Advertisements
Saltar al contenido

Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld

agosto 25, 2023
La conmovedora historia de Shamu la primera orca en la cadena de maltratos de SeaWorld - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld


#Shamu #inicio #del #maltrato #orcas #SeaWorld

Shamu es un nombre que ha resonado globalmente, principalmente por SeaWorld. A lo largo de muchos años, la cadena estadounidense de parques temáticos ha destacado sus shows con orcas, presentándolos como una diversión ideal para la familia entera. Sin embargo, detrás del telón, numerosos reportes sugieren que esta supuesta diversión familiar está manchada por prácticas extremadamente brutales.

El caso más notorio y revelador de la relación conflictiva entre SeaWorld y sus orcas es, indudablemente, Tilikum , la orca protagonista del documental «Blackfish». Pero, aunque la narrativa de Tilikum se popularizó ampliamente, no se trató de un caso puntual.

Durante años, el término «Shamu» ha sido un apodo generalizado para casi todas las orcas en SeaWorld, convirtiéndose en una especie de marca o sello distintivo.

Este nombre proviene de la primera orca sana que fue capturada deliberadamente para ser estrella en las presentaciones de SeaWorld. Su trayectoria, al igual que la de muchas otras orcas cautivas, es indiscutiblemente desoladora.

El debut de Shamu y la posterior era de maltrato

En 1965, una joven orca de tres años fue arrebatada de su hábitat natural después de que cazadores mataran a su progenitora con arpones. La pequeña orca, lejos de huir, permaneció junto al cadáver de su madre, momento que aprovecharon los cazadores para llevársela. Posteriormente, fue vendida a SeaWorld en San Diego (California).

El debut de Shamu y la posterior era de maltrato.jpg - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld
La primera orca llamada Shamu fue apresada y trasladada a SeaWorld en 1965. Posteriormente, ese nombre se registró y se usó para denominar a todas las orcas del parque.

Esta orca, bautizada como Shamu, fue adiestrada para ser el foco central de los espectáculos de SeaWorld. Limitada a un recinto minúsculo, Shamu era a menudo sometida a privaciones alimenticias como método de entrenamiento.

A finales de los años 60, Shamu se convirtió en la estrella principal de las actuaciones en vivo de SeaWorld. Pero en 1971, un acontecimiento impactante marcó el cierre de su participación.

Durante una promoción en televisión, se le pidió a Annette Eckis, la encargada de relaciones públicas de SeaWorld, montar sobre Shamu. Con las cámaras en acción, Eckis se cayó al agua y Shamu, en un giro inesperado, la mordió. Después de un tenso momento, un entrenador logró hacer que Shamu soltara a Eckis, quien necesitó más de 100 suturas y posteriormente presentó una demanda contra SeaWorld. Después del suceso, Shamu fue excluida de las presentaciones.

Leer:  Opina 53% que con reforma de AMLO bajará precio de la electricidad

Pocos meses después, Shamu sucumbió a una combinación de piometra y septicemia. Solo tenía nueve años. En contraste, las orcas en estado salvaje tienen una esperanza de vida de alrededor de 46 años, y muchas alcanzan edades de 80 o 90 años.

No obstante, el deceso de Shamu no significó el fin de los shows con orcas en SeaWorld. Para entonces, Shamu ya era una marca reconocida, generando grandes ingresos. El parque no dudó en seguir monetizando esa imagen, integrando a muchas otras orcas bajo el renombrado espectáculo «Shamu Shows».

Shamu en SeaWorld Orlando.jpg - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld
Una «show» de Shamu en SeaWorld Orlando.

El enfoque de SeaWorld hacia las orcas en cautividad

SeaWorld protegió el término «Shamu» y, al expandir sus instalaciones a nivel mundial, cada lugar contó con su propia «Shamu», que no era más que un nombre genérico asignado a cualquiera de las orcas en cautiverio que poseían.

Al igual que el primer Shamu, estas orcas eran mantenidas en espacios limitados que, en comparación con la vastedad del mar, se asemejaban a pequeñas piscinas para ellas.

Según Ric O’Barry , un defensor de los derechos animales y quien fue famoso en los años 60 por atrapar a los delfines que aparecieron en el show televisivo «Flipper», el tratamiento adverso hacia las orcas en SeaWorld no se limitó a eso. Los adiestradores manipulaban y persuadían a estas orcas para «moldear» sus actitudes, reemplazando sus instintos primordiales por conductas inusuales con el fin de entretener a los visitantes.

En su hábitat natural, las orcas pueden recorrer alrededor de 100 millas diarias y sumergirse a profundidades impresionantes, dedicando la mayoría de su tiempo a la búsqueda de alimento, socialización y exploración del vasto marino que las envuelve.

