en el municipio de Actopan y alrededores fue asesinado la noche del viernes cuando se encontraba en una tienda de abarrotes de su propiedad en la congregación de La Bocanita.

Ruiz Vázquez ya tenía antecedentes de amenazas e intimidaciones, su labor en El Gráfico de Xalapa consistía en la cobertura informativa de los municipios de Actopan, Alto Lucero, La Antigua, entre otros.

Se trata del primer comunicador asesinado durante la administración del morenista Cuitláhuac García Jiménez en la entidad.

Del 2011 a la fecha, 24 periodistas han sido asesinados en Veracruz -19 de ellos durante el sexenio del priista, Javier Duarte-  y 4 reporteros se encuentran desaparecidos.

En sus redes sociales, el gobernador, Cuitláhuac García tuiteó:

Anteriormente, la vivienda de Ruiz Vázquez ya había sido baleada por sujetos desconocidos.

El informe policial homologado indica que ayer a las  21:25 horas a la comandancia de Actopan, alertó de múltiples detonaciones de arma de fuego en la tienda de abarrotes La Bocanita, propiedad del comunicador.

El cuerpo de Ruz Vázquez fue trasladado al Semefo de Xalapa para practicarle la necropsia de rigor.

El Secretario de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz, Hugo Gutiérrez Maldonado informó que tras la ejecución del reportero se desplegó un operativo en busca de él o los sicarios.

“Reafirmando el compromiso de velar por la seguridad de los veracruzanos, se inició un despliegue de búsqueda para dar con el o los responsables de manera inmediata”, expuso.





Fuente

Amparo a periodista Villarino Arnábar, un “importante precedente jurídico”

8det5 831x560 c - Amparo a periodista Villarino Arnábar, un “importante precedente jurídico”

CAMPECHE, Camp. (apro).- La organización Propuesta Cívica calificó como un “importante precedente jurídico respecto de la facultad de atracción conferida a la FEADLE”, el amparo judicial a favor del periodista campechano Miguel Ángel Villarino Arnábar, quien en un procedimiento irregular fue encarcelado, torturado y amenazado por su labor periodística.

Villarino Arnábar, autor de la columna y el portal Bestiómetro, y acérrimo crítico del gobierno, fue encarcelado por el exgobernador Alejandro Moreno Cárdenas, durante 58 días, por un litigio de índole familiar por un conflicto con su exesposa, quien a su vez es sobrina del ahora gobernador sustituto Miguel Aysa González, que entonces fungía como secretario de Gobierno.

El periodista fue liberado por orden de un juez federal, quien en su sentencia expuso que la juez penal Miriam Collí Rodríguez “violentó los derechos fundamentales de proporcionalidad en la aplicación de la medida cautelar” que impuso a Villarino, “lo que de suyo quebrantó el derecho fundamental de la legalidad”.

En un comunicado, Propuesta Cívica, organismo dedicado a la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión en México, dio a conocer la resolución favorable a la petición de amparo que interpuso ante la negativa de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de ejercer su facultad de atracción en el caso.

Explicó que ese organismo se negó a ejercer su facultad de atraer e investigar lo ocurrido el 4 de abril de 2018, cuando el columnista “fue víctima de tortura y amenazas por un funcionario público (custodio) mientras se encontraba en prisión preventiva con motivo de un procedimiento penal plagado de violaciones al debido proceso”.

Dichas agresiones fueron en represalia a su trabajo periodístico con línea crítica hacia autoridades estatales de Campeche, publicadas a través de su portal de noticias Bestiometro.com, abundó.

Propuesta Cívica detalló que el recurso fue concedido por el Juzgado Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, el pasado 28 de junio.

Asimismo, resaltó que en su sentencia el juzgador determinó que la FEADLE “vulneró los principios de legalidad y de acceso a la justicia del periodista al negarse a investigar el caso en el fuero federal, desatendiendo el contexto material de los hechos acontecidos”.

Por ello, ordenó al titular de la Fiscalía Especial “una nueva determinación que atienda a su obligación de garantizar el respeto a la libertad de expresión, teniendo en cuenta el carácter de periodista de la víctima y garantizando el acceso a una investigación imparcial y diligente”.

