Cuando un error de traducción puede matarte – #Noticias

Cuando un error de traducción puede matarte 2 - Cuando un error de traducción puede matarte - #Noticias


Cuando un error de traducción puede matarte – #Noticias

Cuando un error de traducción puede matarte - Cuando un error de traducción puede matarte - #Noticias

En general, nadie diría que la tarea de traducir engendra tantos riesgos como los que tiene un médico cirujano a la hora de operar a un paciente. Sin embargo, cuando hablamos de traducciones médicas, el abismo desaparece. Tanto si se trata de las instrucciones de tecnología médica como de recetas, un error de traducción puede causar daños irreparables en el paciente. Suele suceder en países como Estados Unidos, que cuenta con una gran comunidad que habla español. Muchas veces, palabras que parecen transparentes, casi idénticas en ambos idiomas, en realidad no tienen nada que ver.

Errores más comunes

Entre los errores más comunes que reportan los estudios está el de confundir el “Once” del inglés con el número 11 del español. O el trágico malentendido que sufrió el adolescente Willie Ramirez, el 22 de enero de 1980 en un hospital de South Florida. Willie ingresó en estado comatoso, alegando estar “intoxicado”. El médico interpretó que se refería a estar “intoxicated”, que refiere a una sobredosis autoinfligida. El joven, en cambio, había tenido una hemorragia cerebral que lo terminó dejando tetrapléjico por mal diagnóstico.

Además de Willie Ramirez, una pareja no pudo ver a su hija por 48 horas debido a que en el hospital al que ingresó interpretaron que “se pegó un golpe”, refiriéndose a “the girl was hit by someone else”, es decir, que alguien le había pegado y no que había sido víctima de un accidente, como realmente sucedió.

Otro error clásico es el de las palabras transparentes, como “embarazada” y “embarrassed”, que significa avergonzada. El lector imaginará los problemas que puede tener una mujer embarazada si el médico cree que en realidad está avergonzada, y comienza a hacerle peligrosos exámenes para ver qué la avergüenza.

¿Una traducción médica debe estar hecha por un médico?

Una controversia instalada es la de si la traducción de tecnología médica, siempre en evolución, puede estar hecha por un traductor o traductora sin formación en ese campo específico. Después de todo, si un traductor puede traducir filosofía, ¿por qué no medicina? Los defensores de que los traductores sean médicos alegan que es un campo muy específico, del que dependen muchas vidas. Además, la tecnología cambia todo el tiempo. Es decir, hay elementos muy concretos a tener en cuenta.

Los defensores de que las traducciones médicas no necesitan estar hechas por médicos aseguran que los traductores profesionales manejan glosarios extensos. De hecho, el lenguaje también está en constante evolución. ¿Y quién mejor que un traductor para dar cuenta de eso?

La traducción inversa

Por suerte, los investigadores médicos encontraron una forma de eliminar este tipo de problemas: la traducción inversa. ¿De qué se trata? Simplemente de traducir del inglés a otro idioma y, después, traducir de ese idioma al inglés. Si la traducción final es fiel a la original, sabremos que no hubo un “teléfono roto” en el medio.

Un obstáculo a derribar

Si bien la tecnología transformó la salud en los últimos años, vimos que a veces tropieza con un obstáculo tan devastador como inesperado: las diferencias de idiomas.



Fuente

Advertisements
1 2 3 183