RADIOGRAFÍA POLÍTICA De: Aquiles Cruz Ramales “Simplemente diga No”

AKILES-RADIO
Compartelo

La guerra contra las drogas en el territorio mexicano ha sido un fracaso que ha destrozado vidas, llenado las cárceles y costado una fortuna. Comenzó durante la presidencia de Fox con la idea de que, porque las drogas hacen daño a las personas, deberían ser difíciles de obtener. Como resultado, se convirtió en una guerra contra el suministro.

Como primer responsable la PGR trató de cambiar este manejo en los años 80. Pero su campaña de “Simplemente diga No” para reducir la demanda recibió apoyo limitado.

Los carteles crecieron y las pandillas se sumaron a estos grupos por el espejismo del dinero, autos, joyas, mujeres y sobre todo protección de grupos bien identificados como zetas, Golfos, CJNG, templarios y podríamos seguir llenando hojas de estas clicas, clanes, pandillas o ahora carteles. Los que decapitan, torturan, dejan colgados en los puentes y aseguran que es un acto de justicia o mensaje a los traidores o de otros grupos que invaden “su” plaza.

Por encima de las objeciones de la burocracia enfocada en el suministro, el 25 de octubre de 1988: el Procurador general de la república dijo “Si no podemos detener la demanda estadounidense de drogas, entonces habrá pocas esperanzas de evitar que los productores extranjeros de drogas satisfagan esa demanda. No llegaremos a ningún lado si imponemos una mayor carga de acción a los gobiernos extranjeros que a los propios alcaldes, jueces y legisladores de los Estados Unidos.

El cartel de la cocaína no comienza en Medellín, Colombia. Comienza en las calles de Nueva York, Miami, Los Ángeles y todas las ciudades estadounidenses donde se compra y se vende crack”.

Su advertencia fue profética, pero no escuchada. Los estudios muestran que los Estados Unidos tienen una de las tasas más altas de consumo de drogas en el mundo. Pero aun cuando restringir el suministro no ha podido frenar el abuso, la vigilancia agresiva ha llevado a miles de jóvenes consumidores de drogas a llenar las cárceles estadounidenses, donde aprenden cómo convertirse en verdaderos delincuentes.

Las prohibiciones de las drogas también han creado perversos incentivos económicos que hacen que combatir a los productores y distribuidores sea extremadamente difícil. El alto precio de las drogas ilegales en el mercado negro ha generado enormes ganancias para los grupos que las producen y las venden, ingresos que son invertidos en comprar armas de alta tecnología, contratar pandillas para defender su oficio, sobornar a los funcionarios públicos y facilitar acceso a las drogas a niños para que sean adictos.

Te puede interesar:  Frente Nacional por la Familia exige que gobierno federal no utilice recursos públicos para promover el aborto

Las pandillas, armadas con dinero y armas de los Estados Unidos, están causando una violencia sangrienta en México, El Salvador y otros países centroamericanos. Solo en México, la violencia relacionada con las drogas ha resultado en más de 100.000 muertes desde el 2006. Esta violencia es una de las razones por las que las personas dejan estos países para venir a Estados Unidos.

Súmelo todo y puede ver que enfocarse en el suministro ha hecho poco para reducir el abuso de drogas mientras que ha causado una serie de efectos secundarios terribles. Qué, entonces, podemos hacer?

Primero, los gobiernos de Estados Unidos y México tienen que reconocer el fracaso de esta estrategia. Solo entonces podemos involucrarnos en campañas educativas rigurosas que se extienden por todo el país para persuadir a las personas para que no usen drogas.

También deberíamos despenalizar la posesión de drogas a pequeña escala para uso personal, para poner fin al flujo de adictos a las drogas no violentos al sistema de justicia penal. Al mismo tiempo, debemos continuar ilegalizando la posesión de grandes cantidades de drogas para que los traficantes puedan ser procesados y se mantenga cierto control sobre el suministro.

Finalmente, tenemos que crear centros de tratamiento de primera clase bien dotados y con suficiente personal donde las personas estén dispuestas a ir sin temor a ser procesadas y con la confianza de que recibirán atención efectiva. La experiencia de Portugal sugiere que las personas más jóvenes que consumen drogas pero aún no son adictas a menudo pueden darse la vuelta.

Con un problema tan complicado, deberíamos estar dispuestos a experimentar con soluciones. Deberíamos tener la paciencia para evaluar lo que funciona y lo que no. Pero tenemos que empezar ahora.

A medida que estos esfuerzos progresan, las ganancias que provienen del comercio de las drogas disminuirán bastante. Aún tenemos tiempo de persuadir a nuestros jóvenes para que no arruinen sus vidas.

Casos como los ocurridos en la cuenca con cinco cabezas humanas encontradas sobre el cofre de un taxi, costales en el interior con los restos humanos descuartizados, hablan de un castigo bárbaro, a decir de los grupos delincuenciales es una “limpia” de sujetos indeseables que hacen delitos comunes y traicionan a sus semejantes, esto reza los mensajes dejados en los cadáveres.

 

Advertisements