Advertisements
Saltar al contenido

REPROBADO

marzo 18, 2019
20190222 095945 1 - REPROBADO

La Manera de Opinar de…

José Gilberto Ibáñez Anguiano *Columnista #G8 Independiente

Un diez, pero romano, como dijera Xavier López “Chabelo”, una espantosa X. Así califica la mayoría de los miembros de la Sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud a su todavía dirigente Héctor Pizano Larios, porque consideran que siempre estuvo más atento a seguir las directrices de la contraparte patronal representada por el titular al bat de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, que velar por mejores condiciones de trabajo para sus representados de los que hasta ahora que vuelve a necesitar sus votos se acuerda de ellos.
Por haberse comportado frío, distante, ajeno a los problemas de los trabajadores de la salud, estos esperan con ansias que llegué el lunes 25 de marzo de 2019 para ajustarle cuentas en las urnas dado que ha tenido el cinismo, el descaro y la desvergüenza de buscar la reelección en el cargo donde solamente a su santo le ha rezado. Hasta el propio grupo que hace tres años lo respaldó para que llegara al cargo de Secretario General se siente decepcionado y está operando con singular eficacia para que no se les vuelva a colar.
Héctor Pizano Larios presume tener a su favor el respaldo hasta la ignominia de sus jefes José Ignacio Peralta Sánchez, Desgobernador del Estado; y de Miguel Becerra Hernández, nefasto titular de la SS y BS, grandes electores que ya le dieron sus votos para tenerlo otros tres años a su incondicional servicio, para que les tape todas las deficiencias operativas de sus hospitales y centros de salud provocadas por la corrupción que impera en esa Dependencia bajo la batuta del Secretario de Planeación y Finanzas, Carlos Arturo Noriega García, quien por ciento sigue con su profusa campaña mediática con el objetivo fallido de convencer a los colimenses de que él solito salvó de la quiebra financiera a la administración estatal.
Los médicos, enfermeras, técnicos y demás personal de salud saben que, si Héctor Pizano Larios llegara a ganar la contienda sindical en puerta, tendrían otros tres años de más de lo mismo: Indefensión total ante el maltrato laboral por parte del Secretario Becerra Hernández y sus achichincles, corrupción, desabasto de medicamentos y material de curación, exposición al enojo de pacientes y sus familiares por no ser atendidos por causas ajenas a su voluntad, etc. Con HPL los trabajadores de la salud seguirán abandonados a su mala suerte, sin respaldo alguno, ni siquiera del Chapulín Colorado que todo lo tiene fríamente calculado.
El peor error de Héctor Pizano Larios ha sido amancebarse a Ignacio Federico Villaseñor Ruiz y a Miguel Becerra Hernández, sucesivamente, y al muy devaluado gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, trio cuyo rechazo social comparte. Y es que una cosa es ser institucional y otra, muy diferente, entregárseles en cuerpo y alma como lo ha hecho, olvidándose de que su compromiso es velar por los intereses de sus representados y no ponérseles de tapete a los hombres del poder.
La indebida y abierta intromisión que en el proceso electivo interno de la dirigencia de la Sección 30 del SNTSA está teniendo el titular de la SS y BS del Gobierno del Estado, Miguel Becerra Hernández, a favor de la descolorida planilla roja que todos ven blanca menos Héctor Pizano Larios que la encabeza, es fruto de su desesperación al saberse perdido si, como es de esperarse, le despluman a su gallo buche pelón.
Otro activista pizanista es el mala paga Alejandro Ayala Verduzco, incondicional de quien lo puso donde está, su paisano tecomense el multicitado Miguel Becerra Hernández. En lugar de aplicarse con seriedad y profesionalismo al desempeño de sus funciones, el junior de marras que indebida injustificadamente les retiene los pagos a sus proveedores anda de grillo. Luego que no se estante cuando le llegue la lumbre a los aparejos.
Héctor Pizano Larios no llegó a donde quiere repetir por su propio pie sino porque allí lo llevó el grupo que lidera Dolores González Meza y que por aguado le ha retirado su apoyo, por lo que ahora que busca la reelección se encuentra solo y su alma carente de la experiencia en el proselitismo y movilización de los trabajadores afiliados a la Sección 30 del SNTSA. Como quien se sabe perdido a todas va, se ha echado a los brazos de su jefe Miguel Becerra Hernández y del amigo tecomense de éste, Alejandro Ayala Verduzco, pareja de cuidado que está desviando recursos de la SS y BS del Gobierno del Estado y del Seguro Popular a la campaña pizanista.
Con su intervención indebida en la contienda por la dirigencia de la Sección 30 del SNTSA que sólo compete a los trabajadores afiliados a la misma, Becerra Hernández y Ayala Verduzco le están abonando a un ambiente laboral conflictivo, gane quien gane la partida, ahora sí que van a quedar picoteados de los ganadores y cagados de quienes pierdan. Su patrón José Ignacio Peralta Sánchez debe jalarles las orejas por detrás para que a él mismo no le llegue la lumbre a los aparejos. Demasiados problemas tiene ya como para que se eché al seno uno más de tipo sindical. Advertido a tiempo esta. ¡De nada¡. Pues con sus infames actitudes, al buen Héctor Pizano Larios ya le andan entonando la canción de Beatriz Adriana. Vete ya, ya no quieren estar sufriendo sin razón. Pásela bien.

Leer:  Marcha Frenna Cdmx
Advertisements