Leer:  Nirvana, la guitarra de Kurt Cobain y el grunge

En cautividad, se convirtieron en seres dependientes de sus cuidadores para recibir alimento y cuidado, teniendo que solicitarlo reiteradamente. Fueron sometidos a reprimir sus impulsos naturales y, en su lugar, ejecutar actitudes que debían resultarles completamente ajenas, como deslizarse sobre plataformas, saludar a un público eufórico y permitir que los adiestradores cabalgasen sobre ellas a cambio de alimento.

El enfoque de SeaWorld hacia las orcas en cautividad.jpg - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld
Un instructor en SeaWorld Orlando cabalga sobre una orca durante una presentación en el parque.

Los estanques donde vivían distaban mucho de replicar su hábitat oceánico. A menudo, se dice que pasaban buena parte del tiempo en áreas de concreto despojadas, moviéndose en círculos en recintos diminutos hasta que se les solicitaba actuar.

Sin embargo, el hecho de que SeaWorld extrajera orcas de la naturaleza no fue todo; también criaron orcas en sus instalaciones y luego incorporaron a sus crías en las actuaciones, en muchos casos separando a las crías de sus progenitores y trasladándolas a distintos recintos a lo largo del territorio.

El caso más emblemático de esta acción ocurrió en 1985, cuando SeaWorld presentó a «Baby Shamu» en su recinto de Orlando, Florida. Aunque el nombre oficial de Baby Shamu era Kalina , ella tuvo el distintivo de ser la primera orca que prosperó tras nacer en cautividad.

El desgarrador destino de ‘Baby Shamu’

Debido a que SeaWorld no estaba en la obligación de revelar el número de orcas fallecidas en sus instalaciones hasta 1994, es complicado conocer con precisión cuántas orcas perdieron la vida antes de ese año en sus recintos. Sin embargo, algunas cifras indican que posiblemente unas 10 crías de orcas nacidas en cautividad lo hicieron antes de Kalina, todas las cuales murieron al nacer o no sobrevivieron más de dos meses.

Kalina se convirtió rápidamente en uno de los principales atractivos de SeaWorld Orlando. Tanto es así que, a los cuatro años, la compañía la separó de su madre y la trasladó a SeaWorld Ohio con fines lucrativos. En menos de un año, la movieron de nuevo, en esta ocasión a SeaWorld San Diego, y poco después a SeaWorld San Antonio.

Leer:  Tips On How To Get A Mail-order Bride The Ultimate Guide And Ideas In 2023
El desgarrador destino de Baby Shamu.jpg - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld
La primera «Shamu» de SeaWorld fue una orca hembra que fue capturada en estado salvaje en 1965 cuando tenía sólo 3 años.

A la temprana edad de seis años, Kalina fue madre, en una estrategia de SeaWorld para tener otro «Baby Shamu».

En su hábitat natural, las orcas comienzan a reproducirse alrededor de los 15 años. Poco después de parir a su primera cría, Kalina fue madre nuevamente. En total, tuvo cuatro descendientes. Tres de ellos fueron separados y redistribuidos por el país. Uno no sobrevivió al nacer.

Kalina falleció en 2010 debido a una septicemia, a la edad de 25 años.

Tilikum, la orca emblemática de SeaWorld

Sin duda, la orca más conocida de SeaWorld fue Tilikum, protagonista del documental «Blackfish» de 2013, que denunció las difíciles condiciones en las que SeaWorld mantenía a sus orcas. Durante su tiempo en el parque, Tilikum fue responsable de la muerte de tres personas, incluyendo dos entrenadores.

Tilikum sufrió un estrés extremo. Estuvo en condiciones de confinamiento que afectaron su salud mental y física, siendo a menudo acosado por otras orcas. Fue padre 21 veces, y lamentablemente, 11 de sus crías fallecieron antes que él.

Su caso no fue aislado. A pesar de la conmovedora historia de Tilikum, su relato tuvo un propósito mayor: visibilizar el inhumano tratamiento que enfrentan las orcas en cautividad.

Tilikum la orca emblematica de SeaWorld.jpg - Shamu: el inicio del maltrato de orcas en SeaWorld
Cada «Shamu» en SeaWorld tenía una historia trágica. Y una de esas historias resonó en personas de todo el mundo cuando se relató en el innovador documental Blackfish, que decía la verdad sobre un «Shamu» cuyo nombre real era Tilikum.

A consecuencia de la indignación pública, SeaWorld acordó cesar la cría de orcas y descontinuar el uso del nombre «Shamu». Carl Lum, director de SeaWorld San Antonio, expresó que el parque se encaminaría hacia un «futuro sin Shamu».

Aproximadamente seis décadas después del cautiverio de la primera Shamu, ese icónico nombre ha sido manchado por años de maltrato. Ahora, parece que tanto el nombre como los polémicos programas relacionados serán cosa del pasado.



Fuente

Advertisements