De igual manera, sostuvo que el juez evidenció que la FEADLE realizó un ejercicio valorativo carente de objetividad, sustentado en juicios de valoración abstractos y apreciaciones subjetivas, situación que se traduce en una negativa al acceso a la justicia, que por derivarse de agresiones de funcionarios públicos del Estado se convierte en un obstáculo para una investigación imparcial y especializada.

Añadió: “Esta sentencia se da en un contexto imperante de impunidad de delitos cometidos en contra de personas periodistas y de falta de independencia de muchas autoridades locales de procuración de justicia.

“Tal como sostuvieron los Relatores Especiales de Libertad de Expresión en su pasada visita a México, es imperativo que, a raíz del contexto local, las autoridades federales intensifiquen el uso de la potestad legal de la FEADLE para investigar y enjuiciar delitos contra periodistas, con estricto apego a los procedimientos establecidos, a fin de no perjudicar las investigaciones penales con demoras injustificadas”.

Señaló que por eso se valora positivamente la sentencia emitida por el Juzgado Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, que reconoce las violaciones a los derechos como víctima del periodista, y recuerda a la FEADLE que, si bien la facultad de atracción es discrecional, su uso no puede ser arbitrario, teniendo que atender a lo establecido en los supuestos de la ley.

El organismo exhortó al titular de la FEADLE a proceder de inmediato a cumplimentar la sentencia de amparo y no repetir acciones similares con periodistas víctimas de delito que solicitan la facultad de atracción.

También, ejercer la facultad de atracción realizando una debida investigación de conformidad a lo establecido en el Protocolo Homologado de Investigación de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión. Y establecer una mesa de trabajo con Villarino Arnábar y sus representantes legales, para que la FEADLE informe cuál será su plan de investigación.

Urgió al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas a reforzar las medidas de protección e implementar las acciones necesarias para garantizar el ejercicio de la libertad de expresión.

Y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) le solicitó iniciar una investigación por las afectaciones al derecho de acceso a la justicia por parte de la FEADLE.

Al respecto, Villarino Arnábar comentó que “a resolución del juez federal “es trascendente porque reconoce la vulnerabilidad de los periodistas de provincia frente al estado y porque, fundamentalmente, es un razonamiento sensato que destruye la argumentación meramente burocrática con que la FEADLE justifica su inoperancia”.





Fuente

En días pasados Hernández Licona cuestionó la austeridad y hoy es reemplazado del Coneval

Licona - En días pasados Hernández Licona cuestionó la austeridad y hoy es reemplazado del Coneval


Colima Noticias

Licona 696x392 - En días pasados Hernández Licona cuestionó la austeridad y hoy es reemplazado del Coneval

*En el mensaje a medios, el exlíder del Coneval detalló que la evaluación de la política social iba más allá de la amistad

CN COLIMANOTICIAS

México.- Gonzalo Hernández Licona fue reemplazado este lunes de su cargo como secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), días después de haber criticado el plan de austeridad impulsado por el Gobierno Federal.

«Se nos ha notificado oficialmente que el presidente de la República, a través de la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, ha decidido nombrar a José Nabor Cruz Marcelo como titular del Coneval», dijo en conferencia de prensa Hernández Licona.

Cruz Marcelo es economista; tiene maestría y doctorado en la misma disciplina por la UNAM. Su labor como secretario Ejecutivo del Coneval será la de «coordinar, ejecutar y supervisar los servicios técnicos, así como la administración de los recursos con los que cuenta ese organismo», señaló el organismo en su página de internet.

En el mensaje a medios, el exlíder del Coneval detalló que la evaluación de la política social iba más allá de la amistad.

“Si bien perdíamos amigos cada año porque no siempre se entendía que las mediciones no eran un tema de cuates, sino que era mostrar lo que la realidad reflejaba para mejorar , también ganábamos amistades que se sumaban a la importancia de sustentar la evidencia a través de la mejora continua y la transparencia», comentó.

En su mensaje de despedida, Hernández Licona mencionó que se deben solucionar los problemas relacionados con el presupuesto.

«Que el secretario ejecutivo se vaya no tiene mucha importancia ni relevancia; los procesos presupuestales e institucionales sí la tienen. En esta coyuntura, queremos que exista una solución presupuestal para el Coneval, que no esté en el recorte del 20 por ciento de la estructura o de eliminar direcciones generales adjuntas, que son las que hacen la ‘chamba’, ni recortar el presupuesto de estudios, ya que esto afectaría gravemente a la institución», señaló.

Además, propuso un ‘plan B’ con el fin de evitar esas acciones.

«El Coneval no se niega a la austeridad, pero creemos que debe ser diferente. Esperamos que tanto Bienestar como Hacienda puedan aceptar el ‘plan B’, dejando operar a la institución», puntualizó.

Para finalizar, felicitó al nuevo titular del organismo, señalando que «si a él le va bien, al Coneval le va bien».

Por una austeridad mejor implementada: CONEVAL

Hernández Licona criticó el jueves en su columna publicada en Animal Político las medidas de austeridad y los recortes que alcanzaron al Coneval y las actividades que realiza la institución en la que estaba al frente.

El economista asentó en su columna que «la austeridad es importante para un servicio público que se había excedido desde hace varios años. Los excedentes petroleros financiaron el gasto corriente en las últimas décadas; una parte fue para engrosar la burocracia. Había que corregir. Pero hay que hacerlo con cuidado».

«Durante este gobierno se han tenido problemas en las áreas de salud, seguridad, cultura, deporte, entre otras, debido a recortes que no han tenido un sólido fundamento y a controles que se han convertido en frenos para el gasto, agregó.

El extitular del Coneval afirmó en el texto que el Consejo que dirigía se presentaron diversos problemas ante los recortes y que si bien «la institución no brinda salud ni seguridad pública, áreas prioritarias para el bienestar de la población, pero genera un servicio valioso: que los ciudadanos y los gobiernos sepan cómo nos está yendo en política social y cómo podemos ayudar a corregir».

Señaló que las medidas adoptadas durante 2019 han afectado ya los sueldos de las personas que menos ganan en la institución.

«Las personas con nivel de Enlace (sueldos de alrededor de 14 mil pesos mensuales) en 2019 ganan 8 por ciento menos que en 2018, todavía sin contar inflación. Para jefes de departamento la reducción ha sido de 9.3 por ciento. La gran mayoría ya no pudo comprar por sí mismos un seguro de gastos médicos».

Con información de El Financiero /Notimex





Fuente

Periodista en Colima denuncia amenazas

Estados1 - Periodista en Colima denuncia amenazas

COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- La Comisión General para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico del Estado (Copip) abrió un expediente de queja por amenazas al periodista Arturo Ávalos Sandoval, reportero y director del portal “De política y algo más”, de la ciudad de Tecomán.

“El peticionario manifiesta que después de publicar una nota sobre el presunto abuso y muerte de una menor de edad ocurrido en el municipio de Ixtlahuacán, Colima, recibió una llamada intimidatoria, por lo que solicitó a la Comisión el seguimiento y el registro del hecho”, reportó el organismo.

En entrevista, Ávalos Sandoval narró que el pasado viernes 14, después de un periodo de indagatorias logró “conjuntar algunos elementos verídicos y publicar una nota periodística sobre un presunto abuso sexual y muerte de una menor de un año 7 meses, en la cabecera municipal de Ixtlahuacán”.

Dijo que la publicación, realizada en la página web y en el sitio de Facebook de su portal, se hizo viral al ser compartida más de mil veces sobre un tema que aparentemente se había manejado de manera muy discreta.

“Como consecuencia de lo anterior, el sábado 15 de junio a las 8:45 de la mañana recibí una llamada telefónica, donde al parecer un familiar del presunto responsable, en tono amenazante me dijo que ‘se iban a ir con todo contra mí’ por la publicación de la nota. Le pregunté si era una amenaza y me respondió que lo tomara como quisiera y que recordara que tengo hijos, palabras más, palabras menos”.

En lo que va del presente año, la Comisión General para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico de Colima ha recibido y atendido cuatro quejas por presuntas agresiones a periodistas y/o violaciones de su derecho de informar.





Fuente

1 2